Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vacaciones truncadas para los Erasmus

Los estudiantes Gabriel Cárdenes y Valeria Ramos han tenido que variar sus planes por la epidemia

Imagen en Venecia del estudiante canario en Roma, Gabriel Cárdenes. LP/DLP

El norte de Italia se encuentra en alerta por coronavirus. Roma, por ahora, se percibe tranquila. Los Erasmus canarios allí residentes siguen acudiendo a clase con normalidad, sin embargo al querer viajar durante el fin de semana a otros lugares, tuvieron varios problemas en función de la ciudad que visitaron.

Gabriel Cárdenes se trasladó a Venecia el pasado viernes por la noche para vivir el carnaval. "Todo funcionaba como cada año. El sábado lo pasamos muy bien, pero ya el domingo por la mañana informaron de que se cancelaban las fiestas y de que no se realizaban más eventos. De repente ya las calles se notaron más vacías. Dejó de haber ambiente carnavalero. Empezaron a detectarse casos de coronavirus que fueron ascendiendo a más de 100 muy repentinamente. Se veía a la población y visitantes con semblantes serios y preocupados. Pensábamos pasar por Milán antes de regresar a Roma, pero tuvimos que cancelar el billete por la incertidumbre de no poder volver a la capital porque en el norte de Italia se han ido cerrado los transportes ferroviarios en muchas ciudades".

El aeropuerto de Venecia sigue en funcionamiento, pero los transportes terrestres se han visto más afectados. Viajar en grupo es más complicado. "Por ejemplo", señala Cárdenes, " un grupo de amigos de Erasmus que estaba en Venecia se dirigía a Bolonia y no lo dejaron bajar del autobús". "A mí al volver a Roma, en la estación de tren, no me sometieron a ningún control, aunque sé que en el aeropuerto sí están midiendo la fiebre a los pasajeros".

El estudiante no ha tomado ningún tipo de precaución ante las alertas en Italia. "En las farmacias ya no quedan mascarillas. En la entrada del recinto ya lo anuncian con un cartel. Pregunté tanto en Venecia como en Roma, y nada. Se ha agotado hasta el gel para desinfectar las manos".

En Roma todavía no se percibe la psicosis porque solo se han detectado un par de casos de coronavirus. "La gente sigue saliendo a la calle. Lo raro es que hoy, lunes, se ha cerrado la estación de metro, pero desconozco el motivo". Cárdenes sigue acudiendo a clase con normalidad "aunque sé que en Bolonia y Milán se han suspendido".

Valeria Ramos es otra canaria estudiante de Erasmus en Roma. El pasado fin de semana realizó un viaje con un grupo que recorría Verona, Venecia y Padua, pero en este último destino no pudieron parar y tuvieron que cambiar el rumbo a San Gimignano porque estaban cerrando carreteras por la zona. "Estuvimos el sábado en Venecia antes de que se confirmaran los casos de coronavirus allí, cuando solo se mostraban ya claros en Lombardía. El último día se confirmó el caso en Padua y tuvimos que salir del lugar porque se estaban cerrando las comunicaciones del norte de Italia. No pasamos controles al no parar en dicho área y nos dejaron proseguir al Lacio". "Los tres casos del virus detectados en Roma se deben a que los han remitido allí. Se trata de un italiano y dos turistas. Solo queda uno aún bajo control. No existe ningún tipo de alarma todavía en la ciudad. Únicamente varias ciudades del norte del país se encuentran aisladas".

Ramos explica que, por precaución, durante el viaje ella y sus compañeros se lavaban continuamente las manos, "pero no hubo forma de encontrar mascarillas, ni siquiera en la capital. No notamos ningún síntoma, pero estamos en alerta, por si acaso. El pánico siempre tiende a cundir aunque nos digan que Roma está fuera de peligro. Hasta que la embajada no informe de que los españoles deben regresar a su casa yo permaneceré en Italia. Además, intentaré evitar los aeropuertos que sí que son un foco de infección".

Compartir el artículo

stats