El evento de ideas educativas para madres y padres, Gestionando hijos, muestra las pautas para la correcta educación de los menores en el Teatro Cuyás. Esta XVI edición, que organiza LA PROVINCIA, y que se ha celebrado durante la mañana de hoy, congregó a un nutrido grupos madres, padres y docentes que llenaron el recinto de la Calle Viera y Clavijo.

Presentando por su director Leo Farache, acompañado de la periodista Claudia Demetrio, el psicólogo y blogero Alberto Soler fue el primero en intervenir. "Más que niños buenos o malos debemos referirnos a niños fáciles o difíciles", señaló desde el principio. El experto añadió que el primer error es que "vemos que el niño que se comporta como un niño es malo y el que se comporta como un adulto es bueno" y nos dirigimos a ellos de manera diferentes si son de un modo u otro. Y luego decimos que si un niño es enérgico lo calificamos como líder, pero en el caso de una niña decimos que es mandona "y nos las traen a los psicólogos porque está impuesto en la sociedad que ellas no pueden tener poder". Para Soler "estas etiquetas nos llevan a tratarlos de forma diferente desde que nacen. A ellas las vestimos con ropa muy bonita y a ellos con chándal dando lugar a una socialización discriminada por sexo donde "ellos van a jugar al fútbol y ellas van a hacer gimasia y lo contrario es un problema, lo que nos va a llevar a que sean muy diferentes y a confirmar los estereotipos".

Soler también subrayó que debemos criar a los hijos con pensamiento crítico. El psicólogo afirmó que los padres dicen que quieren que sus hijos sean empáticos y que no se dejen pisotear, pero nunca "que sean obedientes", que es, sin embargo, lo que queremos que sean de pequeños. "Tenemos que bajar del pedestal la obediencia y potenciar el pensamiento crítico", afirmó, y pensar que "el niño que se porta bien es porque está bien y viceversa y quitar las etiquetas que limitan su desarrollo".

La escritora y filósofa Carmen Guaita, por su parte, recordó que "cuando tenemos un hijo nos damos cuenta de que es una persona totalmente distinta a nosotros, que es único, y que los tres mil primeros días de ellos los padres somos omnipotentes y tenemos que cuidarlos porque dependen de nosotros". En este caso hay que ponerles un manual de instrucciones para que sean capaces de manejarse en la vida, tengan valores "y puedan superar sus problemas".

Sin embargo, la experta recuerda que "de la manera en que me muestran la realidad me van a mostrar su personalidad" pero "hay que conocer el momento en el que estén más predispuestos a hablar".

Por último, Guaita habló de los peligros de la orfandad digital. "Es más probable que encuentren a alguien malvado en internet que en la Quinta Avenida de Nueva york donde hay policías en cada esquina", por lo que es negativo no saber con quienes se comunican a través del móvil.

A continuación, la educadora social Marina Marroquí afirmó que las preferencias de los adolescentes cuando hablan de cómo debería ser su pareja, entre otros términos, los chicos dicen cosas como "sumisas", y ellas otras como "celosos". Marroquí afirmó que las escuelas han hecho un esfuerzo por cambiar el paradigma que hay actualmente, pero educa también la familia, los cuentos infantiles, las películas o las series como Cincuentas sombras de Grey "cuyo protagonista es el típico chulo "que crees que solo lo es porque lo ha pasado mal en la infancia".

La experta recordó que "construimos nuestra personalidad con las opiniones de los que nos rodea. Y todas las características que destacamos los adultos de los niños es sobre su valía, pero a los niñas es sobre su belleza."