Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día de la Mujer | Entrevista a María del Carmen Grau Pineda

"La igualdad es un reto para hombres y mujeres y no una lucha entre todos"

"Los comientos de la sociedad patriarcal se están tambaleando porque vivimos un momento de cambio", afirma

"La igualdad es un reto para hombres y mujeres y no una lucha entre todos"

Acaba de recibir el premio 8 de marzo-Igualdad de las Mujeres . ¿Qué significa para usted este reconocimiento?

Este premio, sin dotación económica por tratarse de una entidad sin ánimo de lucro, tiene un componente importante de reconocimiento profesional. Es el tercer año consecutivo que se convoca. Está dedicado a impulsar y a promocionar la investigación en el ámbito jurídico en materia de igualdad. Es la recompensa a tantas noches de trabajo, a tantas horas de investigación, a tanto sacrificio personal y familiar. Pero, sobre todo, es mi pequeña aportación a la causa común por la igualdad. Tengo dos hijas y cuando escucho que la igualdad real no será posible hasta la generación de nuestras nietas, me embarga la frustración de pensar que no estamos haciendo todo lo posible para conseguirlo.

El texto lleva por título Los enemigos que amenazan la efectividad real de los planes de igualdad . ¿Podría hablarnos de esos "enemigos"?

Son diversos y variados los enemigos que se ciernen sobre su efectividad real pero en esta investigación estamos hablando de enemigos técnicos, no de carne y hueso. He centrado la atención en los tres más recurrentes: un diagnóstico incorrecto, una comisión de control y seguimiento ineficaz y un contenido apropiado para alcanzar el fin perseguido.

Cuéntenos un poco más?

Cuando hablamos de diagnóstico hacemos referencia al análisis detallado, preciso y riguroso de la situación sobre la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres dentro de la empresa. El diagnóstico del plan de igualdad es determinante en aras de su efectividad real. Por eso el análisis tiene una importancia crucial como paso previo a la elaboración de las medidas pro igualdad en la empresa.

¿Y de qué hablamos cuando lo hacemos de la comisión de control?

El papel de la comisión de control y seguimiento del plan de igualdad resulta fundamental para garantizar el cumplimiento de lo negociado. Y ello incluye que el plan de igualdad se adecue a la realidad de la empresa conforme esta vaya evolucionando, dado que está concebido para ser algo dinámico, cambiante, vivo como las relaciones laborales en las que va a aplicarse en pos de conseguir una igualdad real en la empresa.

Y por último hablaríamos de las consecuencias?

Así es. Las consecuencias derivadas de un contenido inapropiado para alcanzar el fin perseguido son catastróficas. Cuando se acomete un análisis exhaustivo de los contenidos de una muestra concreta de planes de igualdad, se constata la persistencia de algunos contenidos repetitivos, habituales o recurrentes que llegan a destacar sobre los demás: conciliación, acoso y violencia de género. Y ello llama la atención porque tratándose de cuestiones cruciales, sin ningún género de dudas, no siempre tendrán que ver con los problemas de igualdad en la empresa, no siempre serán los temas determinantes en la empresa a favor de la igualdad real.

¿ Cree que desde los organismos pertinentes se está trabajando realmente por la igualdad?

Sí, mucho y sin ninguna duda pero sigue siendo insuficiente, no se pueden escatimar en esfuerzos en pro de la igualdad y los obstáculos de todo tipo que se van a encontrar por el camino serán muchos, pero una sociedad democrática no puede sino ser igualitaria. Lo contrario es inconcebible.

Como por ejemplo el Instituto de la Mujer para la Igualdad de Oportunidades.

Efectivamente, la labor del Instituto de la Mujer para la Igualdad de Oportunidades adscrito al Ministerio de Igualdad está siendo encomiable. Tienen una página web potentísima (igualdadenlaempresa.es) con un montón de recursos, herramientas y servicios destinados a ayudar a las empresas. También oferta convocatorias, como la del distintivo "igualdad en la Empresa", que supone un incentivo al otorgar el sello o label de igualdad que distingue a una empresa entre el resto, en una época como la que vivimos, en la que tan importante es la reputación empresarial.

Cuando hablamos de conciliación familiar, ¿hablamos de utopía?

Ni mucho menos. El tema de la conciliación es un tema tan complejo que merece ser tomado en consideración con la seriedad requerida por los grandes retos. El cambio experimentado en los roles tradicionales de mujeres y hombres y su respectiva incorporación a los espacios públicos, al mercado de trabajo y a los espacios privados de unas y otros respectivamente, ha supuesto todo un replanteamiento de las políticas públicas de cuidado y de organización del trabajo en las empresas que suponen un claro beneficio para todos.

¿Es lo mismo hablar de conciliación que de corresponsabilidad?

El concepto de corresponsabilidad supone un paso más, ya que requiere que mujeres y hombres se responsabilicen de las tareas domésticas, del cuidado y atención de hijas e hijos u otras personas dependientes y, por tanto, implica superar la dicotomía público/privado, donde el espacio público está reservado para los hombres y el espacio privado/doméstico para las mujeres. Además, significa que tanto mujeres como hombres puedan dedicar su tiempo tanto al trabajo remunerado como al personal y doméstico y disponer de tiempo propio.

¿El trabajo por la igualdad debe empezar en casa y en las escuelas?

Por supuesto. La mejor enseñanza es el ejemplo y todos sabemos que el ejemplo que damos cada día a nuestros hijos e hijas en fundamental y determinante. Debemos tomar conciencia de lo importante que es formar ciudadanos y ciudadanas, no solo iguales, sino consciente de la importancia de la igualdad en una sociedad democrática como la nuestra. Y, en este sentido, el papel de las familias y de las escuelas es crucial.

Por lo que son necesarios más proyectos escolares que aborden este tema?

Sí. Es fundamental en este sentido que haya más proyectos escolares que aborden este tema en el aula y que se enmarquen en el movimiento social de lucha por la igualdad real. Recientemente se ha celebrado el Día Mundial de la Ciencia y la labor de concienciación social respecto de la presencia de las mujeres en esta área ha sido mucho más relevante que nunca antes. Es de celebrar pero no conviene bajar la guardia.

Por otro lado, ¿qué pueden hacer las empresas en materia de acoso? Si es que pueden hacer algo.

Según la Ley de Igualdad, las empresas deberán promover condiciones de trabajo que eviten el acoso sexual y el acoso por razón de sexo, y arbitrar procedimientos específicos para su prevención y para dar cauce a las denuncias o reclamaciones que puedan formular quienes hayan lo hayan sufrido. Con esta finalidad se podrán establecer medidas que deberán negociarse con los representantes de los trabajadores, tales como la elaboración y la difusión de códigos de buenas prácticas, y la realización de campañas informativas o de acciones de formación.

Cada vez se trabaja más por la igualdad a la vez que aumentan los casos de violencia de género. ¿Cómo interpreta esta controversia?

De cierto modo es lógico. Me explico: toda acción lleva aparejada una reacción; y el que los cimientos de la sociedad patriarcal sobre la que se sustenta el modelo social en España (y en muchos países del mundo) se estén tambaleando por estar viviendo un momento de cambio de modelo hacia otro más igualitario es, hasta cierto punto, normal. La violencia no tiene justificación nunca, en ningún caso. Pero es cierto que la respuesta violenta que muchos hombres están teniendo frente a sus parejas, no deja de ser consecuencia de la amenaza que sienten respecto del patrón social que siempre han seguido. Muchos están perdidos, no saben qué se pretende de ellos ahora y se defienden amparados en el único modelo que conocen, esto es, con la violencia física. Es un problema social serio, con gravísimas consecuencias, y es urgente actuar pero desde las causas que lo generan.

Parece que la mujer es siempre la que pierde?

Yo me niego a victimizarme. Hemos ganado muchísimo. Las mujeres de mi generación hemos conseguido superar muchos obstáculos y hemos alcanzado muchas metas que nuestras madres y abuelas ni siquiera soñaban y tenemos que estar orgullosas de ello. No es solo un logro nuestro, sino de la sociedad, de nuestros entornos familiares y afectivos que nos han acompañado e impulsado en este proceso. Porque, conviene insistir en esto, conseguir la igualdad es un reto para todos, para hombres y mujeres. Esto no es una lucha de unos contra otras, es un reto para todos y todas que necesita del esfuerzo común y colectivo de todos y todas.

Compartir el artículo

stats