Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Solidaridad en tiempos de pandemia

Red solidaria de viseras protectoras

La ULPGC entrega sus primeras remesas de material para el personal sanitario en la lucha contra el Covid-19 - El equipo ensaya pruebas para mascarillas desechables con filtros HEPA

Viseras protectoras fabricadas con impresión 3D en la ULPGC. LP / DLP

La alta capacidad de contagio del coronavirus tiene como rival el todavía mayor potencial de transmisión de la solidaridad. Al otro lado del vacío de las calles se entreteje una red de voluntarios, que atraviesa el país de punta a punta, dedicada a la creación y logística de material de protección para el personal sanitario de los centros hospitalarios en la lucha contra el Covid-19.

Denominados Coronavirus Makers, la campaña ya aglutina a más de 13.000 colaboradores en todo el territorio nacional, entre los que desfilan médicos, enfermeros, ingenieros, diseñadores o profesores, así como escuelas o empresas que han puesto a disposición de esta iniciativa la tecnología 3D necesaria para producir piezas como viseras de protección, respiraderos o tiradores para abrir con seguridad puertas de hospitales.

En la isla de Gran Canaria, el Grupo de Investigación en Fabricación Integrada y Avanzada de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), que dirige el profesor Mario Monzón, ya ha comenzado a producir viseras protectoras reutilizables mediante impresión 3D a partir de las pautas y normas de homologación establecidas por las autoridades sanitarias.

El objetivo de estas viseras fabricadas a partir de acetatos plásticos en desuso es garantizar la máxima seguridad del personal sanitario en contacto directo con pacientes diagnosticados de coronavirus, lo que constituye un importantísimo apoyo en este contexto actual de falta de materiales y de riesgo de colapso del sistema sanitario en distintos puntos de España.

Respuesta

"Nadie estaba preparado para este escenario, así que tratamos de responder a la mayor brevedad dentro de nuestras posibilidades a corto plazo y con los medios que tenemos", señala Monzón. "Pero realmente es impresionante la cantidad de personas que están colaborando en todo el Estado, lo que demuestra que, ante las crisis más complejas, la gente responde, porque siempre se puede hacer algo útil; por ejemplo, el reparto de las viseras, que es fundamental".

Junto al acopio de acetatos plásticos que habían quedado en desuso en los diferentes departamentos universitarios, la empresa Serican SL hizo una donación de otros 900 acetatos de 300 µm para las pantallas de las viseras. Aunque el proceso de impresión 3D es lento, el equipo ya hizo entrega de una primera remesa de 11 piezas el pasado lunes y ha incrementado el ritmo de fabricación con el resultado de alrededor de una veintena de viseras destinadas a hospitales grancanarios. "La impresión 3D no es un sistema que permita producir las piezas a gran velocidad sino que es un procedimiento lento, pero creo que sumando, sumando y sumando entre todos lograremos una gran cantidad para ir supliendo las necesidades de los centros hospitalarios", indica Monzón. "Se podría trabajar con procesos más rápidos, pero solo producirían resultados a medio plazo así que, ante la urgencia de Sanidad, se ha elegido este sistema para ir salvando el día a día".

La coordinación de la campaña de Coronavirus Makers se realiza a través de la plataforma Telegram y los integrantes del grupo de la ULPGC se comunican por videoconferencia desde sus casas, toda vez que Monzón, acompañado de otro docente, se desplazan con un permiso especial emitido por la ULPGC al laboratorio universitario, donde se custodian las impresoras 3D, para confeccionar las piezas, esterilizarlas y embolsarlas "siguiendo al pie de la letra las indicaciones de Coronavirus Makers".

Una vez culminado este proceso creativo, el vicerrectorado de Coordinación y Proyectos Institucionales, en colaboración con las instrucciones del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, ha habilitado tres puntos de recogida en los campus de San Cristóbal, Tafira y en la Facultad de Veterinaria, en coordinación con el personal disponible de recogida in situ para una entrega ordenada "en función de las prioridades y criterios de los hospitales de destino".

Con todo, el equipo planea ahondar en esta línea de colaboración auspiciada por la campaña de Coronavirus Makers e incorporar a su trabajo de producción la fabricación de mascarillas desechables. "También estamos valorando otro tipo de necesidades que van surgiendo en el ámbito sanitario, porque esto cambia cada día y, por tanto, también las necesidades", avanza el docente.

Entre estas destaca la demanda de mascarillas desechables, que el equipo planea fabricar con la utilización de filtros HEPA como protección. "Estos filtros funcionan como los que utilizan las aspiradoras domésticas e impiden que pasen las bacterias o virus", apunta Monzón. "Creemos que es una solución factible a corto plazo con los materiales de que disponemos en el laboratorio, porque el problema en Canarias es que dependemos de los materiales de fuera", concluye. "Y nos está llevando más tiempo porque es un poco más complejo, pero lo estamos simultaneando con la producción de las viseras. Y lo hacemos encantados".

Compartir el artículo

stats