La campaña Mascarilla-19, una iniciativa impulsada por el Instituto Canario de Igualdad (ICI) para prestar protección y apoyo a las mujeres víctimas de violencia de género durante el estado de alarma decretado en España para la lucha contra el coronavirus, ya registra seis casos en Canarias en menos de una semana desde su implantación.

Así lo expuso Kika Fumero, directora del ICI y artífice de esta campaña pionera en España que, en colaboración con los dos colegios oficiales de Farmacia de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, se articula como una red de apoyo dirigida a todas las mujeres que pudieran sufrir una situación de violencia física o psicológica en sus viviendas durante el contexto de aislamiento total obligatorio impuesto por el Estado.

Este sistema funciona como una medida de alerta que se activa a partir de la petición de una "mascarilla-19" en cualquiera de las farmacias de Canarias, lo cual funciona como código para que el personal farmacéutico realice una llamada al 112 y se accione el protocolo de atención correspondiente por violencia de género. "El objetivo de Mascarilla-19 es llegar al mayor número posible de mujeres que se vean forzadas a convivir las 24 horas del día con sus agresores en esta situación de confinamiento necesario para contener la curva del coronavirus, ya que el efecto puede ser inversamente proporcional en la curva de la violencia de género", expone Fumero. "Entonces, Mascarilla-19 es un recurso de emergencia para que estas mujeres sepan que no están solas y que, pese a este confinamiento obligado, desde la administración estamos muy pendientes de su situación".

Desde su fase inicial, la campaña Mascarilla-19 ha resultado efectiva además en términos de "impacto disuasorio", pues, en palabras de Fumero, "sirve además para la concienciación colectiva y como mensaje para los maltratadores de que, como comunidad, vamos a estar en alerta para proteger a las víctimas". En esta línea, la directora del ICI señala uno de los primeros casos registrados durante la campaña en las islas, en que la policía se personó en el domicilio de la denunciante y emprendió "una tarea disuasoria y pedagógica", que se sigue reforzando a través de llamadas de seguimiento desde el 112.

En cuanto a las dudas o inquietudes que pudiera suscitar el alcance de la campaña en tanto que difunde el código de ayuda a través de distintos medios, Fumero señala que, "evidentemente, Mascarilla-19 no es un código secreto". "Se trata de una clave para las mujeres que viven esa situación extrema y que se atreven a salir de sus casas a dar la alarma y denunciar, ya que entendemos que se encuentran en un estado de estrés emocional y psíquico muy alto y en el que resulta muy difícil elaborar un discurso", explica. "Entonces, Mascarilla-19 es un concepto que narra todo lo que a ti te esté pasando con independencia de los detalles, porque al farmacéutico no le van a interesar los detalles, sino solo el hecho de que tú estás en una situación de peligro y que no puedes más porque eres una mujer víctima de violencia de género, y eso es suficiente para llamar al 112 y dar la alarma".

En este sentido, la directora subraya la situación de vulnerabilidad especial de estas mujeres, "ya que si este encierro total y obligatorio es duro para todos a nivel psíquico, el impacto psicológico sobre las víctimas añade mucha presión y miedo por el hecho de convivir con su agresor, además de que ese mismo aislamiento puede activar en los agresores reacciones no deseadas".

Por su parte, el impacto de la campaña ha obtenido un importante y creciente eco nacional e internacional, en el que cada vez más comunidades de todo el territorio español solicitan al ICI el material y directrices de Mascarilla-19. "Desde el ICI hemos llevado a cabo un refuerzo a través de la Delegación del Gobierno para hacer llegar a todas las comunidades autónomas una carta de mi parte con los recursos para que activen y adapten la campaña a sus propios territorios", indica Fumero, toda vez que este mismo material se encuentra disponible en la página web del ICI, junto con los carteles de la campaña en versión editable para su descarga.

Por otra parte, uno de los planes del ICI a corto plazo es elaborar un informe detallado de los casos de violencia de género registrados durante la cuarentena, una vez que transcurra más de la mitad de la situación de confinamiento, para poder valorar su impacto.