Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Situación sanitaria en Canarias

La mitad de la UCI del Insular está ocupada por pacientes con Covid-19

El personal muestra su preocupación porque se continúan realizando pruebas e intervenciones no urgentes - Julio Pérez asegura que los hospitales no están al límite

Imagen del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria.

Imagen del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria. ANDRÉS CRUZ

El coronavirus empieza a copar las camas de los hospitales público del Archipiélago. El Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno-Infantil (Chuimi) ya acoge a casi medio centenar de personas afectadas por el Covid-19. Algunos miembros del equipo médico y de enfermería empiezan a notar la presión ocasionada por el aumento de ingresos derivados de la pandemia que afecta al planeta. Además, los profesionales temen que se produzca un posible repunte a lo largo del fin de semana.

En la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Insular hay 14 personas hospitalizadas en estado grave. Esto implica que prácticamente la mitad de las camas de UCI están ocupadas por pacientes contagiados por coronavirus, si bien el hospital cuenta con un plan de contingencia para ampliar el número de camas de cuidados intensivos, si la situación de alerta sanitaria lo requiere.

La octava planta del Materno Infantil, acondicionada para atender exclusivamente a pacientes contagiados, ya tiene 30 de sus 35 habitaciones ocupadas. Por esto se está empezando a hospitalizar a los primeros pacientes en la undécima planta del Insular, que la semana pasada se preparó para el tratamiento de coronavirus.

Uno de los motivos por los que el colectivo médico muestra su preocupación ante la posible saturación es que la Consejería de Sanidad no haya suspendido los programas especiales de tarde. Esto implica que los hospitales de referencia de Gran Canaria no están organizados para dar respuesta a la crisis hospitalaria, sino para reducir las listas de espera. Los profesionales lamentan que se haya suspendido la actividad programada por la mañana, pero por las tardes se sigan realizando pruebas e intervenciones quirúrgicas a pacientes estables, en lugar de centrarse en atender el goteo constante de afectados por el coronavirus.

Además, el colectivo médico alega que la dirección médica de los centros hospitalarios deja a criterio de cada jefe de servicio el aplicar planes de contingencia, por lo que unos optan por fomentar la atención telefónica de las consultas y otros turnan al personal para evitar exponerlo. Todo esto, aseguran, es muestra de la desorganización del área de Sanidad.

El nuevo responsable de Sanidad en Canarias, Julio Pérez, subrayó ayer que se destinarán todas las camas hospitalarias necesarias a la lucha contra el coronavirus y, si es necesario, recurrirán a las de la red de hospitales privados. Además, aseguró que ningún hospital canario ha llegado todavía al límite de su capacidad.

En este sentido, Pérez explicó que la red de hospitales públicos del Archipiélago aún dispone de reserva de camas de planta y de cuidados intensivos (UCI), sin que la entrada de nuevos enfermos haya llegado a ejercer una "presión insoportable". "No hay en este momento ninguna UCI al límite de su capacidad, ninguna. Que tienen mucho trabajo algunas de ellas, eso sí es cierto", señaló el consejero y portavoz del Ejecutivo autonómico.

Asimismo, Pérez anunció que seguirán trabajando para habilitar recursos extrahospitalarios en los que alojar de manera controlada y segura a pacientes con sintomatología leve.

Compartir el artículo

stats