Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Teléfono de las Personas Mayores recibe más de 500 llamadas en busca de auxilio

La media de edad de la población anciana que precisa apoyo oscila entre los 70 y los 80 años

Una persona ayuda a una anciana en la calle Mayor de Triana.

Una persona ayuda a una anciana en la calle Mayor de Triana. JUAN CASTRO

"El Teléfono de las Personas Mayores de Canarias no ha dejado de sonar y ha registrado más de 500 llamadas en los últimos días solicitando ayuda para los quehaceres diarios". Así lo pone de manifiesto el director técnico del Teléfono de la Esperanza en Canarias y responsable del citado servicio, José Cabrera, para resaltar la "importante" labor que se está pudiendo realizar a través de la aplicación Covida.

Y es que la iniciativa está permitiendo auxiliar a una nutrida cantidad de personas mayores, con una media de edad que oscila entre los 70 y 80 años, y que necesita la ayuda de voluntarios que estén dispuestos a acercarles a sus casas medicamentos o productos de alimentación, ante la problemática causada por la pandemia de Covid-19. "Estamos fomentando la descarga de la aplicación para que los mayores se puedan manejar con autonomía. La herramienta es bastante intuitiva, pero si la persona carece de teléfono móvil o no está familiarizada con las tecnologías realizamos la inscripción desde el instante en que se comunica con nosotros", detalla Cabrera.

A su juicio, el software puede presumir de una excelente utilidad en las Islas, gracias a la difusión que le ha concedido el Gobierno de Canarias y al "excelente trabajo" de la empresa Kuvu. "Esto es un trabajo en equipo. Pero me parece fundamental destacar la sobresaliente labor que ha realizado esta empresa al diseñar tan rápido una herramienta de estas características", sostiene con firmeza.

Impulso

A esto cabe sumarle el importante impulso que brinda el teléfono a este programa, pues se trata de un servicio que opera desde 2016 para luchar contra la soledad no deseada, y que concentra, desde entonces, un importante volumen de usuarios. "Mucha gente ya nos conocía, por lo que no paramos de atender solicitudes preguntando por la nueva aplicación", recalca.

Asimismo, Cabrera se muestra "sorprendido" con el volumen de personas que no ha dudado en presentarse como voluntarias para ayudar a los más vulnerables. "Esto es, quizá, lo más bonito de la iniciativa. En nuestro caso, hemos tenido que dejar en casa a los de mayor edad, mientras que los otros doblan turnos para que todo funcione correctamente", apostilla el director.

En base a las palabras de uno de los desarrolladores de Covida, Eduardo Fierro, la idea de ofrecer acceso a través del citado teléfono surge con el claro propósito de garantizar la igualdad de oportunidades. "Si los ancianos no tienen móvil o capacidad para manejar las nuevas tecnologías pueden acceder a este recurso. Entonces, será la organización colaboradora la encargada de verificar la documentación y de gestionar las altas", resalta el director ejecutivo de Kuvu.

Por su parte, Jesús Acosta, de 68 años, no duda en agradecer la puesta en marcha de esta herramienta, que le permite confiar a otros sus recados. "Me gustaría animar a hacer uso de esta aplicación a todas las personas que no pueden salir a la calle en esta época. Es duro tener que estar confinado en un domicilio y carecer de alimentos esenciales por el peligro que representa para muchas personas el hecho de abandonar la casa", expresa con contundencia este vecino de Tenoya.

Compartir el artículo

stats