Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus CORONADIARIO. DíA 18

La tribu de los hermanos mayores

Una tribu de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia lleva desde 1990 advirtiendo a través de la BBC que la enfermedad del planeta será la enfermedad de la Humanidad

Dos niños de la tribu Kogui en la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia.

Dos niños de la tribu Kogui en la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. MACA_GUIMOYE

En la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia, existen cuatro pueblos encapsulados dentro de un territorio protegido por la llamada Línea Negra. Son los pueblos Arhuaco, Kogui, Wiwa y Kankuamos.

Descendientes de la antigua civilización precolombina, supieron mantener sus prácticas y creencias durante estos últimos cinco siglos, con una vinculación fortísima con la Naturaleza que les permite sustento y sociedad. En el caso de los Kogui, los menos aculturados de la sierra, ese nexo entre tierra y mente va un poco más allá. Sus sacerdotes, que son los que llevan la batuta de la tribu, son los llamados mamo, son elegidos de niños y criados hasta vísperas de su adolescencia en cuevas, privados del exterior, bajo el concepto de fundirse con el planeta.

Habría que ver cómo funciona ese curioso mecanismo pedagógico, pero el caso es que los Kogui podrían ser considerados la materialización del ecologismo en estado puro, con una conciencia tal de la tierra como ser vivo al que hay que cuidar y mimar como un bebé, que se hacen llamar Hermanos Mayores, frente al hombre urbano, al que consideran su Hermano Menor. Un hermano menor que, para ellos, no ha logrado tener conciencia del lugar en el que vive.

Desde ese paraíso de montañas, lagos y valles de la orografía más tropicalista de las selvas de Colombia, detectaron a finales del siglo pasado cómo la devoradora pasión del hermano menor por extraer los recursos mineros o emitir a toda potencia cualquier gas susceptible de arruinar la atmósfera trastocaba las rutas de las aves migratorias, incidía en la flora y fauna local, arruinaba los recursos o resecaba las mayores cumbres donde aún caía la nieve que da nombre a la Sierra Nevada de Santa Marta.

Hasta que en 1992 se le llena la cachimba al pueblo Kogui. Y llaman al prestigioso cineasta colombiano de la BBC Alan Ereira, para tirarle de las orejas al mundo, en forma del documental Desde el corazón del mundo: The Elder Brothers Warning, con un mensaje meridianamente clarito: Si no cambiamos la forma de tratar al mundo, se acaba, pero si actuamos bien, "podrá continuar". Establecen que si el planeta enferma, el hombre también, "la tierra es un cuerpo vivo, y si una parte de ella está dañada, todo el cuerpo está dañado", sin más matemática que la lógica de vivir pegado a un suelo sin asfalto, con directo contacto al piso.

Evidentemente, nadie hizo caso a esta suerte de lo que en la civilización solventamos como esoterismo, y a la vista del desafecto vuelven a llamar en 2012 a Alan Ereira para hacer un nuevo intento antes de que sea demasiado tarde. Así es como se estrena una de las mejores películas del cineasta, Aluna, que fue presentada en el Festival de Cine Documental de Sheffield y que destaca, entre los miles de mensajes del mismo tipo lanzados por las distintas culturas que aún viven de lo que ofrece la naturaleza, "como una súplica especialmente convincente y conmovedora por su sabiduría ecológica".

Además llama la atención que los Kogui, sumamente hostiles a los blancos y que en pleno siglo XXI sobreviven sin apenas tecnología, han tirado de la adquisición de cámaras y material de producción cinematográfico para tratar de difundir ellos ese mismo mensaje, el de la precariedad de la Humanidad ante la debacle que puede producir el colapso de la Naturaleza, como si supiera lo que estaba por venir.

En 2015 reciben al periodista de la BBC Simon Revee, al que insisten, ya más cerca de este 2020, con idéntico mensaje.

El pasado sábado día 28 el periódico El País, publicaba, bajo el título Los virus que dormían en la naturaleza hasta que llegaron los humanos, el alucinante trabajo de un equipo de científicos que realizan en las selvas deforestadas del planeta. Y sus efectos.

Se llama EcoHealth Alliance, que desde hace 15 años busca virus en especies salvajes susceptibles de saltar a los humanos. Y que curiosamente tiene el mismo problema que los Kogui: que no les creen que el trato al planeta "es germen de enfermedades". Porque somos así de pequeños.

Compartir el artículo

stats