Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La opinión del experto

José Poveda: "En siete días habrá un repunte de casos por la vuelta a muchos trabajos"

"En Canarias hay más personas susceptibles de contagio. Calculo que sólo un 4% habrá estado en contacto con el virus", indica el catedrático de Epidemiología y Medicina Preventiva Veterinaria

José B. Poveda en el laboratorio del Instituto de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) de la ULPGC. LP/DLP

¿En qué fase nos encontramos, un mes después de declararse la alerta sanitaria por el Covid-19

El confinamiento de la población ha cambiado mucho las previsiones iniciales. Hemos logrado alcanzar el pico, aplanar la curva y entrar en una fase de descenso de contagios. Pero esta fase de descenso va a ser interrumpida en cierta forma por la salida de la hibernación de muchos trabajadores que hoy -por ayer-, regresan al trabajo. Esto va a originar, previsiblemente, que en seis o siete días habrá un repunte de casos. Muchos llevan mascarillas quirúrgicas -otros no-, sin filtro, el virus es muy contagioso, no llevan gafas protectoras y el virus puede entrar por la conjuntiva ocular también. La curva seguiría en descenso si permaneciéramos todos en las condiciones de confinamiento, en cuarentena y limitado el movimiento. Pero esa hibernación es muy dañina para la economía, tenemos que movernos, que salir, y al fin y al cabo, tarde o temprano el virus va a acabar llegándonos a casi todos, y hasta que no llegue al 60-70% de la población, no va a parar la transmisión.

¿Este repunte del que habla va a ocurrir en toda España o hay comunidades con mayor riesgo que otras?

España no es homogénea en cuanto a porcentaje de población que ha tenido contacto con el virus. En Madrid y en Barcelona puede haber hasta un 40% de personas que ya hayan tenido contacto, pero en regiones como Canarias, calculo que como mucho han tenido contacto con el virus un 4%, es muy poco y entonces hay mucha gente susceptible, por eso es previsible que en una semana haya un repunte de casos.

¿Y cuáles son los pasos que a su juicio se deben seguir, porque la población no puede estar confinada hasta que haya una vacuna dentro de un año?

Yo diría que el paso más importante es el de extremar las medidas de seguridad, sobre todo las personas que trabajan de cara al público. En los supermercados por ejemplo, sobre todo en las grandes superficies, tienen una dinámica de trabajo muy buena, usan gafas protectoras homologadas, mascarillas con filtros, guantes... y hay incluso mamparas protectoras de plástico para el operario. En el transporte público, por ejemplo, a pesar de que se guardan los espacios, hay que utilizar las medidas de seguridad en cuanto al número de viajeros, porque el principal problema es que este virus es muy contagioso.

¿Esta vuelta al trabajo de muchos profesionales puede ser un avance de lo que podemos esperar cuando comience el desconfinamiento de la población?

Respecto al desconfinamiento de la población es muy importante no precipitarse porque puede haber un repunte de casos, y en vez de esa curva en caída podemos tener una curva en M, después de que pase el período de incubación de seis o siete días, cuando haya sujetos en contacto. Hoy -por ayer-, se han puesto más personas en contacto, y eso se verá en seis o siete días. Ojalá me equivoque, porque si me equivocara, significaría que habríamos tomado las mejores medidas de seguridad posibles y el contagio habrá sido mínimo. Pero si se obra con laxitud en cuanto a higiene y medidas de seguridad, entonces veremos ese nuevo pico. Y eso va a ser más evidente en las comunidades donde hay más personas susceptibles, porque haya llegado menos el virus.

¿Habla de Canarias?

Si, y de todas las comunidades donde el nivel de contagios ha sido bajo. En Canarias tenemos más personas susceptibles, no hemos vivido de la misa la mitad.

¿Es importante el uso generalizado de las mascarillas?

Por supuesto, para los profesionales las pautas a seguir son el uso de mascarillas, guantes y gafas protectoras homologadas para proteger de agentes biológicos muy contagiosos. Y para la población en general, es importante que tengan acceso a las mascarillas, a los guantes, y si pueden, que utilicen gafas protectoras aunque no sean certificadas para protección biológica.

¿Se atreve a dar plazos para el desconfiamiento?

Creo que todavía en lo que queda de abril y primeros días de mayo vamos a tener un descenso esperado de los casos, y a lo mejor se presentan rebrotes en algunas comunidades por lo que explicamos de la vuelta al trabajo. Pero claro, en general, tenemos que seguir nuestra vida poco a poco, recobrar nuestra capacidad de trabajo y, a pesar de tener todas las medidas de seguridad, el virus va a seguir su camino, hasta que llegue a detenerse porque no hayan más personas susceptibles, porque opere lo que se denomina la inmunidad de grupo. Es inevitable.

¿Entonces el contacto con el virus no sólo es inevitable sino que en un momento dado será importante para elevar el nivel de inmunización?

Lo que es importante es detectar a los asintomáticos, porque son los más peligrosos. No sabemos quien lleva el virus, por eso hay que hacer muchos test, sobre todo a los que están de cara al público. Esos hay que detectarlos rápido, para detectar a las personas positivas pero que no tienen síntomas.

¿Extendería los test al conjunto de la población?

Claro, es importante saber cuál es el estatus, porque es importante que los asintomáticos que tienen el virus activo, que se detecta por PCR, sean aislados, incluso de sus propias familias, dado que pueden contagiar a las personas más susceptibles, que son los mayores. Pero ojo, este virus también tiene un tropismo por personas obesas, sobre todo hombres Estamos viendo que la obesidad es un factor de riesgo importante, y que hombres obesos están padeciendo cuadros clínicos claves del Covid-19.

¿Por qué hay personas con mayor riesgo de complicación, y más casos entre hombres que entre mujeres?

En general, el sistema inmune de las mujeres antes de la menopausia funciona mejor que el de los hombres. La hipertensión y la diabetes también hace que haya una predisposición para padecer un cuadro clínico más severo. Además, se está viendo que muchos de los casos graves son a consecuencia de una respuesta inmune exacerbada, una respuesta inflamatoria en la segunda fase de la enfermedad que se establece a base de cascada de citoquinas. Esto ya se vio en países como China o Alemania, y nuestros médicos están viendo y aprendiendo como tratar esos casos, porque no es solamente la acción del virus, sino las respuestas de determinados supuestos frente a la infección vírica.

¿Qué mecanismos hace que una persona tenga más capacidad de contagio que otra?

Debe haber un componente genético de susceptibilidad. Y debe de haber también un componente de inmunidad de base que nos explique por qué hay sujetos asintomáticos, que no padecen cuadro clínico. Entre las hipótesis que se barajan, no sería erróneo pensar que los otros coronavirus respiratorios humanos generen una cierta protección con inmunoglobulina y células de recuerdo. Es decir, si un sujeto padeció un cuadro clínico este otoño o invierno por un coronavirus respiratorio y dejó una inmunidad de base o de grupo, esto podría explicar por qué hay sujetos que no tienen sintomatología clínica, aunque el virus logra replicarse en ellos.

¿Qué mensaje le daría a la población?

Un mensaje de esperanza, de sosiego, de tranquilidad y de precaución. Nos encontramos con un agente que es muy contagioso y no podemos bajar la guardia. Tenemos que recordar todas las medidas que nos han recomendado, como la higiene de manos, e incluso, utilizar unos zapatos para estar en casa y otros para cuando salimos y al regreso desinfectar la suela. Pero también hay que mantener la esperanza porque nosotros vamos a poder con este tema, todos juntos vamos a salir y vamos a superarlo de aquí a unos meses.

Compartir el artículo

stats