Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus LA ÚLTIMA DEL DÍA

El ingenio contra Covid

En las crisis deslumbra la creatividad de científicos y diseñadores - La impresión 3D se revela como una eficaz arma contra la propagación del virus

Pulsera abrelotodo diseñada para impresoras 3D 'Linda Sonrisa', dedicada para los más pequeños de la casa.

Pulsera abrelotodo diseñada para impresoras 3D 'Linda Sonrisa', dedicada para los más pequeños de la casa. CAD CROWD/FADI SAYEGH

Con motivo de la pandemia del coronavirus y sus requisitos profilácticos los humanos se están percatando de que, a pesar de la versatilidad de las manos y pies, y sus respectivos dedos, en número de veinte, aún faltaría un elemento más, una suerte de un índice alternativo para poder deambular por el mundo sin contagiar ni ser contagiado.

Mucho se ha hablado desde el pasado 14 de marzo de la necesidad de tocar lo menos posible lo que antes se sobaba con profusión y lo que es peor, sin consciencia alguna de que todo lo que nos rodea, desde el botón del ascensor al fechillo del zaguán, es un océano de virus y bacterias, y a medida que pasaban las semanas los cerebros confinados de inventores y apañados han ido pergeñando los más variados objetos para paliar la deficiencia.

En los momentos de crisis es cuando la creatividad revienta. Esto ocurre en las grandes guerras, en las que hay una necesidad de aniquilar al enemigo cueste lo que cueste, y si hoy existe la industria espacial es porque antes alguien inventó un cohete no para traspasar las fronteras del espacio, sino para enviarlo al centro de Londres. Y por el otro para defenderse del contrario, que es cuando ciencias como la medicina dan un enorme impulso para luego en tiempos de paz dar de lado a investigadores y científicos, gremio que parece abocado a resurgir cuando ya no queda otra.

El asunto es que hoy, a fecha de 27 mayo de 2020, el ingenio para reinventar el panorama anticovid es asombroso, y va desde lo sofisticado a lo más simple.

En la primera categoría se encuentran chismes como el túnel creado por Epitecnica Europa, una empresa radicada en Barcelona y especializada desde hace 30 años en cabinas de descontaminación industrial y que promete fulminar al pequeño intruso desactivando, según expone con una ristra de certificados, la capa lípida del virus con un sistema de nebulización, como el de las pescaderías, pero más allá aún, de "microgota calibrada que no moja, no encharca y no mancha". En solo 15 segundos desactiva el virus en ropa, manos, pelos y piel, lo que implica el sueño húmedo de cualquier aerolínea que se precie.

Sin salir de España también la gallega Silman 97 se ha puesto en faena y ha creado el Covid-bus, remolque equipado hasta los ejes, enchufable a camiones y furgonetas con cuatro departamentos, uno para los test PCR, otro para laboratorio, una tercera a modo de recibidor y un cuarto para residuos sanitarios, todo ello con limpiadores de ozono, ultravioleta, dispensadores de hidrogel, control de temperatura corporal y, a modo de bienvenida una "alfombra húmeda con agua ozonizada", artilugio que quisiera para sí todo aprensivo en su garaje.

Pero lo que se lleva la palma en investigación es la búsqueda de un índice artificial, y toda la parafernalia dedicada a ofrecernos un dedo aséptico, cuando no toda una mano, y que comenzó en el País Vasco con el desarrollo de una suerte de gancho que todo lo abre y todo lo toca.

85 diseñadores

A lo largo de las últimas semanas se han creado multitud de foros basados en las impresoras 3D, como la comunidad Cad Crowd, que ha convocado un concurso para diseños que se comparten en código abierto, de tal forma que cada uno en casa, impresiona mediante, se puede hacer el artilugio más anticovid que le parezca.

Ya son 85 diseñadores dándolo todo, los que optan a hacerse con los primeros premios con productos tan originales como la mascarilla que cuelga de las gafas, los sujetamascarillas con analgésico para el cogote, los botones de ascensor en tamaño XXL para accionar con el codo, el transductor con bocina para máscaras de soldadura ultrasónica, sea ello lo que quiera decir, o la sin par pulsera para niños Linda Sonrisa, capaz con un golpe de muñeca de accionar aquello que se le ponga por delante.

Compartir el artículo

stats