Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS La desescalada educativa

Los sindicatos y familias demandan que se negocie ya el inicio del curso 2020/21

Los representantes de la comunidad educativa destacan que las instrucciones para el cierre del curso escolar llegan "tarde" y urgen a la consejería a concretar el que viene

Los sindicatos y familias demandan que se negocie ya el inicio del curso 2020/21

La postergada orden sobre las instrucciones educativas que determina la reincorporación presencial voluntaria del alumnado que finaliza un ciclo educativo (4º de la ESO, 2º de Bachillerato y F. P.) en los centros de enseñanza no universitaria a partir de mañana no pone fin a las inquietudes de la comunidad educativa, que estima que esta resolución apenas constituye un medida coyuntural con respecto al gran reto que enfila la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias: la preparación del próximo curso 2020/21.

Diferentes sindicatos y asociaciones de madres y padres del alumnado en Canarias juzgan que la orden firmada el pasado domingo por el consejero interino de Educación del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, quien releva en el cargo de forma temporal a María José Guerra Palmero tras su dimisión el pasado lunes por discrepancias internas en su equipo, ve la luz muy tarde, a escasos días del fin del curso escolar 2019/2020, marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, y después de varias semanas de demandas por parte de la comunidad educativa desde que se anunciara el plan de la desescalada.

Responsabilidad

Además, la orden que firma Valbuena vuelve a situar en los equipos docentes la responsabilidad de coordinar el proceso de reincorporación presencial de profesores y alumnos concretos, mediante cita previa y en una ratio máxima de 10 alumnos por aula, para actividades de refuerzo y orientación, lo cual constituyó uno de los detonantes principales del cese de Guerra Palmero. "La primera pregunta es por qué tuvo que salir antes la consejera que estas instrucciones, porque hemos perdido bastante tiempo", apunta Sergio de la Fe, vicepresidente de la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Padres y Madres de Canarias (Confapa).

Por su parte, Fernando Pellicer, portavoz de STEC-IC, señala que "a estas alturas del curso podemos congratularnos de que, al menos, por fin tenemos instrucciones que clarifican bastante el panorama". "Sin embargo, dado los pocos días lectivos que nos quedan, ahora mismo lo fundamental es sentarse de una vez por todas para afrontar, negociar, dialogar y consensuar cómo va a ser el inicio del dificilísimo curso 2020/2021, que prácticamente tenemos a la vuelta de la esquina".

En esta línea, también Pedro Crespo, presidente de ANPE Canarias, manifiesta que "es fundamental que esta semana concretemos un calendario de negociaciones sobre los diferentes aspectos a tratar para el comienzo del curso que viene". Así se lo ha trasladado este sindicato al propio consejero en funciones, puesto que, en palabras de Crespo, "ahora hemos escapado porque teníamos casi dos tercios del curso completados, pero Educación no puede permitirse ir a escapar el próximo curso y arriesgarse a que perdamos un curso entero si hubiera un rebrote".

A este respecto, Crespo señala que "tenemos por delante tres meses para trabajar a fondo y planificarlo bien". "Lo que nosotros propusimos a la consejería es que se dividan las líneas de trabajo para tratarlas de forma separada y avanzar, porque algunas incluso afectan a distintas direcciones generales en Educación, desde la cuestión de la formación a distancia para los distintos niveles y etapas educativas a qué plataformas va a poner a disposición la consejería, qué formación se nos va a dar al propio profesorado, cómo solventar la brecha digital para garantizar medios y conexión a todo el alumnado, y otras muchísimas otras cuestiones, como la organización de las ratios de alumnos y el acondicionamiento de espacios".

Fin de curso

En cuanto a la orden de instrucciones para el cierre del curso escolar 2019/2020, los representantes sindicales y de familias de alumnos valoran el criterio de opcionalidad para la asistencia presencial, puesto que, según la norma, "la no asistencia no tendrá consecuencias negativas en las decisiones de promoción o titulación".

En este sentido, la organización y las condiciones de dicha reincorporación recae sobre los equipos de cada centro, salvo en las dos directrices de no superar en ningún caso los diez alumnos por aula y de solicitar cita previa para la actividad presencial. En este punto, cabe recordar que el alumnado de Educación Infantil y de Primaria no se reincorpora a las clases hasta el próximo curso 2020/2021, mientras que determinados alumnos de Educación Secundaria que finalicen una etapa educativa sí pueden incorporarse, con carácter voluntario, para sesiones de asesoramiento y apoyo individual, si así lo considerasen los equipos de coordinación docente.

"Esto nos parece razonable", apunta Pellicer. "Los equipos de coordinación docente son los que tienen un conocimiento profundo de su alumnado", explica, "así que el criterio de que sean ellos quienes comuniquen sus decisiones al respecto a los equipos directivos para que estos tomen las medidas organizativas correspondientes y así reanudar, aunque sea parcialmente, la actividad educativa presencial con determinado alumnado, puede ser interesante", plantea, a lo que añade que ha de realizarse siempre "dentro de las medidas de máxima seguridad y protección". Eso sí, esta labor de seguimiento y apoyo a los alumnos, tal como recuerda Crespo, "ya se ha estado haciendo de forma telemática"

Con todo, De la Fe se refiere a la orden como "un pequeño primer paso positivo". "Una de las tantas reivindicaciones que hemos hecho es que el alumnado que titula y promociona tuviera esa posibilidad de apoyo o refuerzo, sobre todo, en el caso de ese alumnado de 2º de Bachillerato que se enfrenta ahora a la EBAU, de la cual va a depender su futuro", sostiene. "Pero el siguiente gran paso que tenemos que dar es poner la primera piedra sobre lo que va a ser la escuela pública en esta denominada nueva normalidad".

Conciliación

Entre tanto, el vicepresidente de Confapa destaca algunas cuestiones que todavía permanecen en el aire, como la celebración de los consejos escolares de cada centro, donde se resuelven cuestiones decisivas como la organización de los comedores el próximo curso, lo cual resulta determinante para la conciliación familiar y laboral.

En esta línea, la orden de Educación tampoco aclara si las familias dispondrán de los centros educativos como recursos durante el periodo no lectivo, lo que se conoce de forma común como "campus de verano". "Las familias no saben qué pueden esperar respecto de la conciliación laboral y familiar con los niños de Infantil y Primaria que han quedado fuera de esta orden", apunta De la Fe. "Por tanto, las familias tenemos una cruel decisión sobre la mesa: si salir al puesto de trabajo o quedarnos en casa para atender a los niños. Y esta cuestión no ha obtenido una respuesta institucional".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats