Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Presión en Atención Primaria

Los médicos de familia piden que se potencie la atención telefónica

Atención Primaria reclama que el SCS informe a la población sobre los cambios de organización

Un señor entra en el centro de salud de Canalejas

Un señor entra en el centro de salud de Canalejas JUAN CASTRO

Potenciar las consultas telefónicas. Esta es una de las principales medidas que demanda a la Consejería de Sanidad la Plataforma de Médicos y Médicas de Atención Primaria de Canarias (Pmapc), quien ha puesto de manifiesto a través de un comunicado la necesidad de que los profesionales de la salud "tengan el control de su sala de espera y de su agenda con espacios específicos y distanciados para poder citar de forma presencial a aquellos pacientes que lo precisen" dada la situación generada por la Covid-19. Y es que tal y como explica una de sus integrantes, Elena Pérez, "los centros de salud no pueden convertirse en espacios en los que se pueda propagar el virus".

En este sentido, la médico que trabaja en el centro de salud de Maspalomas asegura que los sanitarios se han sentido "un poco solos" puesto que "ni desde la Gerencia de Atención Primaria ni desde el Servicio Canario de la Salud (SCS) se ha explicado a qué se debe el cambio de organización" a la ciudadanía. "La gente se ha encontrado con que podía venir cuando lo necesitase o quisiera a su centro de salud a de repente encontrarse con que hay alguien en la puerta que les pregunta si han tenido una serie de síntomas relacionados con el coronavirus. El problema es que no se ha explicado que es mejor no ir al ambulatorio, sino que dada la situación es mejor que te den la cita por teléfono y hay gente que se lo toma bien, pero otra que no", señala.

Es por eso que desde Pmapc consideran que, a pesar de que está en vigor una medida que distancia las consultas presenciales un mínimo de 20 minutos, es necesaria una campaña de divulgación por parte del SCS que ayude a la ciudadanía a comprender, conocer y concienciarse sobre la atención médica telefónica. "Los ciudadanos saben que para entrar en un supermercado tienen que desinfectarse las manos y llevar mascarillas, pues con esto tiene que ser igual porque no podemos exponernos a que vengan pacientes sanos y se contagien". Al respecto, Pérez aclara que esto no quiere decir que no se vaya a ver en persona a quien que lo necesite. "Si por teléfono detecto que tengo que explorar a alguien le digo cuándo puede venir, pero ya estoy teniendo en cuenta que a esa hora no haya nadie más en la sala de espera", apostilla.

Por otro lado, la plataforma también solicita que los profesionales de Atención Primaria sean liberados de algunos trámites burocráticos tales como "realizar un justificante para el INEM porque al paciente se lo piden para renovar el paro", entre otros papeleos diarios que consideran les restan tiempo de prestar atención médica a las personas, especialmente en una situación como la actual en la que están bajo mínimos.

Y es que se pidió a los profesionales de la salud que cogieran sus vacaciones en verano para que la plantilla estuviera al completo en otoño cuando realmente se esperaba que tuviera lugar una nueva oleada del virus. Sin embargo, los brotes han empezado a proliferar antes de lo previsto, con la presión asistencial que eso está suponiendo para Atención Primaria. "El tema es que en Gran Canaria el seguimiento de la Covid-19 se centralizó en equipos de compañeros a quienes se derivaban los casos de contagio, es decir, los médicos de familia no nos encargábamos. Esto cuando no había mucha incidencia funcionaba más o menos bien, pero ahora, con los casos que hay este grupo está desbordado por lo que nos han empezado a derivar a nosotros a las personas contagiadas que tienen menor factor de riesgo. Es decir, ahora tenemos más trabajo con menos personal".

Una situación que también se agrava con el hecho de que los citados equipos que se encargan del virus están integrados por médicos y enfermeros de los diferentes centros de salud. De ahí que la Pmapc plantee que los médicos de familia lleven el control de los pacientes con Covid-19 y que los compañeros que están en los grupos centralizados vuelvan a sus respectivos centros sanitarios para reforzar las labores que hacían antes de la pandemia.

Agotamiento

A esta medida le añaden también que se descentralice la toma de muestras para que los profesionales puedan hacerse cargo de ellas en los diferentes centros de salud que también habría que dotar de infraestructuras que no son costosas. "Hay que garantizar un sistema de transporte de muestras diario hacia los laboratorios utilizando los vehículos de los equipos Covid con esa finalidad y dotando a los centros de esa posibilidad", apuntan, todo ello, con el objetivo de que las PCR estén disponibles en 24 horas. Para eso, también solicitan que se incremente el número de rastreadores acorde al ratio establecido de 1 por cada 4.000 habitantes. "Con una formación adecuada esta labor la puede realizar cualquier persona, aunque no sea un profesional de la salud", apunta Pérez antes de exponer la necesidad de trabajar con una organización que les permita ver la luz en medio de una situación que les tiene "agotados y desbordados".

Compartir el artículo

stats