Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Innovación terapéutica

La radioterapia revierte la "tormenta inflamatoria" en pacientes con Covid-19

Pedro Lara destaca las ventajas de la terapia de radiación, a dosis muy bajas, para tratar la neumonía intersticial que causa el coronavirus en los casos más graves

La radioterapia revierte la "tormenta inflamatoria" en pacientes con Covid-19

La radioterapia revierte la "tormenta inflamatoria" en pacientes con Covid-19 LP/DLP

La radioterapia se suma al arsenal terapéutico para abordar la neumonía por el SARS-CoV-2, principal causa de ingreso de los pacientes más graves por coronavirus en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Pedro Lara, director del Centro Oncológico Integral Canario del Hospital San Roque de Las Palmas, asegura que una sola sesión de radiación, a dosis muy bajas, consigue revertir la tormenta inflamatoria o tormenta de citoquinas que causa la infección en su cuadro clínico más grave.

"Desde el inicio de la pandemia empezamos a estructurar la hipótesis de que la radioterapia podría servir para tratar la hiperinflamación en la neumonía por Covid-19. De hecho nuestro artículo fue aceptado el 13 de abril, al principio de la crisis sanitaria, y ha generado mucho interés. Ahora mismo hay 13 ensayos clínicos en marcha en todo el mundo testando este aspecto", indicó el doctor Lara.

El especialista explicó que la Covid-19 tiene dos fases, una primera que cursa como infección viral con un cuadro clínico similar a otros virus que se resuelve en seis u ocho días; y una segunda, que se da en los casos más graves, en los que se produce una inflamación asociada a la infección que persiste una vez se resuelve el virus y que causa la denominada neumonía intersticial. "Le llamamos así porque genera fibrosis, endurece la zona que está entre los alvéolos del pulmón y hace que el oxígeno no traspase bien, por tanto los pacientes necesitan de respiradores y de oxígeno. Eso hace que, además de los problemas propios de la infección, cuando los afectados se recuperan de la enfermedad quedan con una limitación funcional en la respiración derivado de esa fibrosis que se ha generado en el pulmón".

En estos casos, según apunta el especialista, la radioterapia es capaz de revertir la tormenta de citoquinas en la que intervienen unas células denominadas macrófagos. "A los ocho días, cuando ya no hay virus, el macrófago actúa como si la infección siguiera y es el que genera esas citoquinas. Lo que hace la radioterapia es convertir al macrófago inflamatorio en macrófago antiinflamatorio, es decir, deja de producir la tormenta de citoquinas. Y sabemos que este tratamiento funciona porque desde hace muchos años se utiliza la radioterapia en las enfermedades inflamatorias -artrosis, artritis, epicondilitis, hombro doloroso...-".

El oncólogo radioterápico indicó al respecto que existen evidencias científicas de que las dosis ultra bajas de radioterapia, en una sola sesión, son capaces de cambiar el macrófago activo y liberador de citoquinas a un macrófago antiinflamatorio. "Llamamos fenotipo M1 al macrófago activado y fenotipo M2 al antiinflamatorio. La radioterapia, a dosis ultra bajas es capaz de modificar ese macrófago 1 activado al 2 antiinflamatorio, frenando esa tormenta de citoquinas, porque ese paso de M1 a M2 es lo que pasa habitualmente cuando la inflamación acaba de forma fisiológica".

El doctor Pedro Lara califica la radioterapia para tratar la neumonía por Covid-19 como "un antiinflamatorio muy potente" a dosis muy bajas, que nada tienen que ver con las dosis que se emplean en oncología.

"De hecho, para estos casos utilizamos dosis 100 veces inferiores que para el cáncer. Con una sola sección de 0,5 greys que es muy baja, ya se produce ese efecto positivo", y citó como ejemplo que una paciente con cáncer de mama recibe en torno a 50 greys de radiación. "Hablamos, por tanto, de unas dosis de radioterapia muy bajas para frenar la tormenta de citoquinas en la Covid-19, que no tienen ningún efecto secundario posible, para pacientes que tienen una situación tan grave que está en riesgo su vida".

Con estas características, Lara señala entre las principales ventajas de este tratamiento para la neumonía en la Covid-19, su escasa toxicidad, disponibilidad y bajo coste. "Estamos ante un tratamiento inocuo, porque no tiene toxicidad ninguna, fácil de administrar, y de bajo coste porque está disponible en los hospitales. Y nos consta que puede parar esa tormenta de citoquinas en el pulmón, asociado a otros tratamientos. Los ensayos clínico que hay en marcha en España y en el resto del mundo, están valorando ya pacientes en esta situación y los resultados preliminares son muy satisfactorios".

El especialista subrayó que la radioterapia estaría principalmente indicada en pacientes mayores, con enfermedad grave (tormenta de citoquinas) y que, por padecer diversas comorbilidades -dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en la misma persona-, no cualifican para ingreso en unidad de cuidados intensivos. "Son pacientes graves, sin muchas opciones terapéuticas. En el futuro, también estará indicado en casos menos graves, utilizando la radioterapia en combinación con tratamientos farmacológicos que demuestren su efectividad en esta fase de la enfermedad", concluyó.

Compartir el artículo

stats