Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

El Sol se ve en alta resolución desde el Teide

'Gregor', un telescopio alemán ubicado en Tenerife, obtiene las mejores imágenes jamás capturadas por un telescopio europeo

El Sol se ve en alta resolución desde el Teide

El Sol se ve en alta resolución desde el Teide KIS

La pasada primavera, durante el confinamiento, con toda Europa recluida, el equipo científico elegido por un consorcio alemán para trabajar con el telescopio Gregor -ubicado en el Observatorio del Teide (Tenerife)- centró todo su esfuerzo en mejorar el aparato. Rediseñaron completamente la óptica, la mecánica y la electrónica para lograr la mejor calidad de imagen posible. ¿El resultado? Meses después, el Gregor ha captado las fotos del Sol con la resolución más alta jamás tomada por un programa europeo.

La actualización del aparato permite retratar detalles tan pequeños como 50 kilómetros de ancho en la superficie del Sol, una pequeña fracción de su diámetro de 1,4 millones de kilómetros. "Es como si uno viera una aguja en un campo de fútbol perfectamente afilada desde una distancia de un kilómetro", apuntan los investigadores tras analizar las primeras imágenes captadas por Gregor.

"Este fue un proyecto muy emocionante, pero también extremadamente desafiante", apunta la doctora Lucia Kleinte -directora del proyecto y de los telescopios alemanas en Tenerife-. "En solo un año rediseñamos completamente la óptica, la mecánica y la electrónica para lograr la mejor calidad de imagen posible", añade.

El equipo del proyecto, según informa la web del Instituto Leibniz de Física Solar (KIS) -organización a la que pertenecen los científicos e ingenieros que participaron en la mejora del aparato y que realiza investigaciones fundamentales sobre el Sol y otras estrellas-, logró un gran avance técnico en marzo, durante el confinamiento, cuando se quedaron varados en el observatorio y establecieron el laboratorio óptico desde cero.

Varias tormentas de nieve sobre el Observatorio del Teide impidieron al consorcio alemán poner a prueba las mejoras sobre el Gregor. Todo cambió en julio, cuando España reabrió sus fronteras, el equipo voló de inmediato hasta Tenerife y obtuvo las imágenes del Sol con la resolución más alta jamás tomadas por un telescopio europeo.

Planificación meticulosa

La doctora Svetlana Berdyugina, profesora de la universidad alemana Albert-Ludwig de Friburgo -fundada en 1457- y directora del Instituto Leibniz de Física Solar (KIS), recalca en la web de la propia institución científica que "el proyecto era bastante arriesgado porque las actualizaciones de los telescopios suelen llevar años, pero el gran trabajo en equipo y la planificación meticulosa han llevado a este éxito. Ahora tenemos un poderoso instrumento para resolver acertijos sobre el Sol ".

La nueva óptica del telescopio permitirá a los científicos estudiar con gran detalle los campos magnéticos, las turbulencias, las erupciones solares y las manchas solares. Las primeras imágenes de luz obtenidas en julio de 2020 revelan detalles asombrosos de la evolución de las manchas solares y estructuras intrincadas en el plasma solar.

El Sol, según los estudios realizados sobre el astro, es propenso a una serie de fenómenos, desde manchas solares hasta tormentas solares y llamaradas, muchas de las cuales son impulsadas por su intenso campo magnético -parte sobre la que no se sabe mucho-, por lo que las imágenes tomadas cerca de la superficie del Sol son cruciales para revelar sus complejidades.

Las fotos realizadas por el Gregor muestran detalles "asombrosos" de la evolución de las manchas solares y estructuras complejas en el plasma solar, anuncian los investigadores. Las manchas solares son áreas temporalmente más oscuras debido a la reducción de la temperatura de la superficie, causada por el flujo del campo magnético.

La apuesta a punto del G regor no fue sencilla. La óptica del telescopio es un sistema muy complejo de espejos, lentes, cubos de vidrio, filtros y otras piezas. Si solo uno de esos elementos no es perfecto -por ejemplo- debido a problemas de fabricación, el rendimiento de todo el sistema se ve afectado. Esto es similar a usar gafas con una prescripción incorrecta que da como resultado en una visión borrosa.

Sin embargo, a diferencia de las gafas, es muy difícil detectar qué elementos de un telescopio pueden estar causando problemas. El equipo de Gregor encontró varios de esos problemas y calculó modelos ópticos para resolverlos.

El astigmatismo, por ejemplo, es uno de esos problemas ópticos que afecta al 30-60% de la visión de las personas, pero también a los telescopios complejos. En las tripas del Gregor esto se corrigió reemplazando dos elementos con los llamados espejos parabólicos fuera del eje, que debían pulirse con una precisión de seis nanometros, aproximadamente una diezmilésima del diámetro de un cabello. Combinado con varias mejoras adicionales, el rediseño condujo a la visión nítida del telescopio.

La revista Astronomy & Astrophysics publicó recientemente una descripción técnica del rediseño en un artículo reciente dirigido por la doctora Kleint.

Ubicado en Canarias y dirigido por un consorcio alemán, el Gregor está operativo para los investigadores europeos, que tienen acceso a las observaciones con el telescopio a través de programas nacionales y un programa financiado por la Comisión Europea. Las nuevas observaciones científicas comienzan este mes en el Observatorio del Teide.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats