Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Colectivos vulnerables

Una larga lucha por eliminar barreras

La asociación Aspercan, que trabaja con personas afectadas por el Síndrome de Asperger, celebra su 15º aniversario sin actos por la crisis sanitaria

Una profesional del Servicio de Evaluación de Diagnóstico de Aspercan valora a un menor en Gran Canaria. LP/DLP

La Asociación Asperger Islas Canarias (Aspercan) celebra mañana su 15º aniversario, en un contexto muy distinto al de otros años. Y es que la pandemia de Covid-19 que castiga al mundo ha impedido que esta entidad, pionera en trabajar en el Archipiélago de forma específica con las personas afectadas por este Trastorno del Espectro Autista (TEA) y con sus familiares, pueda desarrollar actos para conmemorar la fecha de su nacimiento en Gran Canaria. Desde 2005, la asociación se ha preocupado por luchar por los derechos del colectivo, con el fin de eliminar las barreras que frenan su integración en la sociedad. "Teníamos previsto celebrar un congreso con profesionales especializados en este trastorno, pero la situación actual no nos lo permite", lamenta Juan Manuel Marrero, miembro de la junta directiva de la citada asociación.

Asimismo, en el transcurso de este año, la entidad ha presentado diferentes proyectos centrados en el ámbito educativo, sanitario y laboral, que han quedado también paralizados por los efectos de la crisis. No obstante, una de las importantes iniciativas que sigue en curso es el Servicio de Evaluación de Diagnóstico, que cuenta con la implicación de un equipo técnico especializado que se encarga de valorar a las personas que puedan estar aquejadas de este trastorno. De hecho, entre marzo y julio, se realizaron 15 diagnósticos a personas de Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote.

En la actualidad, se están efectuando entre siete y ocho valoraciones cada mes. "Atendemos a personas de todas las edades, y cada vez son más los demandantes de este servicio", enfatiza el integrante del colectivo. Para después agregar que, "es importante detectar el trastorno cuanto antes para poder empezar a trabajar con los afectados. En concreto, en nuestro centro, que se encuentra en el antiguo colegio de Las Coloradas, impartimos charlas y talleres. Además, ofrecemos apoyo psicológico y pedagógico", detalla Marrero.

Usuarios

Lo cierto es que, durante estos 15 años, Aspercan ha ido creciendo paulatinamente y ya son 200 las familias canarias que se encuentran asociadas. "Creo que uno de los mayores logros que hemos conseguido ha sido darle visibilidad a este trastorno", sostiene con contundencia. Sin embargo, a esto cabe sumarle la ayuda que se les brinda a los usuarios para que puedan desarrollar su autonomía. "Es fundamental ofrecer acompañamiento a estas personas. Hay que tener en cuenta que los afectados por el Síndrome de Asperger suelen tener problemas para relacionarse y para comprender a los demás, por lo que es muy importante trabajar con ellos todos estos aspectos", comenta el directivo.

Por esta razón, en este período, los usuarios no han dejado de estar atendidos y mantienen contacto, cada semana, con los psicólogos del centro. "Todo esto se realiza por videoconferencia. También, organizamos reuniones familiares por esta vía, hasta que la situación cambie. No hay que olvidar que ellos están sufriendo mucho más los efectos de esta pandemia", resalta Juan Manuel Marrero.

Ahora, con la vista puesta en el futuro, el integrante de Aspercan tiene muy claro que es necesario seguir trabajando por mejorar la vida de estas personas y "pelear" por el desarrollo de los proyectos. "Vamos a luchar para poner en marcha todas nuestras iniciativas. No podemos abandonar a este colectivo", reivindica Marrero.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats