Benedicto XVI tuvo ayer un emocionado recuerdo para los afectados y familiares del trágico accidente del vuelo JK 5022 de Spanair, del que el sábado se cumplieron tres años, expresándoles su "cercanía espiritual y afecto entrañable". La Asociación de Afectados, que desde que conoció el anuncio de la visita del Papa a España intentó concertar en vano un encuentro que coincidiera con el aniversario, agradeció el "detalle" del Sumo Pontífice, habiéndose al menos acordado de la tragedia registrada en el aeropuerto de Barajas el 20 de agosto de 2008, en la que murieron 153 personas.

"Al conmemorarse ayer el tercer aniversario del grave accidente aéreo ocurrido en el aeropuerto de Barajas, que ocasionó numerosas víctimas y heridos, deseo hacer llegar mi cercanía espiritual y mi afecto entrañable a todos los afectados por ese lamentable suceso, así como a los familiares de los fallecidos, cuyas almas encomendamos a la misericordia de Dios", dijo Benedicto al término de la misa que celebró ayer en la base aérea de Cuatro Vientos, Madrid.

La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, Pilar Vera, agradeció ayer "el detalle" del Papa durante la homilía y señaló que dicha mención "es producto de una petición realizada desde febrero a todas las autoridades del país y que ha significado mucho para aquellas familias que, a pesar del sufrimiento, siguen creyendo en Dios".

Petición de audiencia

Vera recordó que la intención original de la asociación era ser recibida por el Papa el sábado, coincidiendo con el tercer aniversario de la tragedia. "El objetivo que perseguimos desde que nos enteramos de la visita de Benedicto a Madrid era conseguir un encuentro con una representación de la asociación, que estaría compuesta por una madre y un padre que hayan perdido a hijos en el accidente, queríamos que el encuentro se hubiese producido ayer [el sábado para el lector], día del aniversario", dijo.

"Ya que no recibimos respuesta sobre nuestra petición, por lo menos ha tenido ese detalle que puede ayudar a aquellos que son creyentes, que puede servir de consuelo a las familias que siguen creyendo en Dios", finalizó la presidenta del colectivo, agradecida por la mención del Papa en la homilía dominical de ayer.

En la más que multitudinaria misa de ayer, que Benedicto XVI ofició en la base aérea de Cuatro Vientos, hubo también gratas palabras para los propietarios de las instalaciones por parte del Pontífice. Benedicto XVI expresó su "agradecimiento" al Ejército del Aire español por haberla cedido "con tanta generosidad" precisamente, dijo el Papa, en el centenario de la creación de la aviación militar española.

"Pongo a todos los que la integran y a sus familias bajo el materno amparo de María Santísima, en su advocación de Nuestra Señora de Loreto", la patrona de la aviación, añadió ante una multitud que había aguantado las inclemencias del caprichoso clima estival madrileño durante una noche tormentosa para escuchar las palabras del Papa en el que fue el acto central de la última jornada de la estancia del Papa en Madrid. La Jornada Mundial de la Juventud ha acaparado una espectacular atención mediática durante cuatro días.