Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Educación

'Encaje de bolillos' en el nuevo curso

El transporte y los comedores escolares se enfrentan a un complicado operativo para ajustar las medidas de seguridad que exigen Educación y Sanidad ante la pandemia

'Encaje de bolillos' en el nuevo curso

Los alumnos de Infantil y Primaria regresan hoy a las aulas -seis meses después de que los colegios cerraran por la pandemia-, para comenzar un nuevo curso marcado por los estrictos protocolos de prevención e higiene desarrollados por Salud Pública y la Consejería de Educación para evitar focos de contagio del coronavirus. Ello ha implicado un gran esfuerzo por parte de toda la comunidad educativa, y de servicios esenciales como el del transporte y los comedores escolares, que se han enfrentado a un complicado operativo para encajar todas las medidas de seguridad. "Hemos tenido que hacer encaje de bolillos para adaptar el servicio a los diferentes horarios y normas sanitarias para garantizar la seguridad de nuestros usuarios. Estamos listos para empezar y con mucha ilusión", señalaba ayer José Ángel Hernández, secretario general de la Federación de Empresarios del Transporte de Canarias (FET).

Este sector planifica el nuevo curso escolar desde mayo, con acciones como una desinfección de choque de toda la flota de guaguas. "Hemos contratado empresas con certificación sanitaria para que procedan a la desinfección de todos los vehículos e instalaciones de las empresas", indica Hernández sobre el plan de desinfección que se va a mantener durante todo el curso escolar. "Periódicamente se hará una limpieza profunda una vez a la semana como mínimo, aunque a diario se hará un mantenimiento de desinfección y limpieza, e incluso, en el caso de vehículos que presten más de un servicio de transporte en distintos centros, entre uno y otro, también se procederá a una limpieza".

Además, todas la guaguas disponen de dispensadores de gel hidroalcohólico en las puertas de entrada y salida; así como de mascarillas de sustitución por si a un alumno se le estropea o se le cae.

Otra de las novedades es que cada alumno ocupará siempre la misma plaza en la guagua, durante todo el curso. Y en el caso de los alumnos que por edad -de hasta cinco años- o por alguna patología van sin mascarilla, se intentará asignarles plazas que guarden la distancia de seguridad con el resto de compañeros para tratar de minimizar el contacto. "Vamos a tratar de sentar juntos a los alumnos que sean familia, vayan a la misma clase, o guarden algún tipo de relación, para tratar de contribuir a la estrategia de grupos burbujas de la Consejería de Educación".

También se ha diseñado un operativo para evitar las aglomeraciones en las paradas de las guaguas y a la hora de colocar las mochilas en la bodega de los vehículos.

"Hay asuntos que nos complican sobremanera los servicios, como es el caso de los turnos de tarde para alumnos de bachillerato; o la entrada escalonada para tratar de minimizar la acumulación de alumnos, porque todas las guaguas no pueden llevar y recoger a los alumnos a la misma hora. Los horarios de todas las rutas se ven modificados porque, al no haber un único horario de llegada de los alumnos al colegio, van a ir llegando en diferentes tandas y eso implica que las líneas escolares van a empezar y terminar en diferentes horarios. Y otro ejemplo son los comedores, que tienen que hacer dos, tres o incluso cuatro turnos, y eso supone que las guaguas tienen que modificar sus horarios para estos niños".

Precisamente los comedores escolares es otro de los servicios que se enfrenta a un curso difícil, dado que la pandemia ha puesto patas arriba un operativo consolidado con los años. Para ello Educación ha anunciado un incremento de plantilla en torno a 400 auxiliares de comedor para mantener los grupos burbuja de alumnos. Se zonificará el espacio según los sectores y grupos estables que se hayan organizado en el centro para evitar, en la medida de lo posible, el contacto físico. En caso de ser necesario, se determinarán diferentes turnos y se podrá adelantar en una sesión la finalización de las clases en la etapa de Educación Infantil para la óptima organización del servicio.

Para garantiza la distancia de seguridad, se duplicarán horarios , o bien espacios en los centros más grandes, donde es complicado cubrir todos los turnos, debido a la gran cantidad de alumnos. En estos casos, se habilitará otras zonas comunes para que sirva de comedor, como la biblioteca o el aula de música, y con ello se podrá duplicar de forma simultánea los turnos, en dos espacios diferentes.

1.975 rutas y 4.450 guaguas

  • En Canarias hay 1.975 rutas de transporte escolar -1.400 a centros de enseñanza pública y el resto a privados o concertados-; trabajan unos 4.000 empleados -conductores, acompañantes escolares, personal de administración, mecánica, técnicos...-; y se dispone de una flota cercana a las 4.450 guaguas, todas habilitadas para realizar transporte escolar, la única actividad que se pone ahora en marcha para uno de los sectores más castigados por la crisis sanitaria, a raíz del parón de la actividad turística. “Teníamos el temor de que disminuyera la demanda de transporte escolar por la pandemia, pero no ha sido así”, apuntó José Ángel Hernández, “ahora hay que guardar las distancias y evitar las aglomeraciones para dejar y recoger a los alumnos, y es más sencillo y seguro entrar en guagua directamente al colegio”, concluyó. |

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats