Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Pepa Charro

"Masterchef' es como un campamento de verano, también ha habido rifirrafes"

"Hay muy poca relación con el jurado, dentro y fuera del plató para que no se rompa ese respeto", señala la actriz, cantante, vedette

"Masterchef' es como un campamento de verano, también ha habido rifirrafes"

Ha tenido un verano intenso con el rodaje de 'Masterchef Celebrity'. ¿Cómo lo recuerda?

La grabación ha hecho que el verano sea más especial. Me siento afortunada porque me ha permitido viajar cuando no se podía y vivir un poco ajena a la realidad de estos días, tan llenos de miseria y penuria. Aunque ha sido todo muy estricto en relación a las medidas de seguridad, prácticamente cada día nos hacían analíticas. Concentrarnos en el mundo de la cocina estos días ha sido un entretenimiento mental y físico que nos ha hecho estar contentos.

¿Cómo era su relación con los fogones antes de llegar al concurso?

Como comensal siempre he sido muy curiosa. Maca de Castro, Marga Coll o María Solivellas son las grandes cocineras que me han enseñado a comer bien. Siempre he estado muy conectada a la gastronomía, también con el Bar Flexas, en Palma de Mallorca, y con la plataforma Parabere Forum. Pero yo jamás había cocinado. Mi vida ha sido una gira constante y siempre como fuera, nunca he tenido tiempo para ello. Como mucho hacía algo al vapor o a la plancha. Estoy muy orgullosa del proceso de aprendizaje que ha supuesto en mi vida este programa.

¿Qué es lo que ha aprendido?

A ser constante y paciente, dos ingredientes indispensables en la cocina.

¿Ya ha pensado qué hará con todo lo aprendido?

Por supuesto. La situación ahora es muy complicada y voy a utilizar el tirón del programa para organizar talleres y jornadas gastronómicas más especiales en el Bar Flexas. Me interesa mucho traer cocina de vanguardia, creo que puede ser un contraste interesante que en un lugar tan emblemático, de repente, se pueda hacer una esferificación.

¿Cómo ha sido la relación con sus compañeros? ¿Ha habido muchos rifirrafes?

Masterchef es como un campamento de verano de adultos, claro que ha habido rifirrafes. Pero también nos convertimos en adolescentes y hemos disfrutado mucho. No llegas allí con ninguna ambición más que empaparte de la mejor cocina y aprender. Ha sido un concurso muy generoso, porque veníamos de un confinamiento, una situación de pandemia muy delicada, y los sentimientos estaban a flor de piel. Ha habido muchas lágrimas. Y creo que el casting ha sido impecable, una mezcla brutal.

¿El jurado ha estado más blando?

El jurado es el jurado. Hay muy poca intimidad y relación con ellos, dentro y fuera de plató, para que no sé rompa ese respecto y que al final el programa sea lo que es: un concurso. No voy a dar más pistas, pero creo que los roles de ellos han cambiado. Habrá sorpresas. Ni los malos serán tan malos ni los bueno tan buenos.

Hablando del confinamiento, y sobre todo con usted, que siempre está en danza. ¿Dónde le pilló el estado de alarma?

En Mallorca. Había estado viajando con Parabere Forum por Italia, Turquía? y venía a hacer un cambio de maletas para irme rumbo a Madrid. Así que me quedé en el norte de la isla, en el campo, alejada de la ciudad. Un lujo, la verdad. No había dormido dos meses seguidos en la misma cama en los últimos 20 años.

El mundo cultural se reivindica como "necesario", pero hay voces que opinan que no, que no es el momento de apostar por la cultura. ¿Qué opina?

No lo comparto. Hemos aguantado el confinamiento a base de películas, series, música y libros. La cultura es un bien primario, aunque por temas de sanidad este ámbito haya quedado en un segundo plano. Los que amamos nuestro trabajo y tenemos pasión por él no nos rendimos ante el menosprecio, y saldremos de esto más fuertes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats