Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liliana lucha por decir “se acabó”

Médicos del Mundo forma sobre la Covid-19 a una veintena de mujeres en situación de prostitución y las empodera para romper las cadenas de la trata

Taller de Médicos del Mundo con mujeres en situación de prostitución.

Taller de Médicos del Mundo con mujeres en situación de prostitución.

Liliana no se rinde. Mantiene intacto su sueño de decir “se acabó”. Se acabó soportar el maltrato de los puteros; se acabó el miedo; se acabó ser invisible a ojos de una sociedad que convive sin escrúpulos con la explotación sexual de mujeres. Lo ha intentado en reiteradas ocasiones en los más de 20 años que lleva viviendo en Canarias, a donde llegó desde Colombia con la aspiración de encontrar un empleo. Durante estas dos décadas a logrado escapar de las garras de la prostitución varias veces, pero los varapalos de una vida no exenta de dificultades, con un matrimonio tormentoso que la machacó psicológicamente o la necesidad de enviar dinero a su familia, la arrastraron nuevamente a la cama de un burdel. “Doy un paso adelante y las circunstancias me llevan a dar dos hacia atrás”, lamenta Liliana, quien no encuentra trabajo y asegura que está en la prostitución “por ser mujer, extranjera y pobre”. A los peligros habituales a los que se enfrentan unas 3.000 mujeres en situación de prostitución en las Islas -violencia, riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual o abusos-, se suma la amenaza de contagio de la Covid-19. Desde que se terminó el confinamiento más estricto decretado con el estado de alarma, Médicos del Mundo les imparte talleres para tratar de mitigar los efectos de la pandemia en la salud física y mental de estas mujeres y, a la vez, darles herramientas para que se sepan capaces de dejar la ese mundo.

Unas 3.000 mujeres viven en situación de prostitución en el Archipiélago

decoration

Laura Pérez Roselló, técnica de intervención del Proyecto de Prostitución de Médicos del Mundo, trabaja con una veintena de mujeres cuyas situaciones personales son muy complicadas y a las que la pandemia les ha pasado factura emocional, económica y en la salud. “Han tenido problemas para adquirir a alimentos, dificultades con el alojamiento y han encontrado barreras para acceder a ayudas económicas”, explica Pérez. Quien destaca que el confinamiento no fue sencillo para muchas de estas mujeres, puesto que se vieron obligadas a quedarse en los pisos en los que ejercen la prostitución o atrapadas en clubes.

La formación que les brinda Médicos del Mundo, en colaboración con la Consejería de Igualdad del Cabildo de Gran Canaria, surgió por la necesidad de que estas mujeres conocieran el virus, cómo se trasmite, cuáles son las maneras de evitar el contagio y cuál es el protocolo si presentan síntomas o si están en contacto con algún afectado. “Ellas mismas diseñaron un documento con las medidas de prevención y lo hemos repartido entre el resto de compañeras que no pueden participar en los talleres”, explica Pérez. La infoxicación y los bulos centraron otra de las jornadas iniciales porque, según la técnica, “es esencial que entiendan qué es un rumor, de dónde puede venir, de qué fuentes de información se pueden fiar y de cuáles no”.

La consejera de Igualdad del Cabildo grancanario, Sara Ramírez, explica que la crisis sanitaria ha situado en un lugar más vulnerable a las mujeres que están en situación de prostitución. Por esto, han fomentado la colaboración permanente con las asociaciones que trabajan en el día a día con estas mujeres. “El proyecto tiene tres líneas de actuación”, detalla la consejera, “la atención directa, basada en la educación en salud; la formación y capacitación en prevención sanitaria; y la creación de una red de activistas para que difundan los conocimiento en su entorno”. Además, el Cabildo ha colaborado con el reparto de kits sanitarios con mascarillas y geles hidroalcohólicos.

En busca de una oportunidad

La pandemia ha resquebrajado los cimientos de la economía mundial, pero especialmente de la de las personas más vulnerables, entre las que se encuentran las mujeres en situación de prostitución. Muchas de ellas, asegura Pérez, han sabido ver en la crisis una oportunidad para poner un punto y aparte en sus vidas. Por esto, Médicos del Mundo les facilita en los talleres herramientas para buscar empleo y acceder a ayudas, tanto públicas como privadas. “Hemos hecho representaciones sobre cómo llegar a una entrevista de trabajo o como dirigirse a una familia cuando les ofrecen un trabajo”, apunta Pérez. Quien destaca que el objetivo de esta formación es que sus protagonistas se conviertan en agentes de cambio. “Si ellas son ejemplo, ponen en práctica las medidas de seguridad, saben identificar bulos y saben enfrentarse de forma correcta a situaciones cotidianas, ya están haciendo algo muy importante”, señala.

Gracias a la ayuda de instituciones como Médicos del Mundo o Cáritas, Liliana se ha llenado de fuerza y seguridad para ser capaz de expresarse, para poder decir que tiene miedo, para alzar la voz y para reivindicar una oportunidad. “Pido a la clase política que nos ayude con formación, no quiero un trabajo para toda la vida, solo que nos apoyen para poder dejar la prostitución atrás”, afirma.

Las cifras del negocio del sexo

  • Cerca de 3.000 mujeres: En el Archipiélago hay unas 4.000 mujeres en situación de prostitución. Si bien, los organismos públicos y las organizaciones gubernamentales que trabajan para la resinserción social de este colectivo tiene dificultades para llevar un registro exahustivo de su ubicación. El hecho de que, cada vez más, estén localizadas en pisos complica el control de este tipo de violencia de género.
  •  Extranjeras: El 87% de las mujeres en situación de prostitución son de origen extranjero, procedentes de Latinoamérica, Europa Oriental y África, según los estudios publicados por el Gobierno de Canarias.
  • Perfil: En el Archipiélago, el 90% de las personas en prostitución son mujeres, el 3%, hombres y el 7% mujeres transexuales.
  • Feudo de la prostitución: España es el país de Europa con mayor demanda de sexo pagado, muy por delante de todos los demás. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), España se ha erigido en el segundo país del mundo en demanda de prostitución, solo por detrás de Japón.
  • Prohibición: Según el último estudio de Percepción social de la prostitución de mujeres y análisis de la demanda en Canarias del Instituto Canario de Igualdad (ICI), tres de cada cuatro personas encuestadas en Canarias, consideró que no debería prohibirse la prostitución (77%). Las mujeres, más sensibilizadas con la situación, son más proclives a la prohibición de la prostitución. Las personas casadas consideran que la prostitución debería prohibirse en mayor medida que aquellas que están solteras, divorciadas, separadas o viudas (un 25% frente a un 20%).




 Ingresos 


La prostitución mueve hasta 157.000 millones de euros a nivel mundial, según datos de la web sobre el mercado negro Havocscope, citada por el Parlamento Europeo, un montante que supera el Producto Interior Bruto (PIB) de un estado como Marruecos. En España el negocio del sexo mueve 21.600 millones anuales, la mitad de la inversión en Educación del país.


Compartir el artículo

stats