Tras la reunión que ha mantenido con el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, para analizar la situación de la pandemia en la isla, Torres ha confiado en que se pueda seguir reduciendo la incidencia de la pandemia y alcanzar la cifra de 50 casos por 100.000 habitantes en el archipiélago, que es la que exige Alemania, para poder reactivar el turismo de invierno.

En declaraciones a los periodistas, Torres ha señalado que conforme a los datos que maneja el Servicio Canario de la Salud (SCS), ninguna isla llega a los 100 contagios por 100.000 habitantes, y que las que más casos presentan se sitúan entre los 60 y 70 por 100.000 habitantes.

El presidente canario ha recalcado la necesidad de combatir la pandemia porque se trata de una cuestión de salud y porque se necesita para iniciar la temporada turística de invierno, y que para ello se trabaja tanto con el Ministerio de Asuntos Exteriores como con el de Turismo para disponer de corredores seguros y que Canarias pueda estar en el mercado de invierno, ha insistido.

Ha hecho hincapié también en el programa de la Consejería de Turismo regional "Canarias fortaleza", que tiene como fin mejorar la seguridad de los protocolos en el sector turístico, y que se ha remitido al Gobierno central el nuevo protocolo que propone la comunidad canaria con test de entrada y salida para los turistas.

Torres ha coincidido con Morales en que es preciso incrementar los controles de los viajeros que se desplazan a las islas procedentes de comunidades como Madrid, La Rioja y Navarra, e insistirá sobre ello al Estado, ya que este último es partidario del libre tránsito entre compatriotas.

La crisis migratoria

En cuanto al problema de la inmigración, ha informado de que ayer domingo mantuvo una conversación telefónica con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, con motivo de su reciente viaje a Mauritania, y que confía en que las decisiones que se han adoptado se apliquen de manera "inminente".

Torres ha incidido en que Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote son las islas más afectadas por la continua llegada de pateras y cayucos a las costas canarias, y en la necesidad de que haya solidaridad entre las islas para la distribución de estas personas, así como en las derivaciones a la penínsulas y en que se retomen las repatriaciones, cuestiones que también ha solicitado Morales.

El presidente canario ha insistido también en que debe prevaler la unidad de acción lograda durante el estado de alarma para combatir la pandemia de coronavirus de cara al plan para la reactivación social y económica de Canarias como para acceder a los fondos procedentes de la Unión Europea.

Morales ha reclamado a Torres que se avance en la coordinación y en las políticas de vigilancia para que en Gran Canaria siga bajando la incidencia de la covid-19 para garantizar la llegada de turistas a la isla, que se arbitren medidas en puertos y aeropuertos para restringir el movimiento con las comunidades autónomas que presentan más contagios.

En relación al fenómeno migratorio, Morales además ha pedido que se mejore el Sistema Integral de Vigilancia Exterior porque solo cubre un 68 % del mar territorial, y que el Estado destine de nuevo instalaciones militares para al acogimiento digno de los inmigrantes el Estado y los centros de internamiento de extranjeros, ahora en desuso.

Para recuperar la llegada de turistas a la isla, Morales ha reclamado unidad de acción entre las instituciones, los sindicatos y los empresarios a través de la Marca Canarias, corredores sanitarios seguros; la prórroga de los ERTE y que los planes para la reactivación turística y económica y social del archipiélago tenga en cuenta los proyectos sostenibles que proponga su cabildo.