Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

Pedro Vélez-Belchí: “Sin un barco no se puede aprovechar el potencial científico de Canarias”

“Sin un barco no se puede aprovechar  el potencial científico de Canarias”

“Sin un barco no se puede aprovechar el potencial científico de Canarias”

Pedro Vélez-Belchí es, ante todo, investigador del mar. Su nuevo cargo, tras 20 años de servicio, llega en un momento crítico para el Instituto Español de Oceanografía (IEO), que tras meses de incertidumbre, ha tenido que ser intervenido por el Ministerio de Ciencia para poder salir a flote. Vélez es consciente del reto que tiene por delante, pero su experiencia y conocimiento sobre la situación del organismo, al haber abanderado las denuncias estatales por la situación de la institución desde Canarias, lo convierten en una figura clave para la reconstrucción del Centro Oceanográfico en Canarias en los próximos años. 

¿Qué ideas tiene para hacer remontar al Instituto Español de Oceanografía (IEO) en Canarias?

Al tratarse de un organismo nacional, en mucha medida depende de la gestión que se haga desde los servicios centrales. Por eso, tenemos la esperanza de que se materialice lo antes posible la fusión con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y sabemos que están avanzando en la elaboración del Real Decreto de la integración de los Organismos Públicos de Investigación (OPIs). Es verdad que el cambio que se ha fraguado desde verano ha sido un avance enorme. Los nuevos cargos directivos son muy profesionales y sobre todo el secretario general que es el que lleva la gestión. De hecho, la semana pasada se abrieron las cajas fijas, con lo que ya tenemos disposición de fondos. Es verdad que todavía no es para la ejecución de proyectos pero al menos sí para los gastos que podrían tener un efecto enorme. El nuevo equipo gestor nos ha trasladado también que va a empezar a abrir partidas específicas de proyectos, que es lo que llevamos desde muchos años pidiendo desde InvestOpi, y eso será de aquí a final de año. Con respecto a lo que podemos hacer desde Canarias, aquí se trata de agilizar, pero debo remarcar que los directores que han estado antes que yo lo han hecho de maravilla. Otra labor importante que quiero hacer es la de potenciar el centro, pero no solo a nivel internacional sino a nivel nacional dentro del propio organismo. Lo más importante es la dotación de personal del centro. Canarias no es igual que en el resto de Centros Oceanográficos de España en el sentido de que nosotros trabajamos prácticamente los que estamos en el centro en colaboración con las universidades canarias. Mientras, el centro de Vigo trabaja con La Coruña o Santander o Gijón porque están muy cerca. Como aquí esto no ocurre, la dotación de personal tiene que ser suficiente para tener esa independencia en términos de trabajo, y ahora mismo somos el tercer centro más pequeño en dotación de personal funcionario. Eso conlleva a que las peticiones de proyectos sean más pequeñas y no porque seamos menos espabilados, es una cuestión de masa crítica. Es algo que he hablado con el director y que seguiré insistiendo. La dotación tiene que ser suficiente para que haya masa crítica y aquí lo que hablo es, concretamente de investigación.

¿Entonces, lo que falta son investigadores?

Somos 17 solamente, de los 47 trabajadores de todo el centro. Por ejemplo, no tenemos expertos en zooplacton, y la compañera que lleva pesquerías en África se jubila a final de año. Lo mismo ocurre en otras áreas, porque tampoco tenemos un experto en química. Debemos hacer presión. Si antes lo hacía como investigador ahora lo seguiré haciendo como director para estimular al centro, porque la única manera de potenciar conocimiento es que exista masa crítica.

“Diría que en el IEO ya prácticamente no hay polémica con la integración en el CSIC”

Pedro Vélez - Director del Instituto Español de Oceanografía en Canarias

decoration

¿Se puede perder algún proyecto de investigación por este parón de la actividad?

No. No creo. Ha coincidido la situación del organismo, o al menos la parte más dramática, con la Covid-19. Ahora mismo tendríamos una campaña en medio del Atlántico sur, pero con la pandemia esa campaña está retrasada al menos un año porque todos los puertos en América del Sur están cerrados. La comisión de barcos no tiene claro que hacer porque habitualmente las campañas como esta en el Atlántico sur paran en Brasil o Argentina o Chile, depende de cómo cuadre y muchos puertos están cerrados. Ha coincidido la pandemia con muchos proyectos pero no creo que se pierdan; el año que viene recuperaremos.

¿Habrá campaña en noviembre?

A final no es noviembre, como se había contemplado, sino en diciembre. Ciertamente las personas que coordinan los buques –que no dependen del IEO– están haciendo un gran esfuerzo, es tremendo tratar de tapar todos los huecos en una situación como la actual. Pero no creo que haya una gran pérdida, sobre todo porque nos estamos recuperando.

“Es un desperdicio de talento que quien puede hacer ciencia tenga que perder su tiempo en burocracia”

decoration

Ustedes alertaban de que iba a haber una pérdida muy grande de datos.

Eso lo hablamos en febrero, que era la primera vez que una campaña no se hacía desde el año 2006. Pero claro, luego la campaña no se hizo por la Covid-19. No fue una cuestión del IEO sino que todos nos quedamos encerrados en casa.

Al respecto, muchos investigadores de las Islas han instado al Gobierno de Canarias financiar otro buque para investigación oceanográfica, ¿cuál es su posición?

Es cierto que hasta ahora que, en el marco de los proyectos en curso del IEO, los barcos han estado dándoles cabida a ellos. De hecho normalmente el barco viene dos veces al año y está aquí tres meses. Pero claro, eso no es lo mismo que tener un barco propio que pueda financiar sus propios proyectos de la comunidad como ocurre en otras regiones o países. En el caso de Canarias la referencia habitual es Hawai que tiene barcos propios y la cantidad de investigación que se financia directamente por la comunidad es muy superior. No es que ahora mismo no se de cabida, sino que con un barco propio la comunidad obviamente se podría hacer mucho más, porque el potencial de la comunidad en ciencias marinas –con el IEO, el Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG), la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y la Universidad de La Laguna (ULL)– es enorme y no se puede aprovechar del todo. Siempre está sujeto a que haya proyectos del Plan Nacional y, además, los proyectos Canarias no pueden financiar tiempo de barco. Si tienes un barco propio y tu propio programa de investigación te aporta el tiempo de barco es un beneficio enorme.

¿Se podría crear una alianza entre instituciones para instar al Gobierno de Canarias a tratar de comprar un barco propio?

Se puede hacer, aunque son cosas más a largo plazo y trascienden a mí. Pero se puede. Un ejemplo está en Galicia, donde adquirieron un barco con participación de la comunidad. Se puede hacer o se podría haber hecho algo similar entre Canarias, el Ministerio de Ciencia, ya sea con barcos del IEO o del CSIC. Esa es la vía. Ahora lo que hace falta es una voluntad clara por parte del Gobierno autonómico, como sí que la que tuvo Galicia que participó activamente, es decir, también con financiación. Hoy en día la cofinanciación no es sencilla, pero es factible porque incluso hay fondos europeos que se pueden usar.

“Somos el tercer centro más pequeño en dotación de personal funcionario o permanente”

decoration

De hecho, Canarias podría contar con los fondos FEDER y podría ser más barato.

Exactamente. Yo podría hacer la labor de interlocutor con el Ministerio. Creo que es muy interesante. Un barco en el Archipiélago serviría de interacción con Madeira, Azores, los países de África del norte y Cabo Verde. Y luego es una zona interesante. De hecho, en Cabo Verde, Alemania ha montado un centro de investigación y cuentan con un pequeño buque oceanográfico que da soporte no de manera permanente pero sí a la investigación en Cabo Verde.

¿Qué importancia tiene para Canarias la investigación oceanográfica en este momento en el que estamos tan cerca de un cambio climático?

Básicamente la formación de personal altamente cualificado, con capacidad crítica, que repercute directamente en la sociedad. Pero no solo eso, también atraes recursos, que puedes retornar recursos a Canarias. Además, la observación ambiental y marina es algo es necesario, dado que va a haber un impacto determinante en el clima y cada vez necesitamos que las predicciones sean más precisas. Finalmente está a creación de empresas tecnológicas. Un país que lo ha hecho muy bien es Francia, en el Instituto Francés de Investigación por la Exploración del Mar (Ifremer). Parte de sus investigadores se independizaron y formaron una empresa que fabrica boyas, que hoy constituyen un cuarto de las que tenemos flotando en el programa Argo. Diez años después está compensando con creces la inversión a fondo perdido que hicieron.

“No creo que haya una gran pérdida de proyectos porque nos estamos recuperando”

decoration

Antes pasábamos por encima el tema de la integración del CSIC y me gustaría detenerme aquí porque al principio hubo mucha polémica, ¿cómo está la situación ahora?

Ciertamente en el caso del IEO, desde el punto de vista de la polémica que se creó al inicio de salir la noticia, diría que ya prácticamente no hay polémica. El organismo no pierde identidad ni su fortaleza, que es que muchos centros puedan trabajar de forma conjunta en un mismo objetivo. Tampoco se pierden los presupuestos, así que la diferencia es prácticamente ninguna, excepto todo el beneficio que se gana en términos de la gestión. Estoy seguro de que mucha gente prefiere que no haya esta fusión al Consejo, pero no existe esa reticencia enorme que había hace dos meses o tres, cuando hicieron el anuncio.

Estaban en una situación límite. Tenían que decidir o morir o integrarse.

Si. Y seguimos estando en esa situación. Están mejorando muchas cosas en términos de gestión, pero tenemos que tener en cuenta que los procedimientos de presupuestos públicos aparte de que consumen recursos humanos, son muy farragosos. Cuentan con una serie de normas que si no las cumples, no puedes tan siquiera incluir ese presupuesto que, en muchas ocasiones, ya te han ingresado. Realizar investigación contratada es complicado y eso no se va a resolver siendo independientes en el IEO en mucho tiempo. De modo que la alternativa de formar parte de una organización donde eso es más sencillo y que tiene mucha más capacidad de negociación con el Ministerio de Hacienda, es ideal.

Pedro Vélez en el Centro Oceanográfico de Tenerife.

El Plan de Ciencia que propone el Ministerio de Pedro Duque, ¿cambia de alguna manera el lío burocrático al que están sujetos los investigadores?

Se habla al respecto ligeramente, pero desde mi punto de vista no se mete de lleno en resolver este problema que va a seguir afectando enormemente a la ciencia. En el fondo, es un desperdicio enorme de talento que alguien que puede hacer ciencia tenga que perder su tiempo en preocuparse de la coordinación entre el presupuesto de la Unión Europea y los del Instituto.

Los investigadores afirman que la burocracia ha sido durante años el cáncer de la ciencia en España.

Sigue siéndolo. El Plan de Ciencia viene a a solucionar muchas cosas pero la burocracia seguirá siendo un problema enorme. Te pongo un ejemplo, para realizar el convenio para un estudiante en prácticas se puede tardar hasta 6 meses. De hecho, tenemos estudiantes que quieren hacer prácticas en la planta y no hay convenio y, por tanto, no pueden venir. Es cierto que la complejidad de los trámites no es muy grande, pero el problema está en todos los pasos que debes dar para arriba y para abajo. Cada vez que falta algo, hay que volver empezar. Si existiera un procedimiento claro aunque largo, sabríamos lo que tenemos que hacer, pero a día de hoy todo es difuso.

¿Ha visto alguna mejora en el Plan de Ciencia que les beneficie en el futuro?

Hay un aumento en la dotación de proyectos de investigación y en el número de becas y, en lo qu e respecta al IEO, se ha dotado la construcción de un nuevo barco que sustituye al barco más grande que tenía el Instituto y que se retiró hace 3 años. Este nuevo barco permite investigación en todo el mundo, por lo que supone un avance enorme y cubrir una necesidad que tenía el organismo. Podríamos sugerir muchas más cosas al Plan, porque por ejemplo, para mí lo más importante es que se metiesen de lleno en solucionar los problemas burocráticos, pero sí que hay mejoras en términos generales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats