Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los psiquiatras valoran de forma positiva el regreso de los menores a las aulas

Los profesionales ponen en valor la necesidad de recuperar las rutinas y mantener las relaciones sociales, sin faltar al cumplimiento de las medidas de seguridad

“Una de las cosas que los profesionales teníamos muy clara es que los chicos, después de haber pasado tantos meses en casa, necesitaban volver a una situación de cierta normalidad y recuperar sus rutinas”, apunta la doctora Sabrina González, jefa del Servicio de Psiquiatría Infantojluvenil del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias.

En base al criterio de la experta , es “imprescindible” sentar las bases de una estructura vital marcada por la ocupación y la socialización. “Se insiste mucho en que hay que mantener una distancia social, pero realmente lo que hay que guardar es una distancia física. Por tanto, podemos seguir relacionándonos y enriqueciéndonos de las interacciones. Esto también es aplicable en el ámbito educativo”, argumenta la especialista.

Según comenta la profesional, en las consultas del centro en el que ejerce sus funciones no se ha apreciado, en general, un miedo a la socialización por parte de los menores durante esta pandemia. Si bien es cierto que esta conducta depende de muchos factores.

Circunstancias

“Todo depende del temperamento de base que tienen los niños. Esto, en realidad, es la parte previa al desarrollo de la personalidad. Si son muy miedosos y se les ha inculcado el temor, puede que haya cierto rechazo a la socialización. No obstante, de forma general, los niños son muy sociables y están deseando relacionarse con sus amigos y con sus familiares”, afirma la facultativa del hospital grancanario.

¿Cómo vivir con la mayor normalidad posible en plena pandemia? Los criterios de la doctora son muy claros al respecto. “Hasta los 12 años son más obedientes y el cumplimiento de las medidas es más sencillo. A partir de la adolescencia, hay que empezar a plantearles los riesgos y las repercusiones de cada acto”, sentencia la jefa del servicio hospitalario.

Compartir el artículo

stats