Tras convertirse en el epicentro de la pandemia en las Islas, La Laguna ha decidido poner cartas en el asunto para evitar una expansión mayor del virus en el municipio. El consistorio municipal planea reunirse este próximo lunes con los agentes implicados en el control de este brote para conocer mejor su origen y así tratar de imponer medidas más restrictivas acordes a él, como un toque de queda para sus vecinos, como adelantó ayer José Luis Hernández, el concejal de Sanidad municipal. De hacerlo, sería el primer pueblo de Canarias en imponerlo.

La ciudad contaba ayer con 1.108 casos activos de Covid-19, el 19% de todos los que están registrados en Canarias y pisándole los talones a Santa Cruz de Tenerife, con la que tan solo difiere en poco más de 300 casos activos. No obstante, la situación de la capital tinerfeña es más alentadora que la de la ciudad de los Adelantados, dado que la incidencia acumulada de la primera es un 32% menor.

El más afectado

La Laguna constató ayer una incidencia acumulada a siete días vista de 116,8 casos por 100.000 habitantes, una cifra ligeramente inferior que el día anterior que, sin embargo, no le hurta la primera posición en el ranking de los municipios más afectados. A la reunión prevista para este próximo lunes están convocados el director del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez; el gerente de Atención Primaria de Tenerife, José Miguel Rodríguez; el director general de Seguridad y Emergencias, Gustavo de Armas; el director de Educación de Tenerife, Federico Delgado; la gerente del Hospital Universitario de Canarias, Mercedes Cueto y la rectora de la Universidad de La Laguna, Rosa Aguilar.

Más vigilancia y controles

Cabe recordar que en el municipio se ha reforzado el control en bares y restaurantes así como la vigilancia para el cumplimiento de las medidas impuestas por el Gobierno canario en las áreas públicas, como portar mascarilla o la prohibición de fumar.

Canarias baja su curva

En el resto del Archipiélago, la curva epidémica volvió a reducirse, lo que se manifestó también en un descenso de las hospitalizaciones en Tenerife y Gran Canaria.

Gran Canaria ha computado un total de 8.649 casos desde el inicio de la crisis sanitaria (+35), de los que 2.163 están activos (-136), 6.371 han superado la enfermedad y 115 han fallecido (+3).

Lanzarote, por su parte, es la tercera isla con más casos computados, ascendiendo a 1.251 casos (+10), de los que 81 son positivos activos (+8), 1.161 han superado la enfermedad y nueve han muerto.

Tras ella se encuentra Fuerteventura que registra 763 casos desde el inicio de la pandemia (+10), de los que 42 están activos (+3), mientras que 718 superaron el virus y tres fallecieron.

La Palma registra 196 casos (+2), cinco de ellos positivos activos (+2), 185 altas y seis muertes; y La Gomera registra 91 casos, de los que nueve sigue activos y 82 han recibido el alta médica.

Finalmente, El Hierro registra 66 casos, de los que cinco están activos (-4) y 60 han superado el virus, mientras que una persona ha fallecido. La Gomera es la única isla que no ha registrado decesos.