Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En libertad con cargos los detenidos por oponerse al ejercicio policial en la ULL

La rectora, Rosa Aguilar, rechaza la intervención de los agentes en Bellas Artes | El Ayuntamiento de La Laguna reconoce que se equivocó al elegir el lugar de la prueba

Los dos jóvenes detenidos durante la tarde del pasado martes por oponerse a una exhibición militar y policial en el interior de la Universidad de La Laguna (ULL), Andrés Timón y Alberto de Armas, quedaron a mediodía de ayer en libertad provisional con cargos tras pasar a disposición de la autoridad judicial. Ambos estudiantes, uno de Filosofía y otro de Bellas Artes, salieron del Palacio de Justicia y se les imputan, en base a los indicios, sendos delitos de atentado a agentes de la autoridad y desórdenes públicos, según informó puntualmente el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 2 de La Laguna, que estaba ayer en funciones de guardia, se inhibió en el conocimiento de la causa en favor del Juzgado número 1, que es el que estaba de guardia cuando sucedieron los hechos. El altercado se originó cuando, en el marco del I Congreso Internacional de Seguridad y Turismo de La Laguna, en horario de tarde se utilizó el aparcamiento de la Facultad de Bellas Artes para que guardias civiles, militares y policías nacionales llevaran a cabo una muestra de sus habilidades en varios ámbitos.

Con la salida de los juzgados de los acusados se cerraron más de cuatro horas de tensión en el acceso principal al Palacio de Justicia de la Plaza del Adelantado, donde se llegaron a concentrar casi 200 personas para reclamar la puesta en libertad de Andrés y Alberto. En la protesta estuvieron numerosos estudiantes y también diversos activistas antisistema. Toda la rabia expresada por los manifestantes contra lo que consideran un abuso de los agentes de la Policía Nacional. Y es que los estudiantes rechazan que, en el momento de los hechos, se lanzaran piedras o se atacara a los funcionarios policiales.

La rectora.

Varias de las consignas se dirigieron contra la rectora de la Universidad de La Laguna, Rosa Aguilar. La clave de los incidentes se halla en la utilización de un recinto de la ULL para dicho tipo de exhibiciones, que los estudiantes consideran inapropiadas en un espacio de estas características, después de que en 1977 muriera por disparos de la Guardia Civil Javier Fernández Quesada en las escaleras del histórico edificio del campus central. La rectora aseguró ayer que los hechos le generaron “un tremendo disgusto y preocupación”. Según a Aguilar, “a nosotros nos pidieron el espacio para un simulacro de un edificio que se viene abajo y rescatan a una persona con un perro, pues se convierte en otra cosa, en lo que hemos visto”. “Queremos llegar al fondo de la cuestión, la situación es muy grave”, apuntó. Cree Aguilar que la actuación policial “fue desmedida” y mostró su “rechazo profundo” a la misma. Dijo que “no entendemos que por defender la libertad de expresión y la cultura de la paz terminen dos personas detenidas”.

El gerente.

El gerente de la ULL, Juan Manuel Plasencia, aclaró que la solicitud del consistorio se valoró y comunicó el viernes pasado al decano de Bellas Artes, Alfonso Ruiz Tallo. Este hizo algunas reservas sobre el espacio a usar del aparcamiento, “pero no sobre la actividad”, según el gerente. “Estábamos pendientes de la autorización del Gobierno de Canarias y la tuvimos el lunes a las 21:30 horas, prácticamente no dio tiempo de coordinar nada ni con el decano ni con el Ayuntamiento”, aclaró Plasencia. Alfonso Ruiz dijo el martes en una nota que desconocía la naturaleza del acto que se iba a celebrar, “ni siquiera el nombre”. A partir de ahora, desde el Gobierno se valorará un nuevo protocolo para la cesión de espacios para actividades externas, con el objetivo de que los informes sean más rigurosos sobre lo que se pretende llevar a cabo. Rosa Aguilar también le pidió explicaciones al alcalde lagunero, Luis Yeray Gutiérrez, “que es el responsable del espacio que le dejamos, de la solicitud a Sanidad y del Plan de Emergencias” para llevar a cabo el citado evento; “es él el que me tiene que decir qué ocurrió”.

El Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de La Laguna emitió ayer un comunicado en el que lamentó los hechos y solicitó toda la información, tanto a la Subdelegación del Gobierno como a la ULL, con el fin de esclarecer “lo sucedido fuera del campus universitario, una vez finalizada la exhibición programada dentro del l Congreso de Seguridad y Turismo”. Ante el rechazo producido en la comunidad estudiantil, la corporación municipal reconoce que “es evidente que la elección del parking de la Facultad de Bellas Artes como lugar para la realización de una demostración práctica no fue acertada”. En cualquier caso, el consistorio aclara que la exhibición de la Unidad Militar de Emergencia, la UIP de la Policía Nacional y el GRS de la Guardia Civil contaba con las pertinentes autorizaciones de Salud Pública y de la propia Universidad, a la que se le facilitó previamente un plan de contingencia.

El Grupo de Gobierno expresó “el máximo respeto al derecho de la comunidad estudiantil a manifestar pacíficamente su rechazo al desarrollo este acto”. Las autoridades municipales confían en que “situaciones de este tipo no vuelvan a repetirse en un municipio, que se identifica con los valores propios de una ciudad abierta y de paz”.

Unid@s Se Puede.

Si la comunicación oficial del Ayuntamiento llegó por la tarde, a mediodía el Grupo de Unid@s Se Puede (Podemos-Sí se puede), que integra el equipo de gobierno, manifestó que, “ninguna de nuestras áreas de gobierno en el Ayuntamiento –ni Turismo, ni Deportes, ni el resto– participó con recursos económicos o de otro tipo, en el Congreso de Seguridad y Turismo, y que no hemos apoyado su celebración”. “Al contrario, propusimos que no se desarrollara en el municipio”, aclaró. “Los valores de nuestro programa y las políticas públicas que desarrollamos se posicionan claramente en la no violencia y rechazan cualquier forma de exaltación del militarismo”, planteó Unid@s Se Puede.

Asociación de Estudiantes.

Eduardo Febles, de la Asociación Canaria de Estudiantes (ACE), señaló que “nosotros condenamos la actuación policial, pues fue desmedida y no hubo provocación previa” por parte de los jóvenes. “No entendemos que se celebre una exhibición policial y militar en la Universidad después del asesinato de Javier Fernández Quesada” hace 43 años”.

Depuración de las culpas

La Junta de Personal Docente e Investigador de la Universidad de La Laguna ofreció su apoyo a los detenidos, a la vez que exigió a la ULL el “restablecimiento de sus derechos democráticos seriamente dañados”. Para este órgano, “los manifestantes ejercían su derecho democrático a expresar su opinión y desacuerdo con el acto autorizado en nuestra Facultad de Bellas Artes”. También planteó su “repulsa a la desproporcionada actuación de miembros de la Policía Nacional contra el derecho de opinión”. La Junta de Personal Docente e Investigador recordó que la universidad “es análisis, intelecto, crítica y autocrítica y en ella no caben actitudes y comportamientos represivos y violentos de ningún tipo”. Además, reclamó “la depuración de responsabilidades por parte del Ayuntamiento de La Laguna y la Subdelegación del Gobierno.

Compartir el artículo

stats