Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La baja incidencia del virus en las Islas no guarda relación con el clima

Los expertos consideran que los buenos datos que mantiene Canarias se asocian al “buen comportamiento” de la ciudadanía

Varias personas disfrutan de un día soleado en Playa del Inglés, Gran Canaria.

Varias personas disfrutan de un día soleado en Playa del Inglés, Gran Canaria.

Canarias se mantiene como la comunidad autónoma española con la menor incidencia acumulada de Covid-19 en los últimos 14 días –con 76,9 casos por cada 100.000 habitantes– y en los últimos siete –con 43,3 sobre el mismo cómputo poblacional–. Así, mientras la expansión del virus se ha disparado por el resto del territorio nacional y los países europeos, en el Archipiélago la curva de contagios ha descendido de forma muy notable. ¿Es el clima de las Islas un factor clave en esta tregua? En realidad, no.

Cabe recordar que la segunda oleada de esta pandemia global irrumpió en pleno mes de agosto, cuando las temperaturas eran muy elevadas. De hecho, la acelerada propagación del virus llevó a Canarias a endurecer las restricciones y registrar sus peores datos pocas semanas después, llegando a constatar un récord diario de 382 contagios el 4 de septiembre. Solo 24 horas antes, la región había sumado 381.

El panorama desconcertó a los expertos. Y es que fueron muchos los que avalaron que el SARS-CoV-2, al igual que otros coronavirus, no tendría capacidad para resistir al calor y, por ende, no causaría estragos en verano. Sin embargo, una vez más, el patógeno demostró que su comportamiento es impredecible.

“Las altas temperaturas no detienen al virus, pero con el frío la gente ocupa más espacios cerrados”

Amós García Rojas - Epidemiólogo

decoration

En base al criterio del jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Amós García Rojas, el verano evidenció que el calor no contribuye a contener la propagación de la enfermedad. “El único factor estacional que puede influir es que, cuando hace frío, la gente tiende a ocupar más los espacios cerrados, lo que favorece la transmisión de la infección. No obstante, la temperatura como tal no detiene a este nuevo coronavirus”, indica el facultativo.

Asimismo, según detalla, los episodios de calima que, a menudo, afectan a la comunidad tampoco influyen en la evolución de la pandemia. “No hay ninguna relación lógica que permita entender que el polvo en suspensión pueda influir de forma positiva o negativa en el problema”, apostilla el especialista. “Lo que sí sabemos”, prosigue, “es que los buenos datos que manejamos están asociados al buen comportamiento de la ciudadanía en general, la excelente labor que están realizando los rastreadores y al buen funcionamiento del sistema sanitario”.

Por lo que concierne a si la llegada del invierno podría incrementar el riesgo de coinfección entre la gripe y el Covid-19, el experto se muestra contundente al decir que, “el virus de la gripe es estacional y siempre tiene una mayor presencia en invierno, salvo que la respuesta a la campaña de vacunación sea tan importante como la que estamos teniendo. Si a esto le añadimos el cumplimiento de todas las medidas de seguridad, podremos conseguir que apenas existan casos de gripe”.

García Rojas indica que la calima no provoca efectos en la evolución de la pandemia

decoration

A juicio de García Rojas, la evolución de la pandemia de SARS-CoV- 2 en las Islas se puede calificar de “favorable”, teniendo en cuenta que la difícil situación por la que atraviesan muchas comunidades autónomas ha sido determinante para decretar un nuevo estado de alarma. “Tenemos una incidencia que, dentro del contexto que estamos viviendo, es más que aceptable. Hay que tener en cuenta que, si queremos conservarla, debemos insistir en mantener una correcta higiene de manos, la distancia interpersonal y el uso de las mascarillas”, recalca el jefe de sección.

En este sentido, el epidemiólogo defiende que el único instrumento que permitirá modular la expansión del patógeno será la vacuna. Hasta ese momento, conviene estar alerta y no bajar la guardia. “Las malas decisiones pueden tirar todos los avances por la borda”, destaca.

Ante esta realidad, pone de relieve que gran parte de los brotes de Covid-19 se está detectando en reuniones entre amigos o familiares. Un hecho que lo lleva a apelar a la prudencia y la responsabilidad. “Aunque estemos con personas que formen parte de nuestro círculo más estrecho, es importante respetar la distancia física y hacer uso de mascarillas. Se acerca el período navideño y, desde luego, no van a ser unas fiestas como las que hemos tenido hasta ahora. Estamos viviendo una situación excepcional y todos tenemos que colaborar para acabar con este conflicto lo antes posible”, sentencia García Rojas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats