El sindicato ANPE ha exigido es a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias que se garantice el futuro de los docentes pertenecientes al Cuerpo de Profesores Técnicos de FP, que en Canarias ascienden a casi 1.700 profesionales. En un comunicado, ANPE indica que la conocida como ley Celaá fija que los docentes que cumplan con ciertos requisitos, como estar en posesión de un grado, se integrarán en el Cuerpo de Secundaria (de una escala superior a la que ocupan actualmente), pero no prevé que ocurra lo mismo con aquellos que no estén en esa situación, con independencia de que sean interinos o funcionarios.

Explica que, una vez analizado el texto de la ley, publicado el pasado 30 de diciembre en el Boletín Oficial del Estado, exige a las administraciones educativas que desarrollen reglamentariamente la citada integración.

Cuerpo en extinción

Reclama ANPE que se garantice que los docentes que no puedan cumplir los nuevos requisitos no se vean abocados a permanecer en un cuerpo a extinguir, puesto que se generaría una discriminación entre profesionales que desempeñan una misma función, ya que sus condiciones salariales serían distintas. ANPE Canarias considera que se les debe dar la oportunidad de integrarse, igual que al resto de compañeros, en el cuerpo superior.

Destaca que esos profesionales accedieron a sus puestos cumpliendo las condiciones establecidas en su momento por las administraciones competentes y cuentan con la experiencia y formación necesarias para desempeñar su labor.

Insiste en que lleva años reclamando que se equipare al profesorado técnico de Formación Profesional con el de Secundaria, algo que, de hecho, estaba presente en el programa electoral con el que concurrió a las elecciones de 2018.

De los 1.700 profesionales que imparten docencia en el Cuerpo de Técnicos de FP en el Archipiélago, casi seis de cada diez -el 57%- son interinos.