Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exámenes con riesgo en la Universidad

Estudiantes de la ULPGC critican las pruebas de evaluación presenciales

Varios universitarios aguardan para entrar a hacer un examen presencial en la facultad de Ciencias de la Salud.

Varios universitarios aguardan para entrar a hacer un examen presencial en la facultad de Ciencias de la Salud. Andrés Cruz

La decisión de la ULPGC de mantener la modalidad presencial en algunos de los exámenes del cuatrimestre ha levantado ampollas entre el alumnado como el de Ciencia de la Salud. Y es que no entienden por qué les hacen correr un “riesgo innecesario” en pleno nivel 3 de alerta por covid en Gran Canaria.

Mientras que algunos aguardan a que digan su nombre en las líneas rojas pintadas en el suelo para mantener la distancia de seguridad, otros esperan en el aparcamiento a que hagan el llamamiento de su grupo. Les han dividido por apellidos, con el objetivo de no superar el 33% de aforo en las aulas, pero aun así el descontento y la indignación se palpa en el ambiente. Y es que son muchos los estudiantes de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), entre ellos los de Ciencias de la Salud, los que no entienden que la entidad haya decidido mantener algunos exámenes presenciales en pleno nivel 3 de alerta por covid en Gran Canaria.

Fue a principios de esta semana cuando el rector, Rafael Robaina, y varios vicerrectores se reunieron con los responsables de los distintos centros docentes para determinar cómo llevar a cabo el sistema de evaluación del cuatrimestre acorde a la situación sanitaria. Inicialmente, según critican varios alumnos, el compromiso era realizar las pruebas de manera telemática en caso de que se incrementasen las restricciones por aumento de contagios. Finalmente, la institución se decantó por mantener las tres modalidades: presencial, mixta y online.

“Inicialmente se dijo que sería vía telemática”, asegura un alumno de cuarto de Medicina

decoration

Irresponsabilidad

Una decisión que cayó como un jarro de agua fría entre los estudiantes como F. R. F., quien considera “una irresponsabilidad” esta medida. “Muchos de nosotros, como es mi caso, convivimos con personas mayores, que son un colectivo de riesgo, además de que mi padre tiene EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica)  y aunque yo me cuide, si tenemos que venir aquí, tampoco sabemos si hay alguien que haya podido estar en contacto con un positivo y si nos contagiamos nos lo podemos llevar a casa”, lamenta el joven de cuarto de Medicina que está a punto de enfrentarse a su examen de Enfermedades del Sistema Cardiovascular. “Me parece un riesgo innecesario”, apostilla.

Otra de sus compañeras, que responde a las iniciales C. A., se encuentra en una situación similar. “Yo vivo con una persona mayor y venir aquí supone exponerte a llevarte el virus a casa”, critica antes de explicar que, como precaución, cuando llegue a su hogar procederá a desinfectarse, a echar la ropa a lavar y a tirar la mascarilla. “Es que esto se trata de una cuestión de salud. Como alumnos, para nosotros es más complicado hacer un examen online, pero es que muchos profesores dicen que es un lío hacerlo así y esto no es algo que haya oído yo sola en clase. Han utilizado esa excusa y, realmente, no es nuestro problema. Ellos deberían actualizarse y adaptarse a los tiempos que corren, que para eso nosotros también pagamos una matrícula”, asevera sin ocultar su indignación.

Además del descontento, la sensación generalizada de los estudiantes es la de una imperante descoordinación. “La decana de Ciencias de la Salud dijo que, en caso de entrar en fase 3, votaría por la vía telemática para los exámenes, pero después de la reunión con el rector eso quedó en el olvido y, aunque nos hemos quejado, no ha servido para nada”, explica F. R. F. “Además, han tenido meses para darnos las fechas y los horarios de los exámenes y nos los han dado esta misma semana con lo que eso supone para personas que, como yo, trabajamos además de estudiar”, apostilla otra de las alumnas de cuarto curso que espera para poder entrar en el examen y cuyas iniciales son A. G. S.

“Nos piden que acreditemos que hemos estado aislados”, cuenta una universitaria

decoration

A la premura, también hay que añadirle el hecho de que el coordinador del covid en la universidad les enviase un correo el lunes por la noche para informarles de que era necesario presentar un certificado del médico de cabecera que acreditase que habían estado aislados para poder hacer la prueba. “La atención primaria está colapsada y la cita te la dan para dentro de una semana. ¿Y tú crees que si alguien no consigue ese certificado no va a venir? Claro que viene, porque además se han pagado unas tasas”, arguye la joven. “¿Y si se contagia alguien? Pues es nuestra culpa porque eso nos lo han repetido mucho, que somos responsables de nuestros actos”, añade C. A.

S. N. también se encontró por sorpresa con otro problema burocrático. ”Yo soy personal de riesgo porque tengo una enfermedad y por ello, a principio de curso, tuve que acreditarlo para que me dieran un justificante de cara a las clases. El problema es que esta situación no se ha tenido en cuenta para los exámenes, ya que cuando a mí me llegó el correo informativo ponía que tan solo había una persona de riesgo, cuando en realidad somos más de diez. Así que nos dijeron que teníamos que subir el justificante a una plataforma para que lo tuvieran en cuenta”, comenta.

“Es una tomadura de pelo”, asegura otra estudiante de cuarto curso de Medicina, S. P. “En nuestro caso, supuestamente hacen para que no nos copiemos, pero hay otras soluciones para eso como hacer exámenes distintos”, señala antes de recordar que sus propios profesores “conocen la realidad” porque son médicos. “No entiendo la necesidad de exponernos cuando los hospitales están colapsados”, se queja. Aun así, tanto ella como el resto de sus compañeros -en torno a los 150- tuvieron que asistir ayer presencialmente a un examen, al igual que otros muchos estudiantes de diferentes grados universitarios de la ULPGC.

El rector, por su parte, aseguró en declaraciones a Buenas Tardes Canarias que el entorno académico es un entorno seguro, tomando como base la experiencia de la pasada EBAU. En este sentido, recordó que se han reforzado las medidas se seguridad, tales como la reprogramación de horarios para evitar grandes concentraciones de estudiantes y apuntó que “hay que hacer un esfuerzo” porque está todo el sistema educativo en marcha.

Compartir el artículo

stats