Los ayuntamientos de Lanzarote han reaccionado al endurecimiento de las medidas para frenar los contagios del coronavirus en la Isla adoptando medidas especiales, como es el caso de Haría, o haciendo un llamamiento a la responsabilidad de los vecinos, como San Bartolomé.

El Ayuntamiento de Haría restringió desde ayer el uso de las instalaciones municipales y ha habilitado un servicio de atención y reparto de alimentos y medicamentos entre la población más vulnerable y los grupos de riesgo ante la pandemia. Estas medidas, que implican ampliar los servicios que se prestan a los vecinos están encaminadas a protegerles, evitándoles traslados y salidas.

Por su parte, el alcalde de San Bartolomé, Alexis Tejera, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los vecinos para que cumplan con las restricciones impuestas con el paso de Lanzarote al nivel 4 de alerta ante la pandemia.