Canarias ha identificado un total de 49 casos de la cepa británica de la Covid-19 en las Islas entre el 18 de diciembre y el 18 de enero, según ha notificado este martes la Consejería de Sanidad.

El departamento regional ha explicado que esta cifra supone el 0,67% del total de casos que se registraron durante ese periodo de tiempo -hasta 7.239-, al tiempo que ha asegurado que ninguna de las muestras que se han estudiado corresponde a las llamadas variantes sudafricana ni brasileña.

De estas 49 muestras, cuatro proceden de la isla de Lanzarote y 34 de Tenerife donde se incluyen los casos vinculados al brote detectado en La Palma a finales de diciembre. Del resto de muestras, dos proceden de ciudadanos de Gran Bretaña y otras dos, de Italia; y siete más son muestras en las que se está trabajando su trazabilidad.

El Archipiélago ya ha validado y consolidado, destaca Sanidad, la tecnología para las tareas de extracción del ARN y la posterior secuenciación genómica masiva del virus de la Covid-19, en un trabajo que se ha desarrollado mediante un convenio establecido entre el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, a través de su servicio de Microbiología, y del Cabildo de Tenerife, a través del Área Genómica del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER).

Esta tecnología ya ha sido probada con éxito y se han secuenciado hasta un centenar de muestras de exudado nasofaríngeo de pacientes con la enfermedad recogidas entre el 18 de diciembre y el 18 de enero, de quienes se sospechaba que pudieran tener alguna de las variantes conocidas del virus, especialmente de la cepa británica.

Sanidad también ha adelantado que esta semana se seguirá realizando esta labor de secuenciación con las muestras sospechosas, especialmente en Lanzarote y Gran Canaria, donde se está produciendo una mayor incidencia del virus en estos momentos.

Esta variante británica del virus se ha encontrado ya en otras comunidades autónomas españolas como Madrid, Andalucía, Valencia, Navarra y Galicia, entre otras. 

Y Sanidad recuerda que las medidas de contención de esta variante del coronavirus son las mismas que para el resto de variantes: mascarilla, higiene de manos, distancia interpersonal, limitar el número de personas con las que nos relacionamos, elegir siempre que se pueda aire libre o espacios bien ventilados, quedarse en casa si se tienen síntomas, se está esperando el resultado de una prueba diagnóstica o se ha tenido contacto con alguna persona con COVID-19.