El Gobierno de Canarias ha querido lanzar un mensaje a la población para pedir que con motivo de la celebración del Día de la Mujer el próximo 8 de marzo no se celebren manifestaciones en las Islas.

Así lo ha señalado el portavoz del Ejecutivo canario, Julio Pérez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en el que se ha aprobado una declaración institucional con motivo del 8M que será objeto de lectura el próximo lunes.

Julio Pérez ha indicado que las autoridades de Salud Pública consideran que no es conveniente que haya concentraciones y aglomeraciones de personas con motivo de la celebración del Día de la Mujer.

Pérez añadió que es posible que se hayan presentado solicitudes en las oficinas de la Delegación del Gobierno y que no se hayan encontrado motivos técnicos legales para que se impidan estas manifestaciones.

Sin embargo, remarcó que el Gobierno de Canarias tiene interés en expresar su preocupación ante este tipo de concentraciones y cree que hay otras maneras de celebrar el 8 de marzo.

En este sentido, avanzó que ese día habrá un acto en Gran Canaria y otro en Tenerife donde se hará lectura de la declaración institucional en un acto que contará con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana.

El Gobierno canario desaconseja las manifestaciones el 8M por el virus

Declaración institucional

Dicha declaración institucional con motivo del 8 de marzo señala que las mujeres se han convertido en las mayores perjudicadas por la pandemia del coronavirus.

El Gobierno canario indica que, a punto de cumplirse un año desde que en España se decretara el estado de alarma por emergencia sanitaria, Canarias afronta la conmemoración del 8 de marzo con más retos por delante que nunca, que la pandemia y el confinamiento, a pesar de devolver a los hombres a los hogares, evidenciaron, tal y como se concluyó en la encuesta de corresponsabilidad realizada por el Instituto Canario de Igualdad, "cómo las mujeres siguieron estando en la mayoría de las familias solas en el centro de los cuidados, sobrecargadas de tareas como casi únicas responsables de las necesidades de personas dependientes, menores y mayores".