Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

Estelas, nubes creadas por el hombre

Expertos concluyen que las nubes de hielo se forman por vapor de agua y no por fumigaciones

Estelas creadas por un avión.

Estelas creadas por un avión.

Imagina un día radiante de primavera, anticiclónico y con la bóveda celeste luciendo un azul intenso salpicado por algunas nubes inofensivas. Luego aparecen unas nubes de color blanco brillante con una simetría perfecta, son líneas blancas que cruzan el cielo como dibujadas con regla. Algunas se cruzan entre ellas formando una malla mientras que otras se difuminan formando una "neblina en altura". Son las conocidas estelas de condensación.

Las estelas o "contrails" son nubes antropogénicas creadas por el hombre. No fue hasta el final de la Primera Guerra Mundial cuando empezaron a observarse debido al vuelo de aviones a elevada altura. Han sido incluidas en el Atlas Internacional de Nubes como un tipo de nube especial.

Los motores de los aviones liberan vapor de agua, dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono y partículas de hollín entre muchos otros compuestos. De estos gases el vapor de agua es el que mayoritariamente contribuye en la formación de las estelas.

El color blanco de las estelas se debe a que a la altura de crucero las temperaturas alcanzan los veinte grados bajo cero o menos. El vapor de agua liberado por el avión se congela instantáneamente formando cristales de hielo. Como a mayor altura la presión es menor, los compuestos resultantes de la combustión se expanden rápidamente potenciando la condensación.

Estelas creadas por el hombre

La mayoría de veces esta liberación es invisible y no deja rastro alguno en el cielo. Cuando hay mucha humedad en niveles altos de la Troposfera, el vapor de agua de los motores se condensa formando estelas de larga duración que permanecen en el cielo por períodos superiores a 30 minutos. Las estelas de larga duración van por tanto asociadas a la presencia de humedad en niveles altos.

¿Nos fumigan?

Las estelas crean controversia allá donde aparecen. Históricamente se las ha relacionado a los chemtrails. Del inglés chemical (químico) y trail (estela) que combinadas vienen a significar algo así como "estela química". La teoría de los chemtrails postula que estas nubes artificiales son el resultado de aviones que nos fumigan con motivos diversos y disparatados como el control de la población o la manipulación climática entre otros muchos.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de California en 2016 por Christine Shearer, Mick West y otros recogió las opiniones de 77 expertos en química atmosférica acerca de los hipotéticos chemtrails. De los científicos preguntados, 76 alegaron no encontrar evidencia alguna de la existencia de un programa de modificación climática global asociada a las estelas. En su lugar aportaron explicaciones naturales para la formación de estas nubes.

Estela creada por un avión.

Las estelas son por tanto nubes de hielo formadas por vapor de agua, no nos fumigan ni nos envenenan desde arriba. Obviamente las estelas van asociadas a contaminación atmosférica procedente de los aviones y esto resulta perjudicial pero de eso tenemos mucho en superficie, basta ver la boina de contaminación sobre grandes ciudades como Madrid y Barcelona durante largos períodos anticiclónicos.

Las estelas y el calentamiento global

Diversos estudios apuntan a que las estelas podrían estar detrás del calentamiento global. Esto es debido a que estas nubes permiten el paso de los rayos del sol pero luego retienen el calor emitido por las capas bajas de la atmósfera creando una especie de efecto invernadero. Un estudio realizado por Patrick Minnis en 2015 constata un aumento del 1% por década de las nubes asociadas a estelas. Corriendo diversos modelos de circulación general concluyó también que las estelas podrían hacer aumentar la temperatura en 0,5 grados Farenheit por década.

Compartir el artículo

stats