Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los nonagenarios también ganan

Isabel Vega, la vecina más longeva del barrio grancanario de El Madroñal, con 93 años, logra superar el coronavirus en su domicilio y adquirir la inmunidad

Canarias comienza a administrar la segunda dosis de la vacuna

Así comenzó Canarias a administrar la segunda dosis de la vacuna

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así comenzó Canarias a administrar la segunda dosis de la vacuna Yanira Martín

Isabel Vega Peñate tiene 93 años y pone un claro ejemplo de las mil caras que puede tener el coronavirus. Esta paciente, que además es la vecina más longeva del barrio grancanario de El Madroñal, en el municipio de Santa Brígida, contrajo la infección por SARS-CoV-2 el pasado 28 de enero, pero, afortunadamente, la sintomatología que experimentó fue muy leve y pudo pasar la enfermedad en casa. “Me sentía igual que con un catarro, tenía un mucha tos, pero no tuve fiebre”, explica la nonagenaria, que recibió el alta el 7 de febrero.

Según cuenta su hija, Carmen Santana, quien también anotó un diagnóstico positivo en la patología y estuvo en seguimiento domiciliario junto con su progenitora, no sintió miedo al conocer el resultado de las pruebas. “Cuando nos llamaron para darnos la noticia me sentí tranquila y tuve muy claro que iba a cuidar de mi madre. Ella no sale a la calle, por lo que creo que pude ser yo la que lo cogió el virus en algún centro comercial.”, apunta, para después añadir que, en su caso, permaneció asintomática hasta lograr liberarse de la afección.

Durante los días de aislamiento estuvieron también en la casa dos de sus hermanos: Miro Santana, quien convive con Isabel, y Juana Santana, que mantuvo contacto estrecho con la anciana días antes. No obstante, los resultados de sus test no evidenciaron la presencia del patógeno. “Todos los días, hacíamos actividades divertidas para animar a nuestra madre. Ella siempre ha sido una mujer muy activa y nos ha transmitido unos valores muy positivos”, cuenta Carmen.

Y es que Isabel Vega ha dedicado gran parte de su vida al cuidado de sus 11 hijos y a ayudar en la labranza a su marido, Francisco Santana, que falleció en septiembre de 2018. “En realidad mi madre tuvo 12 hijos, pero uno de ellos falleció cuando aún era muy pequeño. Todo el mundo la conoce por su honradez y por su espíritu alegre, a pesar de las dificultades que ha tenido que pasar en la vida”, relata con emoción la hija de esta gran luchadora, que además es una de las personas que ya ha podido adquirir la inmunidad contra la patología en las Islas, tras completar la pauta de la vacunación el pasado 11 de marzo.

Compartir el artículo

stats