Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gerente de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Roberto Moreno: “La ULPGC necesita más cariño por parte del Gobierno de Canarias”

Roberto Moreno Díaz

Roberto Moreno Díaz

Roberto Moreno Díaz (Gáldar, 1966), tomó posesión el pasado 22 de marzo como gerente de la ULPGC, cargo que asume con la filosofía de ‘Gerencia Abierta’ que pone de manifiesto su apuesta por el diálogo y el consenso en un momento de especial crispación entre la plantilla del PAS, por el alto índice de temporalidad de sus miembros. La estabilidad financiera y la de los profesionales, constituye una prioridad en su agenda, y la afronta con un equipo estructurado en base a sus grandes retos: una política clara de gestión económico-financiera y presupuestaria, la gestión de los recursos humanos y la agenda digital.

¿Cómo asume este reto al frente de la Gerencia de la ULPGC, después de tantos años como gestor en otras instituciones públicas?

Lo estoy cogiendo con mucha ilusión, también con cierto respeto porque, efectivamente la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria es mi casa, a la que después de años y años le voy a dedicar lo mejor que he aprendido y mi experiencia en el Gobierno de Canarias, en el Cabildo y en el Ayuntamiento. Así que estos primeros días en la Gerencia, además de muy intensos, están siendo de mucha ilusión para mi.

¿Difiere mucho la Universidad que encuentra de la que dejó como profesor e investigador hace ya algunos años?

En esencia es mi misma casa pero, efectivamente, hay situaciones diferentes que si noto pero que son casi comunes a todas las administraciones. Por ejemplo, todos y todas hemos envejecido y estamos llevando muy bien ese envejecimiento, pero se echa en falta un relevo generacional. La crisis de 2008 y las decisiones que se tomaron en aquel momento afectaron a todas las administraciones públicas y también a todas las universidades, y en particular a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Nuestra edad media, tanto del profesorado como del personal de administración y servicios (PAS) es alta, hay que ir pensando cuanto antes en procedimientos, en políticas de renovación de personal. Nosotros siempre decimos que nuestros alumnos tienen la misma edad y que nosotros vamos envejeciendo, pero lo que hace unos años parecía una broma ahora ya es un hecho.

¿Cuáles son sus primeras impresiones tras tomar posesión del cargo?

Que esta Universidad necesita más cariño por parte de la administración, del Gobierno de Canarias. Tenemos unos presupuestos inferiores a los necesarios para mantener los servicios que presta la ULPGC, -el servicio público de educación superior y la investigación-, y se requiere el sentarse seriamente con el Gobierno de Canarias, las dos universidades públicas, y empezar a pensar en un plan plurianual de financiación, que garantice una financiación basal, un mínimo de financiación para mantener los servicios universitarios, y que dependiendo de los objetivos que se vayan cumpliendo, tener un margen de maniobra para poder planificar a varios años vista. Eso yo creo que es una de las prioridades presupuestarias de la Universidad de Las Palmas.

“Es el momento de insertar de manera estable y seria a la ULPGC en el tejido productivo canario”

decoration

El contrato programa plurianual con el Gobierno de Canarias es un reto que se resiste desde hace años a las universidades públicas canarias, y que ahora cobra mayor dificultad por la crisis derivada de la pandemia. ¿Cuál va a ser su “as en la manga”, si lo tiene, para conseguirlo?

Yo creo que no hay una fórmula mágica, pero si varios ingredientes. El primero es la voluntad política, la voluntad del primer financiador de las universidades que es el Gobierno Autónomo, de llevar a cabo esa planificación, que será buena también para la administración regional, el tener una foto a varios años de la evolución de la financiación de las Universidades. Y luego hay un elemento que ahora mismo está en discusión, porque los momentos de crisis, y esta crisis brutal que estamos viviendo es ejemplo de ello, son también momentos de oportunidad. Yo creo que las universidades canarias, y en especial la ULPGC, debe ser vista y tratada como un elemento esencial del tejido productivo de las islas. Es evidente que en esta crisis sanitaria y económica que estamos viviendo, aquellas sociedades que en su momento invirtieron en investigación y desarrollo están saliendo mejor. Pues es el momento de insertar de manera estable y seria a la ULPGC en el tejido productivo, darle el papel que se merece, no sólo como educadora de nuestros jóvenes más y mejor formados, también como elemento de producción de ciencia, de tecnología, de pensamiento..., que influya y que revierta ese conocimiento en la producción de riqueza. Yo creo que si en estos momentos de crisis aprovechamos esa oportunidad, en los próximos años veremos un florecimiento de las dos universidades y por supuesto de la educación superior en Canarias.

Otro de los problemas más acuciantes con los que se encuentra es el alto índice de trabajadores interinos en la plantilla del PAS, además del ambiente de crispación que existe al respecto, ¿qué medidas contempla aplicar para revertir esta situación?

Por lo pronto coordinación y diálogo, ya he empezado con las reuniones con los directores y directoras de servicios, nos ha pillado Semana Santa en medio pero tengo previsto reuniones con las administraciones de edificios, la creación de un foro estable para que haya diálogo, una manera rápida de atacar los problemas, y sobre todo en poner el foco en el medio y largo plazo de la institución. El diálogo y la Gerencia de puertas abiertas, como a mi me gusta llamarla es una de las bazas. Y en cuanto a la interinidad, estamos muy pendientes de los movimientos que se están haciendo a nivel nacional, hay un estudio muy interesante de la ex-presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, que estamos estudiando, porque nuestra idea sigue siendo que en esta Universidad no sobra nadie, necesitamos el trabajo y el conocimiento de todas las personas que integran la comunidad universitaria y vamos a trabajar por el mantenimiento de todos en sus puestos de trabajo.

¿Ya ha puesto en marcha el informe sobre la plantilla de administración y servicios que anunció en su toma de posesión?

La próxima semana, el lunes 5 de abril, tomará posesión el vicegerente de Recursos Humanos de la ULPGC y a partir de ahí nos pondremos en ello. No obstante, ya tenemos preseleccionado el equipo que puede hacer el estudio de plantilla y esa misma semana comenzarán los trabajos, que es junto con la consecución de las conversaciones para lograr un contrato programa, y la creación de esos foros de encuentro establecidos periódicamente, las tres medidas de los primeros cien días que queríamos implementar y que van por buen camino.

A propósito de esa nueva vicegerencia, ¿Cuál va a ser la estructura definitiva de la Gerencia de la ULPGC y a qué se debe ese cambio respecto a la fórmula tradicional?

La Gerencia va a tener tres Vicegerencias, la de Asuntos Económicos que dirigirá Arturo Melián, la Vicegerencia de Recursos Humanos a cargo de Francisco Artiles, y el vicegerente de Agenda Digital que será Abraham Rodríguez. En realidad es un trabajo en equipo, no hay compartimentos estancos. Obviamente la gestión económico-financiera es horizontal a toda la Universidad, igual que los recurso humanos. Y todo lo que tiene que ver con la administración electrónica y la digitalización de la universidad es también horizontal a todos los servicios . Yo creo que demuestra las tres grandes prioridades que tiene este equipo de Gerencia, primero un saneamiento y una política clara de gestión económico-financiera, y sobre todo, presupuestaria. Por otro lado, una responsabilidad horizontal clave que es la gestión de los recursos humanos y, lo novedoso, es esa Vicegerencia de Agenda Digital que trabajará muy estrechamente desde el equipo de Gerencia con el Área del Rector para darle un empujón a todos los procesos de digitalización de la administración, de la docencia y de la gestión de la investigación en la Universidad.

¿Por qué esa apuesta tan firme por la digitalización?

El año 2020 ha estado a todos los niveles profundamente marcado por el estallido de la pandemia y las consecuentes crisis económica y social, y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, como muchas instituciones públicas, enfrenta este ejercicio y el siguiente, 2021 y 2022, como una recuperación y, paralelamente con el resto de administraciones públicas, vive un proceso de digitalización acelerada sin precedente. Muchas acciones que eran sólo ideas de mejora en un futuro que casi parecía ciencia ficción hace poco, se han convertido en prioritarias y una realidad que necesitamos tener implantada en el menor tiempo posible para dar continuidad, mejorar y promover la eficiencia, la eficacia, la calidad y la productividad en las actividades investigadora, académica y de gestión y ser competitivos en una sociedad que aumenta la demanda de servicios telemáticos. La pandemia y sus consecuencias sociales han puesto en desventaja al modelo convencional de universidad por el desplazamiento hacia un sistema online. Este hecho, que puede verse como una desventaja, debe ser visto también como una oportunidad para invertir en la aceleración de la digitalización de los servicios, las herramientas de formación y los sistemas de gestión.

“Aquí no sobra nadie y vamos a trabajar por mantener a todas las personas en sus puestos de trabajo”

decoration

¿Cuáles van a ser los primeros pasos en este sentido?

A través de la Vicegerencia de Agenda Digital, la Dirección de Modernización y Digitalización y el apoyo técnico del Servicio de Informática de la ULPGC, queremos desarrollar tres grandes líneas estratégicas de actuación para acelerar y consolidar la digitalización de esta Universidad en los dos próximos ejercicios. El primero es actualizar los equipamientos físicos, servidores informáticos de última generación, la modernización de las redes de datos y en general de telecomunicaciones y hacer un esfuerzo extra en ciberseguridad. El segundo reto será la digitalización de la gestión de la investigación y de procesos universitarios, y para ello es prioritario contar con una plataforma de administración electrónica y archivo electrónico conforme a las leyes de procedimiento administrativo 39/2015 y 40/2015 que consagran el uso de los medios electrónicos como la vía normal de actuación de todas las administraciones públicas. La docencia virtual y el teletrabajo es nuestra tercera línea estratégica, queremos potenciar la infraestructura tecnológica que da soporte al Campus Virtual de la ULPGC de forma que se pueda llevar a cabo la docencia en línea, cuando sea necesario, y los sistemas de evaluación de la docencia en línea.

¿Considera que el teletrabajo es efectivo, ha llegado con la pandemia para quedarse?

Yo creo que si. Por mi experiencia en otras administraciones como el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, la última en la que he estado, el teletrabajo bien gestionado es un factor de productividad muy importante. El Gobierno de España ya ha anunciado que está preparando una ley de teletrabajo para el sector público que debería ver la luz en junio o julio, y estamos muy pendientes de los borradores que se puedan producir de esa futura ley porque en base a ella las universidades deberíamos ser capaces de regular el teletrabajo en nuestras instituciones. Por tanto, yo creo que a la sociedad no se le escapa, a los gobiernos locales y regionales, a las universidades y por supuesto al gobierno de la nación, que el teletrabajo está aquí para quedarse.

“El teletrabajo ha venido para quedarse, bien gestionado es un factor importante de productividad”

decoration

¿Qué objetivos se ha marcado con respecto a la actualización y ampliación de las infraestructuras de la ULPGC, se va a seguir el plan que se diseñó en el mandato anterior?

Estamos revisando ese plan y priorizando tanto el mantenimiento y la revisión de algunas infraestructuras que ya empiezan a tener sus años, y sobre todo el plan futuro de inversión en infraestructuras. Queremos darle un toque sostenible, un toque verde y ecológico. Hay un conjunto de infraestructuras diseminadas en varios campus y cuya construcción supera los veinte años, por lo tanto tenemos infraestructuras relativamente modernas con otras que requieren un proceso de revisión profunda. No es fácil, teniendo este parque de infraestructuras, generar un sólo plan, muy posiblemente ese plan tendrá sus planes y tendrá una distribución temporal también importante. Cada campus tendrá fijada sus prioridades y muchas de ellas se podrían ejecutar de forma paralela. Pero dado que las infraestructuras necesitan de un gran esfuerzo financiero es crucial para poder llevarlo bien a cabo el contar con esa posibilidad de programación a varios años que es el contrato programa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 928 479 439.

Compartir el artículo

stats