Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Dos casos de Covid obligan a cerrar una guardería en Tenerife

La escuela infantil estará cerrada hasta el día 19 y por ahora están aislados dos de los cinco agentes

Un hombre descansa en un banco en La Glorieta de Garachico.

Un hombre descansa en un banco en La Glorieta de Garachico.

Garachico, con una población de 4.869 habitantes, es uno de los municipios de Tenerife que menos casos de coronavirus ha sufrido en los últimos meses. La escasa incidencia ha permitido que la Villa y Puerto haya vivido la pandemia con relativa tranquilidad. En la última semana se han declarado seis nuevos casos, que no son demasiados, pero dos de ellos afectan a servicios claves y han obligado a cerrar la Escuela Infantil Municipal hasta el próximo 19 de abril y ponen en jaque a la reducida plantilla de la Policía Local, que tiene a dos de sus cinco efectivos en cuarentena domiciliaria.

Hay una veintena de usuarios de la guardería municipal que no pueden acudir al centro hasta la próxima semana, debido al positivo de una alumna. El otro caso afecta a un agente municipal, lo que ha obligado a aislar, por considerarlo un contacto estrecho, al jefe de la Policía Local, que está a la espera de las pruebas que determinen si se ha contagiado o no. En el caso de que el oficial diera positivo por Covid-19, Garachico podría quedarse sin agentes en activo durante varias jornadas.

Los dos agentes aislados están asintomáticos, de manera que los tres policías restantes pueden seguir ejerciendo su labor con normalidad. El problema se produciría si el jefe de la Policía Local diera positivo próximamente, ya que el protocolo sanitario podría obligar a confinar a toda la plantilla. Esta circunstancia ya se vivió en abril de 2020 en el vecino municipio de El Tanque, que ayer era una de las pocas localidades de la isla sin ningún caso de Covid-19 confirmado, junto a Santa Úrsula, La Matanza de Acentejo, Buenavista del Norte y Arafo.

El Tanque se quedó sin policías locales por culpa del coronavirus el 10 de abril de 2020. El positivo de un agente, que evolucionó de forma favorable con síntomas leves, obligó a poner en cuarentena a los otros cuatro policías municipales de esta pequeña localidad del Noroeste de Tenerife, donde viven 2.763 vecinos.

El Tanque y Buenavista del Norte estaban organizando patrullas conjuntas con agentes de ambas localidades durante el confinamiento. El positivo por coronavirus de un policía buenavistero obligó al Consistorio tanquero a solicitar la realización de pruebas para descartar nuevos casos en su municipio. Durante la baja preventiva de los agentes, la Guardia Civil se encargó de velar por la seguridad en el municipio.

La situación de incertidumbre que vive Garachico llega en un momento en el que cada vez son más las voces que claman por la vacunación de los policías locales, que desde el inicio de la pandemia han trabajado en primera línea para hacer cumplir las restricciones sanitarias que impone el Covid-19 y se ven sometidos a constantes situaciones de riesgo. La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, a través del sindicato CSIF, reclamó la semana pasada “una solución lo antes posible en cuanto a la vacunación de los agentes de Canarias”, y alertó de que “de nada sirve aplicar medidas si no hay policías que las hagan cumplir”.

El sindicato CSIF recuerda que “los policías locales tenemos que interactuar con personas que inclumplen las normas sanitarias, sin mascarillas, sin respetar la distancia de seguridad o celebrando fiestas en domicilios; participamos en registros de vehículos, y tenemos que hacer respetar el toque de queda. Muchas veces incluso tenemos que llegar a la interacción física a la hora de privar de libertad a algunas personas y todo ello sin vacuna”.

Compartir el artículo

stats