Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Canaria y Tenerife continúan en nivel 3 y Fuerteventura baja al 2

Los datos epidemiológicos de los últimos siete días no permiten modificar el semáforo rojo en las islas capitalinas

Darias: “Sobre la vacuna de Janssen estamos esperando a que la EMA emita una valoración”

El Gobierno de Canarias ha decidido mantener el nivel 3 de riesgo por coronavirus en Gran Canaria y Tenerife y rebajar al nivel 2 el de Fuerteventura, tras los datos epidemiológicos obtenidos en la última semana. Además, el Ejecutivo prepara una revisión del cuadro de medidas sanitarias para cada uno de los niveles de riesgo, según ha anunciado el portavoz, Julio Pérez.

Por tanto, las dos islas capitalinas mentendrán el semáforo rojo hasta que los datos permitan aplicar una modificación a la baja. Al respecto, tanto en Gran Canaria como en Tenerife algunos de los registros siguen siendo "preocupantes", apuntó el portavoz. "No solo son los datos de contagios", explicó, "sino la presión asistencial en las UCI y la duración de la estancia" en estas unidades hospitalarias lo que hace al Gobierno mantener los niveles de riesgo en las dos islas capitalinas.

La pasada semana el Ejecutivo decidió dejar a Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura en el nivel 3 de restricciones, en semáforo rojo, y levantar en todo el Archipiélago las medidas específicas impuestas para controlar los efectos de la movilidad durante las vacaciones de Semana Santa.

La actualización del nivel de riesgo en las Islas, que sólo ha alterado el semáforo en Fuerteventura, se produce en un contexto en el que la evolución de la epidemia arroja registros más bajos. La curva de contagios ayer continuó retrocediendo en Gran Canaria, donde ha pasado de incrementarse un 31% a finales de la semana pasada a un 4% en estos momentos. Mientras, Tenerife permanece estable, con un incremento semanal de contagios del 39%, algo menor que el domingo (44%).

De hecho Gran Canaria sumó ayer la cifra de nuevos casos más baja en diez días. La Isla incrementó en 70 sus casos acumulados, mientras que redujo en ocho personas sus ingresos hospitalarios. Una de estas altas, sin embargo, la causó el fallecimiento de un varón de 82 años en la isla. Sin embargo, estos registros epidemiológicos mejorados no han resultado suficientes para que el Gobierno canario, este jueves, haya modificado la situación de Gran Canaria y Tenerife.

En relación a las medidas anti-covid, la revisión afectará a un cuadro que reúne en la actualidad casi 70 instrucciones con impacto en áreas como la movilidad de los ciudadanos o el sector de la hostelería y serán actualizadas, según ha manifestado Julio Pérez, conforme a la experiencia acumulada en los últimos meses y las sugerencias y propuestas de colectivos sociales que haya decidido asumir el Gobierno autonómico.

Esperanza en la vacunación

En su comparecencia de esta tarde, además de la actualización del nivel de riesgo en las Islas, Julio Pérez se refirió a la campaña de vacunación. "Los efectos de la vacuna parece que empiezan a notarse", manifestó. De hecho, se producen menos casos de contagios en usuarios de centros de mayores y dependientes, además de sus trabajadores, población que ha sido la primera en recibir la inmunización. "Es relevante porque es una señal de que la vacuna está produciendo efectos positivos y es un dato para la esperanza". Un impacto que, aunque aún no se dispone de cifras que así lo corroboren, se espera se extienda a los siguientes grupos que han recibido la vacuna.

Pérez se refirió a los "sobresaltos" en los suministros de las últimas semanas con AstraZeneca, que se están compensando con Pfizer. "El Servicio Canario de la Salud espera mantener la previsión de que podamos doblar el total de vacunaciones diarias, ahora entre 16.000 -17.000 dosis, y administrar 30.000 al día". Una previsión que va a depender de los suministros que lleguen a las Islas.

Compartir el artículo

stats