La campaña 'Un donante para Aitor' busca a través de las redes sociales encontrar la médula gemela de un niño de 7 años de Telde, que necesita de un trasplante para la mielodisplasia que padece. La campaña quiere animar a la donación de médula, ya que en la familia del pequeño no hay donantes compatibles.

La tía de Aitor y portavoz de la familia, Vanesa Valerón, ha indicado que el niño lleva ingresado desde el pasado 10 de febrero en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria a la espera de un transplante de médula que le sirva para recuperarse de esta enfermedad de la sangre.

La familia observó que Aitor tenía un gran número de hematomas por todo el cuerpo, por lo que su pediatra pidió una analítica, que alertó de niveles muy bajos en plaquetas y leucocitos, síntomas de mielodisplasia.

La tía del pequeño Aitor ha asegurado que el niño lleva bien el ingreso, que ya se prolonga más de dos meses.

"Él no entiende muy bien porqué está en el hospital" y quiere "volver a casa con su familia y a jugar con sus amigos", ha explicado. Está "estable dentro de lo normal, con los síntomas de la enfermedad".

No hay tratamiento más allá de esperar un donante, asegura Vanesa Valerón, y "la enfermedad sigue avanzando".

La familia ha decidido "pedir ayuda a todo el que quiera y pueda para que se haga donante de médula", y aunque la campaña ha tenido una respuesta muy positiva, "aún no ha dado con la médula compatible para Aitor", por lo que seguirán "hasta que aparezca el compatible".

Como ha señalado, han sido muchas las personas que se han unido al banco de donantes de médula y han donado sangre y plaquetas, ya que el niño requiere de transfusiones con frecuencia.

Sin embargo, a la hora de pedir donantes de médula se han encontrado con que hay "mucha gente que sigue pensando que hacerse donante de médula es algo peligroso, que te pinchan la columna o que requiere de una intervención quirúrgica, cuando no es así" y para unirse al banco solo hace falta una muestra de sangre.

Según ha indicado, en el 80% de los casos la donación de médula se realiza mediante aféresis, un procedimiento "seguro, sencillo e indoloro" en el que una máquina separa de la sangre las células madre que requiere el donante.

El paciente, ha dicho, se repone "rápidamente y de forma natural en apenas unos días" mientras que a Aitor ese gesto "le puede salvar la vida".