Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | Situación sanitaria en Canarias

La falta de vacunas para menores de 60 deja en el limbo a profesores y policías

Tras la suspensión de la AstraZeneca, la reorganización del plan vacunal afecta a 47.200 trabajadores esenciales que aún no habían recibido la primera dosis

Sanidad estudia espaciar la segunda dosis de Pfizer

El Ministerio de Sanidad ha descartado priorizar a más trabajadores esenciales en próximas etapas del Plan de Vacunación estatal. De esta forma, los docentes y los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FSE), incluidos en el grupo 6 de la estrategia que están siguiendo las comunidades autónomas, serán los últimos colectivos en gozar de esta prioridad. A partir de entonces, se pasará a inocular al resto de la población bajo criterios únicamente en base a la edad, priorizando, como hasta ahora, a aquellos más mayores. Según ha podido saber este periódico, en las últimas reuniones del Consejo Interterritorial de Sanidad, la ministra, Carolina Darias, puso en conocimiento de las comunidades autónomas esta decisión con el fin de evitar malos entendidos entre la población.

A pesar de este cambio de criterio, el Plan de Vacunación por el momento no ha desestimado al completo la vacunación al grupo 6, en el que quedan incluidos 66.000 docentes y miembros de las FCSE (policías, bomberos, militares, etc). Sin embargo, por el momento y a falta de establecer una vacuna específica para inocular en los menores de 60 años, la posibilidad de retomar su campaña de vacunación masiva a este colectivo está en el aire.

Sanidad reconoce que, tras la suspensión de AstraZeneca en menores de 60 años –el pasado 8 de abril–, la reorganización del plan ha afectado a este colectivo, del que aún quedan por vacunar al menos 47.200 personas, es decir, el 73% del total. En este sentido, según los datos proporcionados por la Consejería de Sanidad, se han vacunado en este grupo a unas 18.700 personas (el 28% del total). Asimismo, según los últimos datos de la Consejería de Educación –que se proporcionaron el 7 de abril, el único día en el que se retomó la vacunación a este colectivo– hasta entonces había 10.636 profesionales docentes vacunados (5.983 correspondientes a la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 4.653 a la de Las Palmas). Según Anpe Canarias, esta cifra representa aproximadamente la mitad de todo el colectivo docente en el Archipiélago.

Madrid descarta dar prioridad a los docentes y a las fuerzas de seguridad

decoration

A pesar de que aún no hay ninguna directriz que suponga la paralización absoluta de la vacunación en este grupo prioritario –y que la Consejería de Sanidad niegue que esta posibilidad se haya debatido a nivel de las comunidades– , los docentes miran con estupor las noticias que han ido llegando desde otras comunidades autónomas. Y es que en estos días, fuentes del Gobierno gallego han confirmado a Europa Press que la pauta de vacunación que se seguirá a partir de ahora –según el propio Ministerio– será la de la edad, tal y como ha predominado en las últimas dos semanas.

Otra de las situaciones que hace dudar a los docentes de la posibilidad de retomar esa vacunación, es que aún, casi dos semanas después de paralizar AstraZeneca, siga sin saberse en qué momento se va a retomar la vacunación a este colectivo. El descontento es tal entre los docentes que Anpe Canarias denunció ayer la suspensión de la vacunación de estos trabajadores en las Islas, pues desde el 8 de abril y hasta el momento, no se ha llamado a ningún profesor menor de 60 años para recibir alguna vacuna. La organización sindical aseguró entender que puede haber retraso en la vacunación como consecuencia de las dificultades motivadas por el ajuste por franjas de edad de cada tipo de vacuna, sin embargo, argumenta no comprender por qué se ha optado por no continuar con el colectivo docente. Además, criticó la falta de comunicación y transparencia por parte de las autoridades sanitarias y educativas hacia el profesorado.

Fuera del Plan Operativo

Y es que este colectivo no aparece siquiera en estos momentos en el Plan Operativo de Vacunación del covid-19 en Canarias, donde se establece el orden de vacunación “en base a la vulnerabilidad marcada por la edad y las patologías de muy alto riesgo”. En dicho documento, se establece que la única vacunación a menores de 60 años se realizará en trabajadores socio-sanitarios (grupo 1), trabajadores sanitarios (grupo 2), grandes dependientes (grupo 4) y personas de alto riesgo. La Consejería de Sanidad asegura, por su parte, que el hecho de que no aparezcan en este plan operativo no tiene relación con la suspensión completa de su vacunación masiva. Una inoculación del fármaco que la Administración sanitaria supedita al momento en el que se decida a nivel nacional qué vacuna podrá utilizarse en la población menor de 60 años. Por su parte, en la última actualización de la Estrategia de Vacunación estatal – la quinta– sí aparece este colectivo como uno de los prioritarios. No obstante, dicho documento no actualiza su situación, dado que mantiene que “las personas del grupo 6 que comiencen con la pauta de vacunación se vacunarán con la vacuna de AstraZeneca”. Esta circunstancia no se puede producir dado que el propio Ministerio decidió hace ya 12 días frenar cualquier administración de este producto específico en las personas menores de 60 años. Esta determinación tiene su origen en los reportes de casos muy raros de eventos trombóticos en algunas pacientes que se habían vacunado con AstraZeneca en distintos lugares de Europa. Se trata de una complicación extremadamente rara que se estima que podría afectar a un 0,0001% de los vacunados, o incluso menos. Cabe recordar que por la covid-19, el riesgo de padecer un evento trombótico se eleva a un 16,5% en los pacientes con pronóstico grave y que incluso un fármaco tan común como la píldora anticonceptiva, tiene un riesgo del 0,12% de provocar estos efectos adversos.

Los trombos por AstraZeneca podrían afectar al 0,0001% de los vacunados

decoration

Comunicación fluida

En cualquier caso, los docentes solicitan que existan una comunicación fluida entre la Administración y el colectivo, dado que a día de hoy no tienen información directa sobre cuál es el plan a ejecutar. “Debemos recordar que los docentes están en contacto cada día con un elevado número de personas, entre alumnos y resto de compañeros. En Infantil y Primaria, además, sin mascarilla, porque se ha optado por los grupos burbuja”, afirmó Pedro Crespo, presidente de Anpe Canarias, que insistió en que en estos momentos son muchos los docentes que carecen de ningún tipo de protección contra el coronavirus. De hecho, tan solo en la última semana se han conocido seis nuevos brotes educativos en toda Canarias. Dos de ellos, unos de los más numerosos de Tenerife, que afectaron a 14 y 12 personas, respectivamente, al ramificarse en el ámbito familiar. “Hemos respetado en todo momento los criterios sanitarios porque nosotros no somos expertos en la materia, pero echamos en falta un poco de empatía y comunicación”, lamentó Crespo.

Compartir el artículo

stats