Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solidaridad

Futuras promesas africanas en Canarias

El colegio Canterbury ofrece formación académica y deportiva a niños y niñas de África

Futuras promesas africanas en Canarias | LP/DLP

Futuras promesas africanas en Canarias | LP/DLP

El colegio Canterbury de Gran Canaria acoge cada año un conjunto de niños y niñas procedentes de África para que cursen varios años académicos. Además, se les fomenta mucho la práctica deportiva, de gran importancia en el centro. Se pretende que estos chicos obtengan una beca para estudiar en EE UU.

A Beryl Pritchard, fundadora del Colegio Canterbury, se le ocurrió la idea, a través de la acción social del Club deportivo del centro, de poder traer niños y niñas de África para incorporarlos al programa educativo y deportivo. Es lo que ha venido pasando en los últimos once años con cerca de 100 jóvenes de este continente recorriendo sus instalaciones. Estudian en el colegio, realizan las actividades y el éxito se basa en que cuando acaban el periodo en el centro, se les intenta conseguir una beca en EE UU a través del deporte para poder seguir estudiando allí.

Pritchard es una británica que en 2019 fue Medalla de Oro del Gobierno de Canarias. Pudo acceder a sus estudios universitarios gracias a una beca que consiguió en su día. Por eso siempre ha tenido un alma social. El Canterbury siempre ha contado con una sección para el deporte porque considera que es muy importante para el desarrollo de los niños a estas edades. Se han organizado unos equipos de baloncesto con la denominación del Canterbury.

Según Javier Pritchard, director general del colegio e hijo de Beryl Pritchard, “se dio el caso de que uno de los exalumnos recibió el premio al mejor estudiante del mes en una universidad tecnológica de 11.000 estudiantes”. “El proyecto social que hay detrás supone darles a estos chicos una oportunidad, cumplir una ilusión y ofrecerles, a través del deporte, una educación y formación integral. Se fomentan valores como el compañerismo, el respeto, el crecimiento personal y el colectivo”.

“Este año, cursando en el centro, hay 10 chicos y chicas de Senegal, de Mali y de Gambia. Normalmente, vienen cada año tres o cuatro y, a veces uno o dos. Supone un gasto ya que estudian tres o cuatro cursos de la etapa escolar. Para ellos, el colegio tiene un programa especial de adaptación porque al llegar a Canarias traen un problema de idioma y el centro, además es británico. Con este programa, van alcanzando el nivel académico necesario porque muchos, carecen de él. Cuentan con profesores de refuerzo que los adaptan durante uno o dos años al sistema educativo español”.

Futuras promesas africanas en Canarias

El deporte es el que ayuda a conseguir las becas en EE UU “y el Canterbury siempre ha creído en él como actividad complementaria. Destaca, sobre todo uno colectivo como es el baloncesto con el que los chicos pueden continuar después de su etapa escolar. De este proyecto ha salido Santi Aldama que ahora está en EE UU y este año se presenta al draft de la NBA. Se ve así que el deporte puede conllevar un futuro profesional también. Además, los niños africanos tienen grandes aptitudes para el baloncesto. Algunos vienen ya con conocimientos de este deporte, pero otros llegan y se inician, sin embargo, cuentan con características especiales de altura y físico y miramos también su nivel académico, que sean niños que estén escolarizados y pretendan estudiar porque se les quiere aportar un futuro a través de la formación”.

Pritchard señala que este pasado viernes vino la cónsul de Senegal a conocer el proyecto, “a visitar las instalaciones del colegio y ver los chicos en las aulas. Después se ha reunido con ellos para charlar y saber cómo estaban”. “Nos parece importante dar a conocer este programa ahora porque estamos viviendo unas circunstancias bastante especiales en Canarias de inmigración ilegal y de menores que quieren buscar una oportunidad y nos gusta trasladar que se puede hacer, que nosotros venimos efectuándolo 11 años en silencio. A estos chicos, que son capaces de tirarse al mar por buscar un futuro intentamos ofrecerles una opción legal de traerlos con un proyecto de vida”.

En la imagen superior, dos alumnos africanos que cursan sus estudios en el colegio Canterbury, acuden a la cancha de baloncesto donde practican este deporte por el que podrían obtener una beca para ir a la universidad en EE UU. En la imagen inferior, dos alumnos en clase aprendiendo sus lecciones en inglés, mientras hablan con la cónsul de Senegal que acudió el viernes al centro a visitar las instalaciones y charlar con los jóvenes para ver cómo va su proceso de aprendizaje en Canarias y conocer el proyecto social. |

Compartir el artículo

stats