Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diseñador de moda
Moda Lorenzo Caprile Diseñador de moda

Lorenzo Caprile: “Los que hacemos la ropa a medida ahora vivimos de las bodas”

El diseñador de moda, Lorenzo Caprile, el viernes en el Club Náutico de Gran Canaria. |

El diseñador de moda, Lorenzo Caprile, el viernes en el Club Náutico de Gran Canaria. |

El diseñador de moda Lorenzo Caprile (Madrid, 1967), que firma el vestuario del ‘Peribáñez y el comendador de Ocaña’, la obra de Lope de Vega que este fin de semana representó en el Cuyás Noviembre Teatro, ha supervisado en el recinto del Cabildo los últimos retoques para las prendas que el viernes y sábado lucieron los actores de la compañía Caprile se ha hecho muy popular por su participación en el programa ‘Maestros de la costura’ de TVE.

¿Qué motivo le ha traído a Las Palmas?

El día 23 y 24 estrenamos en el Cuyás el montaje de Peribáñez y el Comendador de Ocaña de Lope de Vega con la compañía de teatro Noviembre que dirige Eduardo Vasco, con quien yo colaboro haciendo esos vestuarios para teatro desde el año 2006.

Pero, ¿trabaja usted para la Compañía Nacional de Teatro Clásico?

Trabajé cuando Eduardo Vasco fue director de la Compañía Nacional, desde 2006 a 2010 o 2011. Yo colaboraba con él.

¿Realiza usted las prendas de otras múltiples obras teatrales?

La de la que estrenamos en el Cuyás y tengo a la vista otros dos proyectos, pero como soy muy supersticioso hasta que no se estrenen no digo nada.

¿Cómo pudo crear el vestuario para los personajes del Siglo de Oro? Debió resultar complicado…

No, como estamos en un año muy raro de pandemia, de mucha necesidad y mucha carencia de todo ha sido un trabajo muy bonito aprovechar los fondos de la Compañía, tunear y customizar, aunque no me gustan esas expresiones. Hemos hecho de la necesidad, virtud. Ha quedado un trabajo precioso.

“Para el vestuario de esta obra hemos hecho de la necesidad, virtud; ha quedado un trabajo precioso”

decoration

En concreto, la obra Peribáñez y el Comendador de Ocaña, ¿qué tiene de particular?

La versión que ha hecho Eduardo para Noviembre ha dado un giro al texto muy bonito. Habla del acoso, del abuso de poder, de la violencia de género, pero al mismo tiempo, de la fidelidad y la lealtad. Como todos los clásicos, bien dirigidos y bien reinterpretados son temas eternos y siempre actuales. Creo que es una metáfora muy bien traída sobre el poder y el abuso del mismo frente a los más débiles, que en este caso sería la protagonista que es una mujer.

¿Mantuvo usted las tradiciones de la época o lo ha adaptado a tiempos modernos?

Como hemos tenido que hacer de la necesidad, virtud, se trata de vestuario de época porque no es ropa contemporánea, pero no se puede situar en un tiempo concreto. Hay un aroma de época, de que estás viendo algo que no es del momento actual, de este siglo. Es ropa del pasado. Hemos adaptado fondos del archivo de la Compañía. Son tiempos duros para todos. Hay poco dinero.

¿Cómo llevan la pandemia los creadores de moda?

Muy mal, esperando qué depara el porvenir…

“Hay que adaptarse al estilo de la clienta; las hay más clásicas, más vanguardistas o más rompedoras”

decoration

¿Qué vestuario le ha resultado más complicado de las obras en que ha participado?

Ninguno en particular. Todos han tenido su complicación, su parte buena y mala. Si tuviera que recordar un montaje en concreto sería con el que debuté, con Eduardo Vasco en Almagro en 2006, un Don Gil de las calzas verdes, que al ser el primero recuerdo con más ilusión. Fue un vestuario maravilloso.

¿Su formación en Literatura española le ha permitido introducirse mejor en la caracterización de los personajes de la obra?

Claro, fundamental. La cultura nunca sobra y, en este caso, el haber estudiado los clásicos en la Facultad por supuesto que ayuda.

¿Ha creado vestuario también para cine, televisión, etc…?

En cine solo he hecho una película, La dama boba, y para televisión alguna colaboración, pero es difícil compaginar las series con mi trabajo en el taller, así que poco. Sobre todo, he hecho mucho teatro, ópera y ballet, tanto clásico como español.

¿Tiene usted un taller propio de trajes de novia?

Los que nos dedicamos a la ropa a medida ahora mismo en España vivimos de las bodas y todo lo relacionado con ellas, la madre de la novia, la madrina, la novia, por supuesto, que es la gran protagonista, y las invitadas. La modistería tradicional de los trajes a medida para mujer actualmente vivimos de las bodas. Por eso esta emergencia covid está siendo tan dolorosa, porque hay muy poco trabajo.

¿En qué estilo está más especializado?

No me gustan las etiquetas. Hay que adaptarse al estilo de la clienta. Las hay más clásicas, otras más vanguardistas y otras tantas más rompedoras o extravagantes.

Cómo ha sido la evolución de su moda desde 1993?

Nunca he tenido colección ni he hecho desfiles. He ido siempre muy a mi aire. No sabría hablar de mi evolución porque no he realizado tampoco prét â porter. Ha sido algo muy lento, pero creo que mis trajes de novia, en ese sentido, envejecen bastante bien. Por ejemplo, hay que fijarse en el de doña Cristina, que por motivos determinados vemos cada dos por tres. Se casó en 1997, siguen saliendo las fotos hoy en día y sigue siendo actual.

“Pienso que mis trajes de novia envejecen bastante bien, solo hay que fijarse en el de doña Cristina”

decoration

¿Qué supone para usted ser modista colaborador de la Casa Real Española?

Ni idea. Ni me lo planteo.

Usted es, junto a María Escoté y Alejandro Gómez Palomo uno de los tres jueces, de Maestros de la costura, el talent show de TVE. ¿Cómo se decidió por aceptar este reto?

Eso me pregunto yo todos los días. Porque di mi palabra a la productora y me gusta cumplir con mi palabra.

¿Están saliendo buenos modistos jóvenes del programa?

Mientras haya bodas en España este oficio siempre existirá. Siempre que se celebren a la española con todo el despilfarro, la alegría y el show. El día que eso cambie la cosa será más complicada. Veo que surgen nuevos modistas en Madrid, Barcelona o Canarias. Se oyen nombres nuevos, con cosas que están muy bien y otras menos. El tiempo dirá quién merece la pena. Cuando yo empecé pensaron que iba a durar tres días y llevo ya 30 años.

¿Cuáles son sus referentes de moda?

La clienta que tengo delante de mí. Que tenga lo que quiere: parecer más delgada, más joven y más alta, que estén lo más guapas que sea posible.

Compartir el artículo

stats