No pueden ver, pero gracias a la inteligencia artificial y a los chatbots (conversaciones con un programa) un grupo de niños con discapacidad visual sí van a poder percibir los "sonidos del cielo".

Un equipo multidisciplinar formado por informáticos, astrónomos, educadores y aficionados ha utilizado la tecnología para involucrar a los ciudadanos en un proyecto de ciencia ciudadana, que han bautizado como "Sonidos del Cielo", para implicar a estas personas en la clasificación de meteoros.

Y hoy, coincidiendo con una nueva lluvia de estrellas, se ha programado un evento en el Aula de Astronomía de Fuenlabrada (Madrid) en el que participarán científicos del CSIC y divulgadores y en el que se va a presentar la iniciativa "El Universo en palabras", que se basa en las audio-descripciones de imágenes de objetos cósmicos.

Para ello se ha diseñado además un chatbot para hacer más accesible el experimento para los niños, sin necesidad de saber leer ni escribir, ha informado la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), que participa en la iniciativa junto a la Fundación Española de Ciencia y Tecnología, el Instituto Astrofísico de Canarias o la Comunidad de Madrid.

La UPM ha recordado que todavía hay muchas dudas sobre el Sistema Solar y las casi 40 lluvias de estrellas anuales siguen siendo analizadas por investigadores y aficionados, por lo que estas iniciativas de "ciencia ciudadana" pueden contribuir a aportar un mejor conocimiento de esos cuerpos menores, haciendo una clasificación de los mismos a partir de unas características generales y buscando patrones similares.

El proyecto cuenta con una red de estaciones de radiodetección de meteoros, una técnica muy novedosa para estudiar estos objetos, conocidos como estrellas fugaces, ha informado la Universidad.

Una de las ventajas de la radiodetección es que permite captar los ecos de los meteoros durante el día, aunque llueva o esté nublado, y el equipo de científicos y tecnólogos implicado en este proyecto ha desarrollado el software para transformar artificialmente los ecos en sonidos y presentarlos en diferentes formatos para su clasificación.

La versión más innovadora del proyecto se basa en el uso de inteligencia artificial por medio del desarrollo de chatbots, cada vez más presentes en la sociedad y en las aplicaciones, y que permiten interactuar con los usuarios para resolver dudas por texto o por voz.

En el marco de este proyecto, los chatbots van a permitir a personas invidentes o con dificultades visuales participar en la iniciativa, facilitándoles la escucha y la clasificación de los meteoros siguiendo una conversación por voz.