Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad anula la OPE de los médicos y negociará unas oposiciones ‘a la carta’

La acción parte del cumplimiento del compromiso de la Consejería con el colectivo | La justicia no se pronuncia sobre el futuro del resto de la oferta de empleo

Un médico se manifiesta por la consolidación de su puesto de trabajo Delia Padrón

La Consejería de Sanidad ha hecho firme su decisión de anular la parte de la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2018 que afecta a los médicos con el fin de empezar a negociar las nuevas condiciones de unas oposiciones a la carta. Con esta medida, Sanidad quiere solucionar parte del conflicto que ha surgido con el colectivo, proponiendo un concurso-oposición sin examen tipo test y en el que los facultativos puedan decidir en qué gerencia quieren sacar plaza. No obstante, esta propuesta debe tener el beneplácito de Madrid, así que Sanidad espera poder tener una propuesta más firme «antes de verano», como confirmaron fuentes de la Consejería.

La anulación de esta parte de la OPE –que afecta a 997 plazas de facultativos especialistas de área (Feas) del año 2018 y 2019– forma parte de un compromiso al que llegó el Servicio Canario de la Salud (SCS) en noviembre del año pasado con los distintos representantes de los sindicatos de médicos tras escuchar sus reivindicaciones –desoídas por la Administración previa–. Y es que después de años sin celebrar una oferta pública de empleo –concretamente desde 2011, referente a las plazas de 2007–, muchos médicos se han subespecializado en materias concretas en sus hospitales y consideraban que un movimiento masivo de efectivos como el que iba a provocar una OPE en los términos en los que se había planteado podría ir en detrimento de la propia asistencia sanitaria. El conflicto llegó a encallarse con la Administración sanitaria de la socialista Teresa Cruz Oval, provocando que el colectivo se pusiera a finales de 2019 y principios de 2020 en pie de guerra. En febrero, apenas unos días antes de que saltaran las alertas sanitarias por la aparición de un caso de coronavirus en Tenerife, los médicos estaban a punto de acudir a una huelga general por este motivo.

El SCS propone que la prueba consista en entregar una memoria profesional de la especialidad

decoration

La anulación de la convocatoria es el primer paso para poder avanzar en unas oposiciones más acordes a la realidad que atraviesa el colectivo sanitario. Para llevar a cabo la misma se ha estimado parcialmente uno de los recursos interpuestos durante la fase de presentación de alegaciones. La propuesta inicial del SCS para esta nueva convocatoria de empleo público –que plantea recuperar estas plazas y añadir las acumuladas en estos últimos años– está en una fase de oposición en la que la prueba que tan solo consista en entregar una memoria profesional de su especialidad. De esta manera, se evita el realizar un examen tipo test, facilitando la estabilización de facultativos que no han tenido la oportunidad de hacerlo en más de una década. En este tipo de evaluación se debe dar respuesta a cuatro preguntas sobre la especialidad, responder a algunas cuestiones de carácter jurídico y legal y argumentar propuestas de mejora para el servicio. Esta forma de llevar a cabo la fase de oposición en una oferta pública de empleo se impuso también en la OPE nacional celebrada en 2002.

Descentralizadas por gerencias

Por otro lado, la Consejería de Sanidad ha visto viable responder a otra de las reivindicaciones del colectivo: la descentralización de la OPE. Dicho de otra forma, permitir a los profesionales decidir a qué gerencia u hospital quieren concurrir. Así, por ejemplo, se facilitaría que un neumólogo interino del Hospital Universitario de Canarias (HUC) pueda optar a ese puesto concreto, dado que es el que ha estado desempeñando la última década y en el que, con probabilidad, se ha subespecializado. De esta manera, los sindicatos insisten en que se evita un movimiento masivo de profesionales entre hospitales y, en el caso, por ejemplo de los médicos, la consecuente pérdida de las subespecialidades que se han ido asentando en los equipos del SCS. Aunque los sindicatos han visto con buenos ojos la predisposición de la Consejería de Sanidad a negociar las condiciones en las que se harán las oposiciones, no todo el colectivo médico lo ha recibido con el mismo entusiasmo. La Confluencia de Médicos y Facultativos Temporales ha señalado en distintas ocasiones que esta fórmula no es suficiente como para resarcir el daño que han causado los años de abuso de temporalidad. En el día de ayer, criticaron que con esta anulación no se haya publicado una nueva resolución.

La anulación afecta a 997 plazas de facultativos que Sanidad pretende recuperar

decoration

Y mientras esta parte de la OPE 2018 ha sido anulada, la continuidad del resto permanece en el aire debido a un fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que ha anulado la totalidad de la oferta pública de empleo, incluyendo a aquellos procesos selectivos que están a punto de culminar (enfermería, matronas y fisioterapeutas). La razón que justifica este fallo por parte de la justicia canaria –y que tiene origen en una demanda de un grupo de médicos de Gran Canaria– no viene dada más que por un defecto en la forma en la que se convocó el proceso ya que estima que se hizo fuera de plazo. Según explica la sentencia, la OPE se convocó para 2018, publicándose el 31 de diciembre de ese mismo año. Por ley, ningún concurso de oposición se hace firme hasta 20 días después de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC). Esto significa que este proceso adquiere firmeza el 20 de enero de 2019, por lo que no debería estar ofertando plazas del año anterior. El TSJC insiste en que, una vez cambia el año, ya no se puede publicar una plaza pública correspondiente a un año anterior.

La Consejería de Sanidad ha solicitado al TJSC revisar la sentencia para que el juez falle una resolución tan solo en base a los argumentos que han presentado los demandantes para desestimar estas oposiciones, sin entrar a valorar si se hizo en tiempo y forma. Y es que los demandantes tan solo habían solicitado que se cumpliera una disposición adicional de la Ley de Presupuestos de Canarias de 2018, que, aprobada por todos los grupos políticos, instaba a estabilizar de manera directa a todos los empleados públicos de más de 50 años. A día de hoy, aun no ha habido una respuesta de la justicia aunque las oposiciones han seguido adelante.

Las nuevas oposiciones 

Conflicto: Casi llegan a la huelga

  • Las propuestas de los facultativos especialistas de área fueron desoídas en diferentes ocasiones por la Administración sanitaria dirigida por Teresa Cruz. Esa situación derivó en una crispación que casi desemboca en una huelga en febrero de 2020. 

Acuerdo: Sanidad cede

  • En noviembre del año pasado, el nuevo equipo de la Consejería de Sanidad acordó con los sindicatos la posibilidad de anular la OPE para poder cambiar las reglas del juego y así poder ofrecer una oferta pública de empleo acorde a sus necesidades.

Propuesta: Sin examen teórico

  • La primera propuesta del SCS a los representantes de los trabajadores ha sido la de que la fase de oposición tan solo consista en entregar una memoria profesional de su especialidad. También proponen que la convocatoria sea por gerencias.

Compartir el artículo

stats