Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | La opinión del experto
Félix Zamora Catedrático de Química Inorgánica en la UAM

Félix Zamora: «No hay riesgo de toxicidad en el uso de las mascarillas con grafeno»

Félix Zamora trabaja en el laboratorio. |

Félix Zamora trabaja en el laboratorio. | La Provincia

Félix Zamora, catedrático de Química Inorgánica de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha liderado un estudio que demuestra la seguridad de las mascarillas de la empresa china Shandong Shenquan que contienen grafeno y que fueron retiradas del mercado. El grupo Nanomaster Lab comprobó recientemente que el filtro que posee este material no libera sustancias nocivas para la salud. 

¿Qué es el grafeno y qué propiedades tiene?

Para entender lo que es el grafeno hay que remitirse a la estructura del grafito que, por establecer una comparación, sería equivalente a un paquete de folios. Cada uno de esos folios estaría formado por átomos de carbono y se ordenarían con una estructura hexagonal, semejante a la de un panal de abejas. Los átomos de carbono ocuparían los vértices de cada uno de esos hexágonos y el grafeno sería un solo folio o unos pocos folios apilados. En el contexto de las mascarillas, el grafeno se ha estudiado mucho a lo largo de los últimos diez años y hay investigaciones que indican que puede tener propiedades bactericidas e, incluso, virucidas. Por eso, ha habido empresas que han decidido fabricar filtros para mascarillas que contienen una proporción muy pequeña de grafeno en su estructura. Además, otros estudios avalados por científicos de diversos países indican que el grafeno no es un material tóxico incluso por inhalación, pero, obviamente, dentro de unos límites.

¿Cómo se ha desarrollado la investigación que ha liderado en la Universidad Autónoma de Madrid sobre las mascarillas fabricadas por la empresa china Shandong Shenquan ?

Para llevar a cabo este estudio, procedimos a desmontar las mascarillas para poder acceder al filtro que contiene grafeno y, posteriormente, lo retiramos y lo analizamos. Para eso, lo sometimos a condiciones muy drásticas y observamos que mantenía la misma morfología y composición. También, quisimos recoger el material que pudiera liberarse bajo esas condiciones drásticas, pero comprobamos que, en realidad, no se liberaba nada, por lo que no cabe esperar riesgo de toxicidad. Por tanto, entendemos que no pueden producirse daños en la salud derivados del uso de estas mascarillas en concreto. Esto nos ha llevado a contactar con el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y con otras agencias, pues nos hemos percatado también de que no hay normativas establecidas que contemplen lo que, precisamente, estábamos tratando de averiguar: si se pueden liberar partículas u otras sustancias que conlleven efectos nocivos para la salud. Hemos hecho este estudio porque ha habido controversias con una mascarilla en concreto y se ha hablado de que puede ser tóxica, pero no se han hecho con otras y faltan metodologías de análisis. Creemos que nuestro estudio puede ser una base de partida para establecer estas normas de seguridad.

Ha comentado que el filtro que contiene esta sustancia fue sometido a «condiciones drásticas». ¿Podría especificar los pasos que siguieron?

Las mascarillas deben cumplir una serie de normas para que se les acuñe su tipología: FFP2 o FFP3, por ejemplo. Además, tienen que pasar unas pruebas determinadas y ser sometidas a ciertos niveles de filtración de aire, que se miden en litros por minuto, para comprobar su eficacia. Esto conlleva ejercer una presión sobre el filtro, por lo que es fundamental observar que no sufre daños. Estas condiciones se pueden transformar en energía que se aplica al filtro. Lo que nosotros hicimos fue multiplicar por cinco los niveles de filtración y establecer unas condiciones extremas de humedad relativa, es decir, un 100%. Hay que señalar también que el experimento fue realizado a una temperatura de 50 grados centígrados.

¿Qué características tenían los filtros de esta mascarilla?

En realidad, los filtros son absolutamente equivalentes a los de otras mascarillas tipo FFP2 con las que hemos trabajado. Los hemos observado con distintos tipos de microscopios y no se pueden diferenciar. Las fibras tienen el mismo tamaño y se agrupan de la misma manera.

«El experimento fue realizado a 50 grados y multiplicamos por cinco los niveles de filtración»

decoration

¿Qué ha sido lo más complicado para usted y su grupo de trabajo?

Dado que trabajamos en temas relacionados tenemos el conocimiento y las técnicas necesarias, por lo que la tarea más complicada fue diseñar el experimento. Como no había un precedente, teníamos que tener en cuenta muchos parámetros. Tardamos un par de días en realizar el primer diseño y lo enviamos al Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo para ver si podíamos incluir algunas sugerencias. Después de dar este paso, nos pusimos a trabajar.

¿Cuánto tiempo ha requerido este estudio?

Lo cierto es que en el laboratorio trabajamos de una forma muy rápida, entre otras cosas, porque teníamos todos los procedimientos puestos a punto. Esto nos permitió realizar el estudio en solo dos semanas, algo que no es habitual.

Teniendo en cuenta las propiedades del material, ¿se podría decir que las mascarillas que contienen grafeno son mejores que aquellas que no lo contienen?

Eso no podría afirmarlo porque depende de cada caso. Cada empresa fabricará un determinado filtro si incorpora grafeno y, antes de llevarlo al mercado, deberá demostrar si tiene propiedades bactericidas o virucidas, o si mejora su capacidad de retención de partículas. Como ya hemos visto, cada virus es un mundo y pueden tener comportamientos muy distintos, lo que va a condicionar su interacción con el grafeno. De hecho, estamos desarrollando un proyecto mucho más amplio que trata de analizar cómo cada material interacciona con diferentes tipos de virus y si los inactiva o no. Sin duda, es un asunto muy complejo. Lo mismo ocurre con las bacterias. Hay materiales bactericidas, pero pueden ser solo eficaces frente a una familia concreta.

¿Es cierto que en algunos casos esta sustancia puede ser tóxica?

Hay un proyecto muy amplio de la Comunidad Europea, que se conoce bajo el nombre de Graphene Flagship, y que está integrado por numerosos grupos de investigación. Los grupos de trabajo están clasificados por distintas materias y una de ellas es la toxicidad del grafeno. Este material, y no otros derivados, está recogido como no tóxico o de muy baja toxicidad. Por lo tanto, no creo que pueda ocasionar problemas.

Tras presentar las conclusiones, ¿les han anunciado si hay intención de volver a poner a la venta las mascarillas que han sido retiradas del mercado?

Nos han dicho que están evaluando los resultados de nuestro estudio y que tomarán la decisión que consideren en la mayor brevedad posible. En realidad, es una cadena de decisiones y el proceso requiere tiempo.

Compartir el artículo

stats