Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Gómez Catedrático emérito de Ingeniería Química de la Ulpgc

Antonio Gómez: «El hidrógeno es un sistema energético sostenible y limpio»

El catedrático emérito de Ingeniería Química de la ULPGC, Antonio Gómez Gotor. | | LP/DLP

¿Por qué emplear hidrógeno como fuente de energía alternativa?

El tema del hidrógeno, ahora que se ha puesto tan de moda, hay que verlo en un contexto mundial y de cómo se ha evolucionado en la cuestión de la energía. Recuerdo una conferencia en que decía que el sistema energético actual era caduco porque tiene una ineficiencia suficientemente grande. Si coges las unidades energéticas que entran en una planta de combustión interna, que es lo que funciona en nuestro sistema eléctrico, el rendimiento que hay, en caso de darlo una lámpara incandescente no llega ni al 2%. La energía química que tiene el combustible ha de pasar a energía térmica y esta, que es calor, pasará a energía mecánica que se volverá eléctrica. Por otro lado, la distribución que tenemos a nivel mundial es asimétrica, es decir, que el rico consume mucho y el pobre, no. El 15% o 20% de la población mundial consume el 55% de los recursos naturales.

Pero, ¿se trata de una fuente de energía válida?

La distribución de la energía no es segura porque la mayoría de ella sale por un pequeño golfo. Ya hemos visto lo que ha pasado ahora con el canal de Suez. Europa tiene problemas graves en el transporte de esa energía. Se supone que una combustión buena debería tener CO2, pero ahora resulta que es un problema gordo. A raíz de ahí el hidrógeno es una alternativa porque a día de hoy hay excedente de energía renovable en el mundo, de energía solar, eólica, oceánica y de la biomasa. Donde se puede producir esa energía no hay ese consumo de la misma. No tenemos el petróleo, hay que transportarlo. Las renovables no se pueden transportar, solo se puede produciendo algo. Hay que producir lo que sea capaz de transportarse, tal como es el hidrógeno. Sale porque hay un exceso de energías renovables y tiene muchas aplicaciones.

¿Es el hidrógeno un sistema energético sostenible y limpio?

El hidrógeno es el compuesto que existe con mayor abundancia en el mundo, por un lado, porque el agua tiene hidrógeno y, por otro, porque todos los combustibles son compuestos de carbono, hidrógeno y oxígeno. El hidrógeno consume oxígeno, pero la producción del primero es limpia. Al agua le aplicas la electrolisis que rompe la molécula del agua. Por un lado, obtendrás hidrógeno y por otro, oxígeno. Luego los almacenas y cuando quieras los vuelves a unir con un sistema que pasa la energía química a eléctrica. El oxígeno, que se utiliza para hacer combustión, también se usa para el hidrógeno, pero sin la combustión, sino con el sistema que pasa la energía química directamente a eléctrica. Si el hidrógeno se crea como productor de energía renovable, bien sea eólica, fotovoltaica, hidroeléctrica, etc… automáticamente es un sistema energético sostenible y limpio.

Aunque ya hay ensayos y prototipos de coches movidos con hidrógeno, solo se habla de surtidores de oxígeno para la sustitución escalonada de los coches y demás vehículos. De hecho, ya son muchos en circulación y no cesa la implantación de surtidores.

Si se analiza la energía en el mundo se ve que sale de la madera, de esta al carbón y de este al petróleo que al ser combustible líquido tiene más poder calorífico. En contra de lo que la gente pueda pensar nosotros hemos sido benignos medioambientalmente porque la madera contaminaba más que el carbón y este más que el petróleo. El petróleo se aprovecha del mercado del sector transportes, dentro del que hay el terrestre, el naval y el aeronáutico. Uno de los nichos en que puede haber cualquier sistema energético, en este caso, el hidrógeno, tendría que sustituir a las posibles aplicaciones que hay. ¿Dónde hay aplicaciones de hidrógeno a día de hoy comercialmente rentables? En las torres de comunicación para transferencia de datos que normalmente tienen un sistema electrógeno y en las carretillas elevadoras. En comercios importantes las carretillas Diesel se han sustituido por las eléctricas y estas por hidrógeno porque son competitivas. Ese mercado está ahí. El mercado del automóvil depende del sector transportes que a su vez depende del número de unidades que se puedan vender. Por ejemplo, una guagua de hidrógeno cuesta dos millones de euros. A día de hoy una empresa que se llama Cayetano ha vendido ocho guaguas a Barcelona a unos 600.000 euros. Todavía no es algo competitivo, pero podíamos aplicar la emisión de CO2 del automóvil y el costo de esa emisión y actualmente creo que podía ser rentable en algunos sectores.

Después de varios años de que se hablara escasamente del hidrógeno, ha vuelto a la actualidad. ¿Cuáles son hoy las principales defensas y las críticas más duras?

Las críticas más duras dependen del entorno en que te muevas. En la universidad estuvimos trabajando en un proyecto que trataba de producir hidrógeno en los sitios donde había excedente de energía. Se tomaron el modelo de la energía eólica y el de la hidroeléctrica. Esta energía la hay sobradamente en Quebec, en Canadá. La Universidad de Las Palmas fue la única española que intervino, pero instituciones como el Instituto Francés del Petróleo o el Superior de Suiza trataron de producir hidrógeno en Canadá. Se estudió toda la producción del mismo que se podía transportar como hidrógeno líquido o como compuesto químico de hidrógeno. Había trenes funcionando por Alemania que han recorrido más de 500.000 kilómetros en dos años y tienen un costo de unos 5 millones y medio. He intentado traer esta idea aquí porque se vierte menos CO2 a la atmósfera.

Además de la industria pesada y la automoción, ¿qué otras actividades y necesidades pueden ser sostenidas con el hidrógeno?

A día de hoy hay más de 500.000 millones de metros cúbicos que son toneladas en la industria del hidrógeno. El amoniaco es una molécula que tiene nitrógeno e hidrógeno. Se usa para el amoniaco, para producir metanol y una serie de productos con menor importancia; sobre todo, en el sector del petróleo, en refinería, hay muchas variaciones para hacer el combustible más hidrogenado y se produce una gran cantidad de hidrógeno. Se utiliza en muchos sitios, tales como la industria del acero. Tiene muchas aplicaciones como uso propio del hidrógeno, no solo la de la industria energética en sí.

Compartir el artículo

stats