Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día Mundial del Medio Ambiente

El calor del cambio climático ya está matando en Canarias

Uno de cada cinco fallecimientos derivado de las altas temperaturas que se producen en el Archipiélago son atribuibles al calentamiento global

Durante las recurrentes olas de calor en Canarias, los vecinos de Canarias (animales o humanos) tratan de buscar sombra o agua con la que poderse refrescar.

Una de cada cinco muertes por calor en Canarias se producen hoy como consecuencia del aumento de temperaturas derivado del cambio climático. Canarias se convierte así en la región española con menor impacto del calentamiento global en en este aspecto. La condición archipielágica pueden estar detrás de esta menor tasa de mortalidad atribuible al cambio climático, que en el resto del país asciende al 30,3%.

A pesar de situarse en una posición privilegiada, lo que pone de relieve esta cifra es que el cambio climático ha dejado de ser una amenaza futurible en las Islas para convertirse en una realidad palpable. Así lo demuestra un reciente estudio publicado en la revista Nature Climate Change que ha evaluado las muertes producidas por calor en todo el globo (732 lugares en 43 países) en los últimos 27 años. El estudio, en el que han participado varios investigadores españoles, ha concluido que entre 1991 y 2018 el 37% de fallecimientos en el mundo por un exceso de calor tuvieron como principal precursor la crisis climática antropogénica.

El estudio compara, por primera vez, cómo era el escenario de la mortalidad por calor en el pasado y cómo lo es ahora, con el fin de evaluar cuántas de las muertes actuales se pueden deber al progresivo aumento de temperaturas. Las conclusiones sugieren que las poblaciones de países medios y bajos van a ser las más afectadas en términos porcentuales por este aumento de muertes atribuibles al calor, coincidiendo además con aquellos países que han tenido una menor responsabilidad en el avance del cambio climático, como es el caso de los de América Latina.

El hecho de en España, y concretamente en Canarias, no crezca tanto este porcentaje en relación al resto del mundo, no significa que ostente una mejor posición. Nuestro país es una de las regiones del planeta con más defunciones debidas a las altas temperaturas en general, al igual que la mayoría de países que se encuentran en la cuenca mediterránea. Y justamente esta última, «va a ser la zona más afectada por el calentamiento global», como asegura el geógrafo físico de la Universidad de Santiago de Compostela, Dominic Royé, uno de los firmantes de este artículo.

Una situación más favorable

El Archipiélago cuenta con una situación más favorable. La tasa se sitúa en 1,8 muertes por cada 100.000 habitantes –la media del país es 4,7–. En términos porcentuales es mayor el impacto lo sufre la provincia de Las Palmas de Gran Canaria, cuyo porcentaje de mortalidad asciende un 22,5% por el cambio climático. En términos absolutos, Canarias ha lamentado once fallecimientos por esta razón. El menor impacto de la temperatura en la mortalidad, puede tener relación con que el incremento térmico a nivel global es más intenso en el interior de los continentes que en el litoral. Como señala el geógrafo de la Universidad de La Laguna (ULL), Abel López, que no ha participado en este artículo, «las superficies oceánicas son un factor regulador de temperatura», y esto puede dar lugar a una «mayor suavidad térmica» que permita evadir los extremos tan importantes que sí se viven en el interior. En todo caso, como remarca Royé, «con o sin calentamiento global, España ya se caracteriza por una alta fracción de muertes atribuibles al calor». De hecho, por esta razón, muchas de las comunidades autónomas cuentan con planes específicos de salud pública para hacer frente a las recurrentes

El calor del cambio climático ya está matando en Canarias

olas de calor que ocurren en la Península y las islas.

Canarias, concretamente, cuenta el Plan de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas en la Salud de las Personas que el Gobierno de Canarias puede activar cuando las temperaturas superan umbrales riesgo para la salud, así como su Plan Específico de Protección Civil y Atención de Emergencias de la Comunidad Autónoma de Canarias para Riesgos por Fenómenos Meteorológicos Adversos (PEFMA).

Aviso de peligro sanitario

Por su parte, la Consejería de Sanidad cuenta con el Plan de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud. A través de este programa, la Dirección General de Salud Pública proporciona información en redes sociales y medios de comunicación desde el 1 de junio hasta el 15 de septiembre, con consejos útiles y medidas prácticas para prevenir los efectos de la exposición a temperaturas elevadas. En términos absolutos, el número de muertes por calor relacionado con el cambio climático en España asciende a 704 por año, lo que supone 4,7 por cada 100.000 habitantes de media teniendo en cuenta los datos recabados en las capitales provinciales. Se halló un «evidente» aumento de la mortalidad en todos los continentes, aunque varíen geográficamente.

Estrategias urgentes

Ante estos hallazgos, los investigadores han respaldado la necesidad urgente de establecer estrategias de mitigación y adaptación más ambiciosas para minimizar los impactos del cambio climático en la salud pública. «El cambio climático está afectando a nuestra salud», insiste Royé, que señala que es hora de tomar estas medidas, especialmente en ciudades donde, por el aumento de uso de superficies artificiales (como hormigón o asfalto) se va a sufrir más el aumento de temperaturas. «Debemos repensar cómo vivimos en las ciudades», insiste el investigador, quien señala que es el momento de realizar una «reestructuración climática» de las mismas.

En este sentido, sus propuestas pasan por la creación de más áreas verdes –de vegetación, como parques– y azules –como ríos y lagos–, así como repensar las construcciones para que todas sean bioclimáticas. Esto quiere decir que se debe velar por lograr que los edificios puedan mantener una temperatura idónea sin que para ello se sigan emitiendo gases de efecto invernadero. «Se sabe que la temperatura exterior puede aumentar entre dos o tres grados centígrados tan solo por el uso de aire acondicionado», asegura Royé, quien también subraya que el ser humano no será el único afectado por la subida de temperaturas. «Otros seres vivos también sufren las olas de calor y esto puede perjudicar a la ganadería y la agricultura», insiste.

Esto está ocurriendo cuando todo el planeta está a punto de rebasar el aumento de temperatura que el Acuerdo de París se había comprometido a no sobrepasar antes de 2050. En todo el mundo las temperaturas ya han aumentado 1,03 grados centígrados por encima del nivel preindustrial. Además, como incide Royé, en países como España, el grado y medio de aumento de temperatura media se rebasó hace tiempo. Y es que Europa se está llevando la peor parte, habiendo aumentado su temperatura entre 1,7 y 1,9 grados centígrados. «Piensa lo que podría ocurrir si continúan las emisiones y alcanzamos los 2 grados centígrados de aumento o incluso más», incide Royé, que advierte que el escenario tiene todas las papeletas de suceder si no se cortan inmediatamente de raíz las emisiones globales.

1,7 grados más

  • Europa registra 1,7 grados centígrados más debido al calentamiento global. El continente europeo es el que se ha llevado la peor parte del cambio climático.

1,8 de cada 100.000 canarios

  • 1,8 de cada 100.000 canarios fallece por el calor del calentamiento global. La emisión de gases de efecto invernadero provocan la subida de las temperaturas.

22,5% muertes por calor en LPGC

  • Un 22,5% de las muertes por calor en Las Palmas de Gran Canaria se deben a la acción del cambio climático, por el aumento de las temperaturas que afectan a la población.


Compartir el artículo

stats