Este domingo se cumplieron 40 días desde la desaparición de Tomás Gimeno y las pequeñas Anna y Olivia, de uno y seis años, un suceso que mantiene en vilo a la sociedad española y que también ha trascendido a nivel internacional. Desde que el 27 de abril se comunicaba la ausencia del padre y las dos hijas, se ha desplegado un operativo de búsqueda por tierra, mar y aire que no ha conseguido encontrar rastro de los desaparecidos o alguna pista que pudiera arrojar luz sobre su posible paradero.

La operación que lleva a cabo el buque Ángeles Alvariño, que este lunes cumple su octava jornada ininterrumpida de rastreo, se ha centrado en un área de unas 10 millas cuadradas, primero frente al litoral de Santa Cruz, entre el puerto capitalino y el barrio de Añaza, y los últimos días en la zona entre Santa María del Mar y el Puertito de Güímar, donde se localizó el barco a la deriva.

Toni Herrera, amigo de Tomás Gimeno, manifestaba en los micrófonos de COPE Tenerife que la familia de las pequeñas mantiene la esperanza de encontrarlas pronto con vida. «Quienes lo conocemos (en referencia a Tomás) seguimos creyendo que se fugó a Sudamérica con ellas», sostiene Herrera, quien en los primeros momentos apuntó la posibilidad de que el padre hubiera huido en un barco que navegó de Canarias a Cabo Verde. «Además, sabemos que la Guardia Civil está investigando ahora otros barcos que hicieron movimientos extraños, pero esto no es fácil; todo lleva un proceso y no es tan rápido como quisiéramos», explicaba.

La hipótesis de la huida

En esta misma línea, también puso el acento en el hecho de que si el buque oceanográfico Ángeles Alvariño no había encontrado ningún indicio vinculado con las pequeñas, esto refuerza la hipótesis de la huida a través del Atlántico. «Esto aclara aún más nuestra teoría de que se subió a otra embarcación para irse y cruzar el mar», manifestaba. Para concluir, Toni Herrera le rogaba a Gimeno que no complicara más la situación y que regresara a Tenerife con las menores. «Cometió un error, que lo admita y vuelva. Le diría que tiene unos padres, que Anna y Olivia no son solo suyas y que no deben pagar los platos rotos de una relación. ¡Qué necesidad tenía de llegar a estos extremos!», concluía.

Otro mensaje maternal

La madre de Anna y Olivia, Beatriz Zimmermann, sigue manteniendo viva la llama de la esperanza, difundiendo prácticamente a diario imágenes, vídeos y mensajes en su afán de encontrarlas. Concretamente ayer publicaba en redes sociales unas palabras dirigidas a sus hijas, con una fotografía de las niñas acompañadas de las protagonistas de la película infantil Frozen. «Espero que donde estén se sigan sintiendo princesas. Que sigan siendo fuertes y que mantengan la esperanza de que su madre las está esperando».

En el canal NTN24

El portavoz de la familia de las niñas desaparecidas, Joaquín Amills, intervenía ayer en directo en el canal de televisión NTN 24, con sede en la capital colombiana, y que cuenta con estudios en Nueva York, Miami. Los Ángeles, Caracas y Madrid, una forma de amplificar la búsqueda a la otra orilla atlántica.

El Caribe, un refugio ideal

En la zona del Caribe existe un buen número de países que no tienen establecido convenio de extradición con España y que, en consecuencia, representan un refugio ideal para aquellas personas que se encuentran bajo una orden de busca y captura por parte de las autoridades, como sucede con Tomás Gimeno, por un presunto delito de secuestro. Además, la hipótesis de que hubiera huido de Tenerife rumbo al continente sudamericano apunta a las excolonias británicas, francesas y holandesas que salpican esa parte del mapa, las islas Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Haití, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y Granadinas, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, además de Guyana y Surinam en el continente.