Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arrancan los estudios arqueológicos e históricos para buscar el rastro de Colón

Mediante drones se realizó un primer análisis del camposanto de Poio donde se cree que podrían estar enterrados familiares | También se examinan archivos de dos parroquias

El arcipreste de O Lérez, Vicente Cerdeiriña, muestra libros parroquiales de San Salvador de Poio a las historiadoras

Será una semana intensa para la teoría del Colón galego, que da un paso más para su verificación con el inicio de los estudios arqueológicos e históricos para rastrear a los posibles descendientes del navegante en Pontevedra y Poio. Para ello, se realizarán mapas mediante drones, exámenes con georradar, y un vaciado de los archivos religiosos, especialmente libros de bautismo, en los que podrían figurar familiares del personaje.

La Asociación Cristóbal Colón Galego promueve este plan de investigación que cuenta con una doble vía, por un lado, los estudios arqueológicos que se centran en identificar posibles enterramientos de descendientes y, por otro, el rastreo de familiares del almirante en los archivos parroquiales. Ambos arrancaron oficialmente ayer con los primeros análisis en el cementerio de San Salvador, en el municipio de Poio.

Los técnicos realizaron los trabajos iniciales con drones para identificar los límites de posibles enterramientos y contar con una planimetría exhaustiva del espacio religioso en el que, se cree, podrían estar enterrados vecinos vinculados familiarmente al navegante.

La Universidad de Granada, RTVE, el catedrático de Medicina Forense José Antonio Lorente (que encabeza el estudio internacional sobre el origen genético de Colón) y Story Producciones solicitaron recientemente obtener restos genéticos en estos enterramientos de la iglesia de Poio. La solicitud, sobre la que tendrá que decidir el Arzobispado de Santiago, cuenta con el respaldo de la Asociación Cristóbal Colón Galego.

Ésta recuerda que “la reciente legitimación de los históricos documentos por el Instituto del Patrimonio Cultural de España (2013), que contienen los apellidos 'Colón' y 'de Colón', al igual que las Capitulaciones de Santa Fe, podrían situar a la familia del navegante en Pontevedra, antes y durante el descubrimiento”. Los estudios arqueológicos precisamente buscan ayudar en esta línea de trabajo, identificando posibles enterramientos.

La esperanza es que las investigaciones arqueológicas e históricas pudiesen llevar a familiares directos de los que extraer muestras genéticas. Los posteriores análisis de los restos ADN posibilitarían un argumento “fundamental, que permitiría atribuir un origen gallego al almirante”, recuerda la Asociación Cristóbal Colón Galego.

El genetista José Antonio Lorente (que hace casi 20 años encabezó el equipo multidisciplinar que exhumó el sepulcro de Colón situado en la catedral de Sevilla y extrajo parte los restos) sería también el encargado de tomar las muestras en la iglesia de San Salvador de Poio, una vez que el Arzobispado de el visto bueno a la investigación.

Por su parte, las historiadoras y peritos Pilar Rodríguez y Mercedes Vázquez Bertomeu, especialistas en Paleografía y al frente de la empresa Dehistoria, encabezan la otra línea de trabajo, enfocada por primera vez en la rama femenina de Colón.

Y es que las investigaciones se han centrado hasta este momento en los descendientes varones que portaban el apellido del navegante, sin tener en cuenta a las numerosas mujeres, también hipotéticas familiares, que tras sus matrimonios perdían el apellido “y que también son Colón, al igual que los hijos que tuvieron”, recuerdan desde la Asociación Cristóbal Colón Galego.

En esta línea de rastreo también figuran familiares varones que en ese mismo periodo, en los siglos XV y XVI, perdieron asimismo el apellido, en este caso por matrimonios con mujeres de mayor posición social y económica. Tanto en este caso como en el de las descendientes femeninas, el objetivo es identificar el rastro de la familia Colón.

Pilar Rodríguez explica a FARO que “estamos buscando los descendientes de la familia Colón en Pontevedra”, para lo que se hará un análisis de los libros de dos parroquias, las de San Bartolomé en la Boa Vila y de San Salvador en Poio. “El estudio implica tanto la parte masculina como la femenina”, recuerda, “pero estamos encontrando que habrá más posibilidades seguramente de encontrar más en la rama femenina”, aunque en ellas el apellido ya se haya diluido.

“Lo que es cierto es que tenemos constancia de un Colón en 1519”, indica la especialista en alusión a Juan Colón, del que hay constancia que en arranque del siglo XVI afora tierras al monasterio de Poio. “Ese Juan Colón es pontevedrés, está localizado, posiblemente tuvo descendencia, que es lo que estamos intentando averiguar, y muy posiblemente su apellido se perdió, por ejemplo si solo tuvo hijas. Pero que se haya perdido el apellido no quiere decir que no haya descendencia de los Colón de Pontevedra”.

Las investigadoras se reunieron ayer con el arcipreste de O Lérez, Vicente Cerdeiriña, para consultar los libros parroquiales y avanzar en el estudio histórico.

El plan de trabajo de la Asociación Colón Galego continuará en las próximas semanas con nuevos estudios en el cementerio de San Salvador realizados mediante georradar. Colaborarán en esta nueva fase los campus de Ourense y Vigo de la Universidad de Vigo.

Compartir el artículo

stats