La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha procedido de oficio a incoar diligencias de investigación con objeto de determinar si las manifestaciones realizadas durante los pasados días por Fernando Báez Santana en diversos medios de comunicación y redes sociales merecen la calificación de infracción penal. Así lo anunció ayer la propia Fiscalía a raíz de que Báez Santana, conocido como el padre Báez, difundiera por redes sociales un mensaje de justificación del asesinato de Anna y Olivia en el que culpa de los asesinatos a la «infidelidad» de la madre de las niñas, Beatriz Zimmermann.

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha indicado que la indignación social generada por tales manifestaciones y el común rechazo de que se han hecho acreedoras animan la presente comunicación. Báez, por su parte, dirigió ayer una carta a sus feligreses en la que insiste en sus afirmaciones y en la que llama «asesinos» a los que han cuestionado al padre de las niñas, Tomás Gimeno.

Muchas son las muestras de rechazo a los mensajes de Báez, desde el Obispado, que el pasado domingo se desmarcó de las manifestaciones y las calificó de «indignas», hasta instituciones y organizaciones como el Ayuntamiento de Telde o el sindicato UGT.

El Gobierno de Canarias, al igual que ya han hecho el Cabildo de Gran Canaria y la Fiscalía, está recabando la documentación necesaria para poder actuar contra el sacedote católico. Así lo anunció el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, quien el domingo, nada más tener conocimiento de las manifestaciones del párroco, se puso en contacto con el consejero de Justicia, Julio Pérez, para que iniciara los procedimientos que sean precisos para que estas declaraciones «no queden impunes».

El padre Báez culpa de los asesinatos de las niñas de Tenerife a la "infidelidad" de la madre La Provincia

«Es inaceptable»

El presidente canario expresó su reconocimiento tanto al Cabildo de Gran Canaria, como a la Fiscalía Provincial «porque es inaceptable mirar para otro lado ante unas bochornosas, inaceptables, lamentables y denunciables declaraciones del padre Báez«.

Torres quiso dejar claro que la sociedad canaria «se avergüenza de esas declaraciones», pues «ni nos representan ni nadie se siente cercano a afirmaciones de tal calibre, que deja a la altura de la nada a quien las ha pronunciado». Según Torres, «es lamentable que cuando tenemos que luchar contra la violencia machista haya personas que justifiquen lo injustificable». «Me abochorna como canario y no nos podemos quedar al margen», añadió.

También agradeció la reacción del Obispado de Canarias, que en nombre del obispo José Mazuelos y de toda la comunidad diocesana comunicó su rechazo «tajante» ante las manifestaciones que expresó el cura. No obstante, el presidente considera que por parte de la Iglesia se tienen que poner en marcha aquellos mecanismos que permitan «apartar a quien se sube a un púlpito y usa la palabra para ir en contra de lo que la sociedad está intentando vencer día a día, que no es otra cosa que terminar definitivamente con la violencia machista».

«No se puede permitir a nadie que ponga un grano de arena para avivar el odio a la mujer y el daño que le ha producido el padre de las niñas, Tomás Gimeno, a la sociedad y a la madre. Nos tiene a todos avergonzados», concluyó.

También el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, pidió a la Iglesia una respuesta «más contundente» ante las manifestaciones de Báez. Moreles considera que la Iglesia tendría que aplicar el Derecho Canónico y «no sólo mostrar un rechazo a las declaraciones que ha expresado Báez».

Ángel Víctor Torres condena las declaraciones del Padre Báez sobre el caso de Anna y Olivia Acfi Press