Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden extrema prudencia a la hora de responsabilizar a la pareja del Tomás Gimeno

El auto afirma que la novia supo ese día que Gimeno quería irse con las niñas, ya que le dejó una carta que abrió aquella tarde

Tomás Gimeno

Tomás Gimeno

El abogado de la madre de las niñas Olivia y Anna, José Manuel Niederleytner, planteó en la jornada de ayer la necesidad de tener prudencia a la hora de responsabilizar a la que era pareja de Tomás Gimeno en el momento de los hechos de la tragedia ocurrida. Y es que ayer se planteó en algunos medios que la mujer sabía desde las 17.20 horas que el padre se iba a marchar con las pequeñas y no avisó a Beatriz Zimmermann ni a las fuerzas de seguridad. Sobre este asunto, el letrado cree que «hay que tener mucho cuidado» con estos planteamientos. Desde su punto de vista, en caso de que se hubiera producido una inacción voluntaria «la magistrada hubiera ordenado su detención como presunta autora de un delito de encubrimiento».

Para José Manuel Niederleytner, en estos días se hacen «conjeturas en las que no merece la pena entrar». Cabe recordar que Tomás Gimeno no entregó a sus hijas a la progenitora el 27 de abril, pues ese mismo día las asesinó en su vivienda de Igueste de Candelaria y después las tiró al mar en una zona donde la profundidad es de 1.000 metros. Y hasta ahora solo ha aparecido el cadáver de Olivia.

Sobre la previsión de que el buque oceanográfico Ángeles Alvariño finalice su labor de rastreo del fondo marino durante la noche del miércoles y se incorpore a otras campañas que estaban en su agenda de servicios, Niederleytner considera que «es una cuestión muy técnica que corresponde decidir a quienes dirigen la investigación». Respecto al limitado tiempo que resta para que el barco abandone las aguas de Tenerife y la inspección submarina, con el riesgo de que la búsqueda quede frenada durante meses o años, el abogado señala que «sería deseable que aparecieran los cuerpos antes, pero es algo que no está en nuestra mano».

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, confía en que los dos días que quedan por delante, antes de que finalice la «tercera prórroga» de las labores de rastreo en busca de Tomás Gimeno y su hija de un año, Anna, sirvan para «arrojar más luz» sobre lo ocurrido.

El Congreso, contra la violencia


El Congreso guardó ayer un minuto de silencio en memoria de las últimas mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, así como a las niñas Anna y Olivia, asesinadas por su padre Tomás Gimeno en Tenerife, y también a Yaiza, asesinada por su madre en Barcelona. Antes de comenzar con el debate de los puntos incluidos en el orden del día, la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet,tomó la palabra para pedir a sus señorías guardar un minuto de silencio como forma de condenar estos «terribles» asesinatos. Batet subrayó que todos los ciudadanos han compartido en las últimas semanas la «angustia», primero, y la «indignación», después, tras conocer la muerte de las pequeñas Anna y Olivia a manos de su padre. «Compartimos el desconsuelo de su madre», a la que Batet trasladó el apoyo de toda la Cámara en estos momentos «tan terribles», un respaldo que ha hecho extensible también al padre de Yaiza, asesinada por su madre la semana pasada. | Efe

Compartir el artículo

stats