Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Récord femenino en el podio EBAU

De las once mejores notas de la prueba de acceso en la ULPGC, nueve corresponden a mujeres y la mitad opta por Medicina

De izquierda a derecha, Lluis Serra, Cristina Guerra, Martina López, Laura Marrero, Paula Santana, Claudia Melián, Laura Serrano, Manuel Delgado y David Sánchez.

De izquierda a derecha, Lluis Serra, Cristina Guerra, Martina López, Laura Marrero, Paula Santana, Claudia Melián, Laura Serrano, Manuel Delgado y David Sánchez. ULPGC

El podio de la convocatoria de junio de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad-EBAU, en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha tenido este año un claro récord femenino, con nueve mujeres entre las once mejores calificaciones; además de una clara preferencia en la carrera a estudiar, siendo Medicina la elegida por la mitad de ellos. Las pruebas, celebradas los días 9, 10, 11 y 12, se han saldado con un 92,71% de aprobados entre los 6.019 estudiantes presentados en la ULPGC, frente al 89,3% de la convocatoria ordinaria en 2020.

A la cabeza en cuanto a resultados están Yurena Peña Alonso, del IES Puerto del Rosario (Fuerteventura), Martina López Hernández, del Colegio Hispano Inglés y Manuel Delgado Sosa, del IES de Guía. Los tres, con un 10 de media en Bachillerato, alcanzaron también el 10 en todas las materias comunes y en la modalidad. Le siguen muy de cerca con un 9,98, Naim García Aparicio, del IES Villa de Firgas; Claudia Melián Castellano, del IES La Minilla; y Noelia Cabrera Vera, del Colegio Hispano Inglés. Con un 9,96 están Nyra Alayón Marrero, del IES Santiago Santana de Arucas; y Paula Santana Marrero, del Colegio Heidelberg; mientras que Laura Marrero León, del Colegio IES Bañaderos, y Cristina Guerra Marrero, del IES de Guía, obtuvieron un 9,95 de nota final. Laura Serrano Delgado, del IES Vega de San Mateo, completa el ranking con un 9,93.

El 92,71% de los 6.019 estudiantes presentados en Las Palmas aprueba la selectividad

decoration

Yurena Peña, que ha logrado nota para estudiar Medicina en Salamanca, asegura que su 10 está hecho a base de mucho esfuerzo y sacrificio. «Ha sido a base de estudiar todos los días, con mucha constancia. Sabía que necesitaba una nota muy alta para entrar en Medicina, siempre tenía ese objetivo en mi mente, y cuando me sentía cansada de estudiar decía, tengo que llegar a mucha nota. Así que constancia, mucho esfuerzo y el apoyo de tu familia y amigos».

Su elección de carrera es vocacional, desde pequeña tenía claro que quería ser médica, y siempre le ha gustado la Neurología, aunque no quiere adelantar ninguno de los pasos que la esperan en la nueva etapa que tiene por delante. «Ahora lo primero es entrar en el grado y se irá viendo. Siempre me ha parecido muy bonito tener en tus manos la posibilidad de mejorar la vida de una persona o incluso de salvársela, así que me gusta cualquier especialidad médica».

Yurena Peña, Martina López y Manuel Delgado alcanzan el 10 en toda la fase general

decoration

Manuel Delgado también opta por Medicina, y ha trabajado «con mucha constancia y esfuerzo» para entrar en la carrera en la ULPGC. «No me esperaba tener un 10 en todo, aunque sabía que tendría una buena nota porque estudié mucho y los exámenes me salieron bastante bien. En mi caso, cuando me propongo un objetivo lucho por alcanzarlo, y en este caso era lograr la máxima nota posible. Las clases este año han sido presenciales y los profesores nos han ayudado mucho a prepararnos, pero básicamente es organizarse», señala el joven, al que le gustaría en el futuro dedicarse a la cirugía general o cardiotorácica.

De ciencias a letras

El tercer 10 de la EBAU en la ULPGC se lo ha llevado Martina López, gracias a «mucha disciplina, trabajo y sobre todo el apoyo de la familia y de los profesores, la fórmula no tiene más ciencia». Confiesa que siempre ha tenido buenas notas, «porque soy bastante auto exigente y siento ese impulso de esforzarme hasta conseguir todo lo que me propongo».

Tras cursar el bachillerato de Ciencias, Martina se ha decantado por estudiar un grado de letras, el de Relaciones Internacionales, y lo hará en Holanda. «Estos últimos meses he empezado a notar que me gustan más las letras que las ciencias, y algo que combinase con derecho, los idiomas, las relaciones internacionales, conflictos, resoluciones..., así que me he decidido por Relaciones Internacionales y en Holanda porque tiene muy buena fama para esta rama.

Naim García, con un 9,98 en la nota final, rozó el 10 a pesar de que para estudiar la carrera que quiere, Ingeniería Civil en la ULPGC, sólo necesitaba un 5. «La clave es organizarte bien para compartir el tiempo entre descansar y estudiar, y es muy importante preparar resúmenes para sintetizar la materia». La ingeniería le viene de vocación, «soy una persona muy técnica, me gustan mucho los cálculos» y confiesa que aunque no necesitaba nota para entrar «me he esforzado para lograr el máximo por una cuestión de motivación personal, de ver de que puedo ser capaz, aún así no me esperaba tanto, fui con esa ilusión pero no espera llegar tan lejos. Mi madre es la que me dice que si se lo esperaba porque sabe que soy capaz de todo».

Claudia Melián, que también quiere estudiar Medicina en la ULPGC, confiesa que le queda pena de no haber alcanzado esas dos décimas que la separan del 10, y asegura que el secreto de sus buenas notas son sus padres. «Los dos son profesores y con mi hermana y conmigo siempre han estado ayudándonos a estudiar desde chiquititas, haciéndonos esquemas cuando éramos pequeñas, y creo que ese hábito se me ha quedado. Además, me gusta bastante estudiar, no me cuesta sentarme, y pasarme horas estudiando».

Su vocación por la medicina es relativamente reciente. «Soy una persona que ha ido siempre por fases, me gusta mucho leer y cuando leía un libro, si la protagonista era jinete yo quería se jinete, entonces ha sido un poco de locos. Pero siempre me ha gustado mucho la biología y la medicina es una profesión que me llamaba la atención, pero desde hace un par de años se ha reforzado esa idea. Antes del Covid ya lo tenía bastante claro y la pandemia lo que ha hecho es que admire más la profesión si cabe aún».

Noelia Cabrera, por su parte, tenía claro que su nota iba a ser buena, «porque en el colegio nos han preparado súper bien en todo el bachillerato y no he parado de estudiar». También sabe desde pequeña que su futuro pasa por ser maestra, aunque aún no ha decidido si de Infantil o de Primaria. «Desde pequeña siempre me han gustado los niños, cuando había uno cerca, en vez de estar con mis amigos me ponía a jugar con los chiquitines y a enseñarles cosas», señala la futura alumna de la ULPGC. «Estoy entre matricularme en el grado de Infantil o en el de Primaria. El primero porque veo un niño pequeño y me muero, pero es cierto que Primaria está más enfocado a enseñarles a leer, a escribir, y me parece de las cosas más bonitas e importantes que hay y que está poco valorado».

También quieren estudiar Medicina Paula Santana y Laura Serrano; mientras que Laura Marrero quizás se decante por Ingeniería y Cristina Guerra opta por el doble grado de Filología Hispánica y Clásica. Todos, excepto Yurena Peña, Naim García y Noelia Cabrera, que se encontraban fuera de la Isla, fueron recibidos ayer por el rector de la ULPGC, Lluís Serra Majem, el vicerrector de Estudiantes, Alumni y Empleabilidad, David Sánchez, y el director de Acceso, Nicanor Guerra Quintana, para felicitarlos por sus notas y animarlos a continuar con el mismo empuje su formación universitaria.

Compartir el artículo

stats