"Beatriz da por supuesto que es muy difícil encontrar a Anna", ha apuntado el portavoz de la familia de Anna y Olivia, Joaquín Amills, este domingo en el programa de La Sexta 'Liarla Pardo.

Además, ha desvelado que la "máxima preocupación" de la madre en estos momentos es que un suceso como este no vuelva a repetir y que no tiene miedo de Gimeno, que sigue desaparecido aunque todo apunta a que se encontraría muerto en el mar. 

"Tener a Olivia es un verdadero milagro ya que ha permitido encajar el puzzle de un maquiavélico asesino", ha recalcado el portavoz de la familia. 

"Despedir a Olivia va a ser despedir a Anna. Ella siempre protegió a Anna. A pesar del dolor, en la mente siempre van a estar juntas", ha finalizado Amills.

La Guardia Civil no descarta la posibilidad de que Tomás Gimeno, el padre de las dos niñas de Tenerife Anna y Olivia, hubiera arrojado el teléfono móvil al mar y después hubiera continuado en el mar. Según cuenta este lunes, El Programa de Ana Rosa de Telecinco, "los agentes creen que Tomás podría haber lanzado el teléfono, él haber continuado y se están guiando por las corrientes del mar".

El equipo de rescate de la Benemérita está utilizando un robot marino para, guiado por las señales de geolocalización del móvil de Gimeno, intentar localizar el cuerpo de la pequeña Anna y de su padre. El cadáver de su hermana mayor Olivia fue hallado el 11 de junio y también se ha encontrado una bolsa de deportes abierta en la que se cree que podría haber sido arrojado el cuerpo de la bebé.